• 01:43
  • Viernes, 15 de Diciembre de 2017

CASO BOTAFUEGOS

Hoy queda visto para sentencia doce años después el juicio por la licencia de Botafuegos

Fiscalía pide para el ex alcalde, Patricio González y un técnico municipal, seis meses de prisión y 2.190 euro de multa, ademas de siete años de inhabilitación especial

Fachada del Club Hípico Botafuegos
Fachada del Club Hípico Botafuegos
Hoy queda visto para sentencia doce años después el juicio por la licencia de Botafuegos

Doce años ha tardado la Justicia en cerrar la instrucción y juzgar a los presuntos responsables de otorgar en 2002 la licencia de construcción del Club Hípico Botafuegos. Y tras doce años, en solo dos días se resuelve el caso con un procedimiento que ha quedado hoy visto para sentencia.

El juicio comenzaba en la mañana de ayer con la declaración de los dos acusados, Patricio González y un técnico municipal, y de cinco testigos, el entonces concejal de Urbanismo José Ortega; el secretario del Ayuntamiento, José Luis López Guío, dos técnicos municipales y Pablo Lorenzo Rubio, entonces delegado provincial de Obras Públicas y Transportes. También lo hizo un representante de Agaden, colectivo del que partió la denuncia.

Dicha denuncia la interpuso Agaden por considerar que la licencia otorgada permitía la edificación en un terreno no urbanizable de especial protección quedará hoy visto para sentencia tras las últimas declaraciones de los testigos.

Hoy ha quedado visto para sentencia con la petición por parte de la Fiscalía, por un supuesto delito de prevaricación urbanística, de seis meses de prisión, 2.190 euros de multa (6 euros diarios durante un año), y la inhabilitación especial para empleo o cargo público por un periodo de siete años.

En octubre de 2012, mediante decreto, autorizaba la construcción del Club Hípico Botafuegos. El ex alcalde siempre ha defendido que dicha licencia fue concedida en base a los informes de los técnicos, mientras que Agaden siempre ha mantenido que la licencia se otorgó para edificar en un espacio donde no lo permitía el Plan General de Ordenación Urbana de Algeciras.