El trabajo preventivo minimiza los efectos de las inundaciones del día de Navidad

El trabajo preventivo minimiza los efectos de las inundaciones del día de Navidad
ALGECIRAS. - Una tromba de agua intensa y de pocas horas de duración, dejo ayer en la ciudad unas imágenes que se repiten casi de año en año, en lo que es una constante en una Algeciras que adolece desde siempre, de zonas inundables que afectan a determinadas barriadas y calles. Con todo, lo acontecido ayer no ha sido tan grave como las inundaciones más recientes ocurridas en 2010 y 2011, donde los daños y las pérdidas fueron cuantiosas. En esta ocasión, los embalsamientos de agua han sido rápidamente solventados, y en todo caso, no se ha llegado a los límites extremos de antaño, merced sobre todo a las tareas constantes de limpieza de husillos, registros y colectores, que se llevan a cabo por parte de Emalgesa. De hecho, en los últimos meses, tanto los presidentes de Manuel de Falla como del Embarcadero, promotores en su momento de la Plataforma Cívica en Defensa de los Colectores, no han dudado en agradecer a Eva Pajares, delegada de Emalgesa, la labor que se viene realizando para tratar de minimizar los efectos de las lluvias. Manuel Correro felicitaba al consistorio por las tareas de limpieza de husillos en la zona del Embarcadero, mientras que Juan Pedro Ávila, saludaba las tareas de prevención que Emalgesa acometía en la Cuesta del Rayo. Este mismo presidente, pedía ayer la dimisión de la misma delegada a la que felicitó en su momento.

2010, 2011 y 2013

El 5 de febrero de 2010, la ciudad recibía una fuerte tromba de agua, con casi 80 litros por metro cuadrado recogidos, que obligaba a los bomberos a intervenir en siete rescates de personas en peligro, y al desalojo de viviendas en la calle Pedro Ponce, cuyos vecinos no podían volver a casa hasta varias horas después. Las críticas de los vecinos hacia la gestión municipal se sucedían, como lo recoge el diario Europa Sur en sus páginas de aquel día. Las más graves tuvieron lugar el 6 de marzo de 2011, donde la ciudad quedo incomunicada, y donde la ausencia del alcalde, Diego Sánchez, dejo sin activar el Plan de Emergencias. Las pérdidas se cifraron en 1,4 millones de euros, con cientos de particulares afectados en sus viviendas, vehículos y enseres. Hasta tal punto llegó la situación, que el gobierno local solicito las ayudas recogidas para las zonas catalogadas como catastróficas, después de determinados sucesos. Emergencias cifró en 400 las actuaciones en la ciudad en este 6 de marzo, que supuso el inicio de una carrera, esta vez sí en serio, para tratar de paliar las inundaciones en años sucesivos, mientras que ayer, las intervenciones se cifraron en 150 en toda la provincia de Cádiz, según la misma fuente. No fue hasta septiembre de 2012 cuando los vecinos comienzan a movilizarse en contra del Ayuntamiento de Algeciras, reclamando el arreglo de los colectores. Tuvieron que pasar dos años y medio desde las inundaciones de 2010, hasta que un grupo de dirigentes vecinales, la mayoría de ellos con intereses políticos en los partidos de la oposición, se aglutinaran en torno a una plataforma necesaria, y que reclamaba con fuerza el arreglo de los colectores, a los que se mira como causantes de las inundaciones. Para este 2014, el Ayuntamiento de Algeciras ya contempla el arreglo de la primera fase del colector de Jacinto Benavente, el más importante de la red y que provoca las inundaciones históricas en la zona baja de la Cuesta del Rayo, Sierras de España, Avenida Fuerzas Armadas, Virgen del Carmen, etc. El consistorio ha pedido la ayuda de la Junta de Andalucía para esta obra ambiciosa y necesaria, pero hasta la fecha ha obtenido la callada por respuesta, ante la pasividad de las dos parlamentarias Rocío Arrabal e Inmaculada Nieto, integrantes del gobierno autonómico.

El trabajo preventivo minimiza los efectos de las inundaciones del día de Navidad
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad