• 14:59
  • Martes, 12 de Diciembre de 2017

CONFLICTO LABORAL

Un cambio de empresa en la prisión deja abierta una brecha de seguridad

Saima, nueva adjudicataria del servicio de mantenimiento de los equipos de seguridad se niega a subrogar a los trabajadores y solo tiene un trabajador

Carcel Botafuegos
Carcel Botafuegos
Un cambio de empresa en la prisión deja abierta una brecha de seguridad

La empresa Saima Seguridad se ha negado a subrogar a los trabajadores que hasta el día d ayer estaban llevando a cabo el servicio de mantenimiento de los equipos de seguridad en la prisión de Botafuegos.

Esta circunstancia, que ha conllevado al despido de los mismos, no se ha solventado hasta la fecha con la contratación de nuevos trabajadores, al menos en el día de hoy, en el que Saima ha comenzado a trabajar con solo un técnico.

Fuentes cercanas a la prisión alertan de que actualmente existe una “brecha de seguridad”, ya que el mantenimiento que debe ser llevado por un equipo de profesionales, tan solo está a cargo de una persona, lo que supone un serio riesgo en caso de alguna incidencia.

Los trabajadores despedidos eran los que hasta la fecha han venido desarrollando el trabajo de mantenimiento con la anterior empresa concesionaria, Eulen. Entienden estos trabajadores que la nueva empresa incumple el convenio colectivo nacional en materia de seguridad.

Desde la empresa les han comunicado que ellos (Saima Seguridad), nunca subroga a los trabajadores y en este caso tampoco lo hará al no haberse recogido en el contrato firmado con Instituciones Penitenciarias. La empresa les ha ofrecido a los trabajadores la continuidad, pero sin respetar antigüedad, salario, convenio y condiciones de trabajo actuales, rigiéndose por el convenio del metal que se aplica el Madrid, lo que ha sido rechazado por los trabajadores.