• 00:49
  • Sábado, 25 de Noviembre de 2017

PARQUE CANINO EN MARQUÉS DE VERBOOM

Guerra entre vecinos y propietarios de perros por el horario del parque canino

El recinto, ubicado frente a Plaza Mayor, enfrenta a vecinos molestos por el ruido con propietarios que piden un horario razonable de uso

Candado en el parque canino
Candado en el parque canino
Guerra entre vecinos y propietarios de perros por el horario del parque canino

Todo eran parabienes en marzo de 2012 cuando el Ayuntamiento de Algeciras inauguraba el que sería el primer parque canino de la ciudad, un recinto de 2.600 metros cuadrados en el que los propietarios de perros podrían disfrutar de un lugar exclusivo.

Sin embargo, el paso del tiempo ha motivado numerosas quejas de los vecinos de los edificios cercanos al parque, hasta el punto de que han llegado a sabotear en varias ocasiones el recinto con la colocación de candados para impedir el paso.

La situación, por parte de los propietarios de perros es “insostenible”, tal y como ellos mismos la definen, acusando a un grupo de vecinos de acosarlos.

Los usuarios del parque denuncian la aparición de candados en las puertas, lanzamiento de bolsas de comida podrida, de huevos, y la colocación de elementos punzantes, además de llamadas al silencio desde las siete de la tarde.

Tan solo reclaman una solución para poder seguir usando el parque, y poner fin al acoso vecinal.

“Las personas con mascotas tienen miedo a que atenten contra la vida o la integridad de sus perros utilizando venenos, ya que parece son capaces de cualquier cosa para eliminar el parque”, aseguran los afectados.

Según los usuarios, el problema no son los perros, sino el uso que de noche hacen del parque diferentes personas que lo usan para beber, dejando basuras, y provocando ruidos a altas horas de la noche.

Se da la circunstancia que, en los últimos días, el parque ha sufrido varios cambios de horario en cuanto a la apertura y cierre. El último horario de cierre es a las siete de la tarde, algo que consideran injusto. “Hay personas que por motivos laborales sacan a sus mascotas más tarde y no pueden entrar en el recinto”, afirman.