• 13:21
  • Martes, 21 de Febrero de 2017

LA RESACA

Momento crucial

El Algeciras se juega en San Roque algo más que tres puntos. La crisis no cesa y la lesión de Camps deja más minada la moral de la hinchada

Guti. Foto: algecirascf.eu
Guti. Foto: algecirascf.eu

El primer paseo de 2017 en nuestro confortable y espectacular Hyundai sólo permite disfrutar de las prestaciones del coche. El mal momento del Algeciras, seis partidos sin ganar y cinco de los 18 últimos puntos sumados, hace que las dudas aumenten. Al menos nos queda el coche y también el tiempo para revertir la situación. Al lío.

En Alcalá, ante un equipo con muy pocos recursos, se apreció, claramente, la tensión que se vive en el vestuario y como dijo Guti, tras la derrota ante la Unión, que hay jugadores a los que "les pesa todo esto", aunque también admite que "es una situación que se vive cuando se firma por una entidad como la rojiblanca y la exigencia, en Tercera, es la máxima". Y es que en el sintético panadero, los algeciristas jugaron ese típico partido de un equipo cargado de dudas. Dicho esto, lo dominaron siempre, en la segunda parte con control absoluto, pero les faltó chispa y atrevimiento. Es decir, nada no visto en el fútbol, en cualquier categoría, cuando el favorito no carbura. Lo prioritario, en esta situación, es ganar como sea.

hyundai_25aniv_Conces_728x90

En ello estaba el grupo, sobre todo tras la entrada de Ayala y su gol. Sólo hay que mirar las imágenes de la celebración de un tanto que, más allá de los tres puntos, suponía quitarse un gran peso de encima e iniciar una semana con las ganas de sumar los nueve puntos en litigio y olvidar la crisis. Sin embargo, otra vez a balón parado, llegó el tanto del rival y de nuevo la cara de tonto en el viaje de vuelta. Habrá quien piense, con parte de razón, que ese gol, lo encaja el equipo que está en mala dinámica. Cierto, pero en este caso el beneficiario tampoco se encontraba en el momento álgido de su temporada.

El empate, la sexta semana sin ganar y todo lo que está rodeando este tramo de competición, no ayuda, huelga decirlo, a recuperar esa poquita ilusión que se había despertado en el algecirismo tras el descenso de la pasada campaña.  Nadie dijo, aquí se ha escrito una y otra semana que al grupo no le sobra nada, que esto fuese un camino de rosas, pero tampoco es normal que tras la primera vuelta solventada con éxito, casi en su totalidad, el equipo esté en ese bache del que debe salir cuanto antes.

La primera ocasión la tienen el miércoles en San Roque. Casi mejor jugar cuanto antes. Allí no estará Camps, lesionado para completar el círculo de los pesimistas, y veremos si llega a tiempo el nuevo fichaje. El destino es tan cruel, en el mundo del fútbol hay numerosos ejemplos, que Guti, lo sabe de sobra, puede estar ante un momento crucial en un lugar en el que se le quiere, y mucho.

Los números, aunque los del equipo de nuestros amores y sufrimientos son malos en las últimas fechas, siguen jugando a favor de los que visten la sagrada túnica rojiblanca. De hecho, una victoria en el Manolo Mesa, los devolverá a la pelea por el primer puesto ya que el resto de equipos tampoco está para tirar cohetes. El problema, y aquí hay coincidencia con el míster, es intentar sacar lo negativo de la cabeza. Ahora mismo, el Algeciras parece jugar más contra sus espectros y dudas que contra el rival de turno. Para colmo, los de Sevi, que son últimos en la tabla, están intentando obrar el milagro de la salvación. Ellos tienen una ventaja, si es que alguna puede existir cuando se es colista, y se basa en no tener ya nada que perder.

El entorno, tras las duras críticas, ha pedido una vez más, una ayuda a esa sufrida afición. Desde aquí nos sumamos a ello, pero también siendo realistas. El miércoles, el que quiera ver buen fútbol, que se quede en casa. Ahora mismo, en este punto crucial del camino que puede no tener retorno, lo único que interesa y hace falta es ganar un partido.

Nuestro Hyudai, fiable como siempre y cómodo como ninguno, estará en el Manolo Mesa. Allí, a priori, parece que hay mucho en juego.