Guillermo Cana junto a sus animales. Foto: PACMA
Guillermo Cana junto a sus animales. Foto: PACMA

Tensa espera para conocer el destino del pequeño rebaño de Guillermo

Tensa espera para conocer el destino del pequeño rebaño de Guillermo

Algeciras se vuelca con Guillermo Cana, al que la Junta de Andalucía le reclama que entregue su pequeño rebaño de ovejas por considerar la posesión como “explotación agrícola”

A veces las leyes, la normativa y los reglamentos, pueden acabar siendo una pesadilla para personas cuyas ocupaciones se reducen al ocio o entretenimiento, y no al comercio o el aprovechamiento ilícito.

Es lo que está ocurriendo con Guillermo, un buen hombre que lleva toda su vida dedicando parte de su tiempo al cuidado de un pequeño rebaño de no mas de una decena de ovejas, cabras y chivos, y que la Junta de Andalucía pretende ahora quitarle, amparándose en la normativa vigente.

Cana cuida a su rebaño, compuesto por cuatro ovejas, tres chivos, una cabra y un carnero, en un terreno junto a su casa, pero ha recibido una inspección veterinaria de la Dirección Provincial de la Agencia de Gestión Agraria de Andalucía, que ha determinado como falta grave el no disponer del certificado veterinario que determine la salud de los animales.

Desde ese momento, Guillermo Cana y gran cantidad de amigos, vecinos y animalistas, viven con inquietud la llegada de un camión que se haga con los animales para posteriormente, sacrificarlos.

Mientras eso ocurre, muchos son los apoyos que está recibiendo Guillermo Cana y su familia, como el de PACMA, el partido animalista, que está prestando todo el apoyo legal para evitar el sacrificio de los animales. Para ello, y a través del abogado de PACMA, Eduardo Rovira, ya se ha presentado en Cádiz, ante la Junta de Andalucía, un recurso solicitando la paralización del procedimiento de sacrificio, y que los animales puedan ser llevados a otro lugar donde reciban las atenciones necesarias.

Ya ha habido concentraciones a las puertas de la subdelegación de la Junta de Andalucía en el Campo de Gibraltar, e incluso dos de los chivos han sido literalmente “robados” por dos individuos, no se sabe con que intenciones.

Tensa espera para conocer el destino del pequeño rebaño de Guillermo