• 13:53
  • Jueves, 14 de Diciembre de 2017

EL NOMBRE DE LA EMPRESA DEFINE EL RUMBO DE ESTA

¡Piénsate dos veces el nombre que vas a poner a tu empresa!

A la hora de escoger un nombre para una empresa, hay que buscar en primer lugar una diferenciación

¡Piénsate dos veces el nombre que vas a poner a tu empresa!

Según ponen de manifiesto algunos expertos, definir el nombre de una marca es algo estratégico y fundamental en el proceso de branding. Para estos, cuando se trata de una nueva marca, se tiene por delante una especie de hoja en blanco en la que se debe definir dicho nombramiento. Lo cual ha de ser siempre un trabajo minucioso, ya que de esto va a depender el norte de dicha marca.

En efecto, el nombre de la empresa define el rumbo de esta. El proceso de buscar este nombre es conocido como naming, y constituye una parte fundamental en la creación de una nueva marca. Para escoger el nombre de una empresa que empieza se requiere de creatividad, emoción y visión de futuro. Y es que por muy descabellado que pueda parecer, es una realidad que el éxito o fracaso de una empresa puede depender del nombre que se haya escogido para la misma.

¿Qué significa el nombre de la empresa?

El nombre es la carta de presentación a la hora de crear tienda en Internet, ya que es el primer dato que obtiene un cliente potencial cuando tiene conocimiento de la existencia de la misma. Puede que este esté tan interesado en lo que busca que aunque el nombre no le diga nada, siga teniendo cierto interés en saber más.

Pero la realidad es que si el nombre de la compañía le dice algo, este siempre va a sentirse más interesado en seguir indagando. Por lo cual, el nombre de la empresa puede ser un factor clave en el devenir de la empresa.

¿Cómo se debe definir el nombre de una empresa?

A la hora de escoger un nombre para una empresa, hay que buscar en primer lugar una diferenciación. En este sentido, debe ser sobre todo un nombre que suene diferente a los de otras marcas de la misma categoría.

Por otro lado, la brevedad también es una virtud a la hora de escoger un nombre de empresa. Debe ser lo suficientemente corto para poder ser recordado sin dificultad, y pronunciado fácilmente. Lo ideal es que sea un nombre con tres sílabas, o cuatro como máximo. Así siempre será más sencillo de recordar.

También resulta de vital importancia que sea un nombre adecuado para el mercado al que se quiere llegar. No obstante, no debe ser demasiado explícito, ya que un nombre demasiado evidente no resulta original, y por lo tanto no llamará la atención del usuario. Si el emprendedor tiene muchas dudas, siempre puede recurrir a un generador de nombres para empresas, que le mostrará diversas opciones disponibles.

No escojas un nombre que suponga un problema para el público

Se recomienda que el nombre de la empresa se escriba tal como se pronuncie, para evitar problemas a los clientes. También hay que tener presente que no todos los alfabetos contienen las mismas letras, por lo que en el caso del castellano, se recomienda no utilizar la letra –ñ.

Finalmente se debe escoger un nombre que se pueda registrar legalmente, y cuyos dominios en Internet estén disponibles, para evitar confusiones. También resulta muy aconsejable comprobar qué tipo de negocios utilizan dicho nombre en las redes sociales.