Foto de Gibraltar afectado por la contaminación lumínica
Foto de Gibraltar afectado por la contaminación lumínica

EL NATIONAL DAY VIRTUAL ENVÍA MENSAJES DE ORGULLO YANITO

Gibraltar se prepara para no llegar a un acuerdo con la UE

Gibraltar se prepara para no llegar a un acuerdo con la UE
"Nadie más que los gibraltareños decidirá el futuro de esta, nuestra tierra. Y nunca realizaremos ni permitiremos ninguna concesión sobre nuestra soberanía. Preservaremos y mantendremos la plena jurisdicción y el control sobre nuestra tierra y la totalidad de nuestras aguas y nuestro espacio aéreo"

Las últimas reuniones y declaraciones de Fabián Picardo, primer ministro de Gibraltar deja entrever a la Unión Europea la posibilidad de romper todo acuerdo conseguido el último día del año 2020. El fervor del "National Day" y la creación de una junta especial para un posible "no acuerdo", muestra su intención de romper de nuevo los posibles acuerdos. 

El discurso del Picardo, fácil para que lo entiendan los ciudadanos gibraltareño, ha ido directamente al orgullo yanito, con mensajes directos, como "La tierra de Gibraltar no pertenece a nadie más que al pueblo de Gibraltar", o con otro como "Nadie más que los gibraltareños decidirá el futuro de esta, nuestra tierra. Y nunca realizaremos ni permitiremos ninguna concesión sobre nuestra soberanía. Preservaremos y mantendremos la plena jurisdicción y el control sobre nuestra tierra y la totalidad de nuestras aguas y nuestro espacio aéreo".

Este discurso básico, intenta convencer a sus ciudadanos que con el orgullo del lugar, con el "no nos moverán" estará todo solucionado, no mencionan los trámites a  la movilidad que tendrán que realizar para salir de la roca, a la logística de alimentación para obtener productos frescos y comodidades varias que gozaban los gibraltareño, con una política muy abierta y de cercanía entre vecinos. En estos discursos de masas, los mensajes entre líneas son más importantes que la fuerza del aplauso o el color de la corbata. La posición de la Unión Europea no puede ser más tolerante y abierta, una política de  quitar puertas y unir a los pueblos, pensar en los trabajadores de ambos lados de la Verja y unir los sentimientos humanos. 

El temor del Reino Unido sobre el control de la vías de llegadas no terrestre, con la presencia de Frontex, levanta ampollas, con un argumento también básico, de pataleta de niño de patio por no conseguir todo lo que quiere. 

Al gibraltareño le molesta todo lo español en su tierra, pero lo olvida pronto en el momento que cruza la verja para su ocio, para negocios o incluso humanitaria cuando requieren de necesidades médicas; por eso el discurso realizado por Picardo, no recuerda el bienestar que los yanitos han conseguido en el momento que la verja es más ligera, y transitable. Quitar las puertas unen los espacios, aunque cada uno sea de diferente estilo, color o gusto. 

Gibraltar se prepara para no llegar a un acuerdo con la UE
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad