• 13:59
  • Jueves, 14 de Diciembre de 2017

PRIMER PARTIDO DE PRETEMPORADA

(2-1) Mané dirige un gran ensayo de verano del equipo de Asián

El equipo muestra orden e intensidad. El ex de Primera ofrece un clinic en la primera parte. Chico Díaz marca pero se retira lesionado

Victoria celebrada de un buen Algeciras. Foto: Algeciras CF
Victoria celebrada de un buen Algeciras. Foto: Algeciras CF
(2-1) Mané dirige un gran ensayo de verano del equipo de Asián

El primer partido de pretemporada del nuevo Algeciras de Asián, precedido de la presentación en la que se dejó claro que el ascenso es la meta, dejó muy pero que muy buenas sensaciones. Cierto es que en verano nadie es campeón y que luego las cosas cambian, pero el Chato, le avala la experiencia, sabe lo que quiere.

Las etiquetas están para derribarlas. Un equipo del Chato siempre va  a tener orden e intensidad. Eso ya lo va dejando claro el míster, pero no quita para que la fantasía y la ofensiva también sean signos de identidad. Más aún cuando en la banda izquierda, en la que se puede asentar en el lateral Pablo de Castro, juega un fuera de serie como Mané. El algecireño, que está en forma como demostró en el final de la temporada pasada, ofreció un clinic de como dominar un partido sin estar en el centro de las operaciones. Pases, toques medidos, recuperaciones, en definitiva, para que los niños lo vean.

hyundai_25aniv_Conces_728x90

Fue mejor el Algeciras en el primer tiempo, pero, cosas del fútbol incluso de verano, fue el cuadro costasoleño el que marcó tras una embarullada jugada que acabó con centro de Lobato y toque de balón en la zaga que despistó a Romero. Por cierto, el Gato, también demostró que sigue en forma. Ayala, Mané y Ranchero, muy móvil, intentaron la igualada antes del descanso.

En apenas quince minutos de la segunda parte, sólo con Pablo de Castro repitiendo, los de casa le dieron la vuelta al marcador. Albertito, incisivo, remató una buena jugada de Iván y el canterano Borja pero el meta marbellí repelió, allí estaba Chico Díaz que marcó y se lesionó. Aún le dio tiempo, antes de retirarse, de medio tocar la pelota, tras un córner botado por un intenso Guti, para poner el segundo. Previamente Romero había salvado, ante Francis Ferrón, el gol visitante.

El ritmo bajó, Guti dejó alguna pincelada más, pero las sensaciones, también en la zaga con los clásicos como Máiquez o los fichajes Salas y Siles, dejaron un muy buen sabor de boca. Claro que esto no es más que la pretemporada, aunque la ilusión también ayuda.