El PSOE celebra su éxito electoral
El PSOE celebra su éxito electoral

EL GOBIERNO RECONOCE LA DESACELERACIÓN

La subida de impuestos planeada por el PSOE costará 1.000 euros al año a cada contribuyente

La subida de impuestos planeada por el PSOE costará 1.000 euros al año a cada contribuyente

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha marcado como objetivo elevar la recaudación tributaria durante su mandato

Con la victoria electoral en el bolsillo, clara, contundente y sin paliativos, el Gobierno del PSOE ya no tiene porque esconder la recesión económica a la que apuntan todos los indicadores. Lo ha ocultado durante su campaña, como hiciera Zapatero en 2008, pero no ha tenido más remedio que dar la cara dos días después de la celebración de los comicios.

El Gobierno ya tiene claro que la economía española crecerá menos de lo previsto inicialmente, que el déficit será superior y que, además, los contribuyentes tendrán que soportar una nueva subida de impuestos, tal y como recoge el nuevo Programa de Estabilidad para 2019-2022remitido el pasado martes a Bruselas.

Este plan prevé el incremento de la presión fiscal, elevando la recaudación tributaria durante el nuevo mandato. En concreto, el plan contempla que la presión fiscal (peso de la recaudación sobre el PIB, excluyendo tasas y otros ingresos) suba del 35,1% registrado el pasado año al 37,3% en 2022, lo cual equivale a 2,2 puntos del PIB o, lo que es lo mismo, unos 26.000 millones de euros adicionales.

Esos 26.000 millones de euros se traducirán, por tanto, en el pago de unos 1.000 euros extra al año por contribuyente en 2022.

El Ejecutivo del PSOE prevé ahora una mayor desaceleración del PIB y, aunque mantiene un avance del 2,2% para este año, lo ha rebajado tres décimas para 2020 y 2021, hasta el 1,9% y el 1,8%, respectivamente. Asimismo, pretende reducir el déficit del 2,5% del PIB en 2018 al 2% este ejercicio -frente al 1,3% pactado con la UE-, al 1,1% en 2020 y al 0,4% en 2021 para, finalmente, alcanzar el equilibrio presupuestario en 2022, al término de la presente legislatura.

La subida de impuestos planeada por el PSOE costará 1.000 euros al año a cada contribuyente