0E4C0B4D-402D-4DEE-8A3F-46E5A1003BF2

TOROS

Roca Rey triunfa e indulta en la vuelta de los toros a Algeciras

Roca Rey triunfa e indulta en la vuelta de los toros a Algeciras
Actuación completa de Morante y pinceladas de Ortega en noche de gran ambiente.

Algo más de dos años han tenido que transcurrir para poder volver a ver una corrida de toros en Las Palomas desde la Feria de 2019 en la que, además, se celebraba el 50 Aniversario de la inauguración de nuestra plaza y tras la que, a cuenta del COVID-19, nos ha tenido dos años sin feria ni sus correspondientes festejos. 2021, tras la salida a concurso de la plaza, apuntaba hacia la viabilidad de haber podido celebrar festejos en las fechas de nuestra Feria Real, pero las circunstancias no lo permitieron, y ha sido apenas 15 días después cuando el nuevo empresario, Carmelo García, se aventuraba a montar la corrida de la vuelta de los toros a Algeciras, un cartel rematadísimo, a expensas de lo que esta noche sucediera en el ruedo. 

Se percibía buen ambiente en los aledaños de la plaza, ganas de toros que solemos decir. Muchos aficionados locales y conocidos y otros foráneos avezados desplazados hasta nuestra localidad con las mismas y mencionadas ganas de ver toros. Dicho esto, y como no podía ser de otra forma, los tendidos rozaron el No hay Billetes dentro del aforo permitido (50%), lo que podría llamarse un lleno aparente.

Puestos los ingredientes, nos metemos de lleno en el guiso, que derivaron en un triunfo rotundo de Roca Rey, más allá de los matices que llevaron al indulto del primero de su lote, que a la postre resultó el mejor del encierro. A este tercero de la noche, lo recibió lanceando a pies juntos, echándole abajo los vuelos del capote. Apretó en varas y no dudó Roca Rey en hacer un aclamado quite por chicuelinas y tafalleras finalizadas capote a la espalda que pusieron al público en pie. En banderillas se arrancabacomo un obús y la cuadrilla cumplió sobradamente.

Brindó al público desde la misma boca de riego. Desde allí lo esperó impávido para recetarle unos estatuarios que ya iban marcando la voluntad del torero, la buena condición del toro y la predisposición de los tendidos para disfrutar de la fiesta. Largo fue el toreo del peruano, largo en extensión del muletazo, ayudado por un compás muy abierto, y largo por número de muletazos en cada serie. Arrastrando la muleta para someter la encastada embestida de Cautivo, que repetía tras las telas. Faena honda, cuajada, sometida y entregada por ambos pitones y repleta de circulares 360 que los llama un buen amigo, que ponían a vibrar la plaza. A mitad de faena comenté con un compañero de prensa que en breve se iba a pedir el indulto… no tardó. El toro presentaba un punto importante de querencia a tablas, sin lo cual, no hubiera discutido el indulto. Pero lo llamativo fue la facilidad con la que el presidente “manoligera” sacó el pañuelo naranja. Sapiencia del torero… que sabía que si apretaba una serie más al toro, no iba a durarle sin rajarse. Por lo que se perfiló a matar un par de veces, y la fuerza popular hizo el resto. 

Esto no desmerece la enorme faena que Roca Rey ha cuajado en Algeciras que encontró continuidad en el toro que cerraba la noche, aunque con menos rotundidad. Un toro con otra vibrante embestida pero falto de repetición. Exigía el permanente cite del torero. Aún así, lo cuajó y le cortó una oreja tras un pinchazo y quizá concedida, de nuevo, por presión popular ante la lentitud de los mulilleros. En conjunto, gran tarde de Roca Rey y salida a hombros.

Morante de la Puebla volvía a Algeciras, se le veía entonado, con ganas. Quiso en todo momento. Voluntarioso, variado e inspirado. Sacó a relucir ese don que tiene manejando el capote en el recibo de su primero, un manojo de verónicas y un quite por chicuelinas arrebatadas “marca de la casa” que puso al público totalmente a favor. Trujillo y el algecireño Sánchez Araujo cubrieron un gran tercio de banderillas y saludaron montera en mano. Y a partir de aquí, Morante fue dejándose llevar envolviendo del aroma de La Puebla a toda la plaza. Bellísimo corte tuvieron los ayudados con los que arrancó la faena culminados con un torerísimo pase de pecho y un molinete invertido de incuestionable sello. Pero más allá del inicio, un inenarrable cúmulo de sabor añejo y regusto que envolvió la faena por ambos pitones. Pero la espada emborronó lo que a buen seguro habría sido un importante triunfo. Todo quedó en una sonora ovación. 

El cuarto debió ser devuelto por inválido, pero el presidente esta vez no vio oportuno ser tan rápido con el pañuelo. Solo nos dejó ver a Morante banderilleando, clásico, como pocos y sorprendiendo en el tercer par, con el toro en los medios y citando sentado airoso desde el estribo, dando todas las ventajas. Una vez más la gente entregada… pero el espejismo, que no llegó ni a eso, quedó solo en el tercio de banderillas. Lo intentó con la muleta, pero fue baldío. De nuevo fue ovacionado. 

El sevillano Juan Ortega se llevó el peor lote, no tuvo opciones. Y la gente tenía ganas de paladear su toreo. Solo pudo dejarnos con la miel en los labios recetando muletazos de uno en uno ante la falta de acometida de sus toros que no permitían ni la continuidad ni la ligazón de los muletazos. Un temple y una cadencia de excelente firma que a buen seguro los aficionados esperarán para poder disfrutar como merece. A pesar de todo, el público quiso premiar a Ortega con una oreja al quinto de su lote por su voluntad y buen concepto culminados con una certera estocada. 

Finalizado el festejo, como decimos, estreno del nuevo empresario y vuelta del toreo a Algeciras, quedan cosas que no cambian, como las tablas de los burladeros, que llevo años viendo saltar por los aires cada vez que un toro remata en ellos o revisar el aparente estado resbaladizo del suelo que, a mi parecer, ha sido culpable de más de un susto e inseguridades esta noche. Respecto a la indultitis… soy partidario del indulto, pero creo que Algeciras debería ser más exigente con ellos. Supongo que hoy ha sido “la fiesta” por la vuelta del toreo. Respecto al ganado, se esperaba un mejor juego de los toros de Santiago Domecq a tenor de los éxitos que viene cosechando y aun conscientes que han servido 3 esta noche. 

Como epílogo… mis disculpas por la extensión, pero dos años sin toros en mi tierra hacen que se acumule mucho dentro, muchas emociones contenidas al volver al interior de Las Palomas y había que sacarlo de algún modo. ¡Estaremos esperando el siguiente festejo!


FICHA DEL FESTEJO:

Plaza de toros Las palomas de Algeciras. 17 de julio de 2021.

Lleno aparente (dentro del aforo permitido).

Se lidian 6 toros de Santiago Domecq. Desiguales de juego y presentación. Indultado el 3º, nº 107, Cautivo. 

Morante de la Puebla (grana y azabache). Ovación y ovación. 

Juan Ortega (corinto y azabache). Ovación y oreja. 

Roca Rey (marino y oro). Dos orejas y rabo simbólicos y oreja. Salió a hombros.

 

Roca Rey triunfa e indulta en la vuelta de los toros a Algeciras
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad