La imagen del final del partido fue desoladora.
La imagen del final del partido fue desoladora.

ALGECIRAS C.F- CONIL C.F.

(0-0) El calvario acaba aquí

(0-0) El calvario acaba aquí

Un Algeciras incapaz casi de tirar a puerta ante el Conil se despide de la promoción cuando, otra vez, la tenía a tiro. El entrenador y muchos jugadores parecen superados por el entorno. La afición estalla, pide la marcha de Fajardo, y hay incluso discusiones entre seguidores algeciristas.

La afición del Algeciras, muy por encima de su equipo y de la directiva, vive ya su penitencia de Semana Santa. Se acabaron las calculadoras, las posibles excursiones a los últimos partidos, y el anhelo de jugar la tercera eliminatoria de ascenso en el epílogo de la Feria Real.

De nuevo, cuando más cerca parecía estar, cuando los resultados acompañaban y el calendario parecía que también, el equipo demostró que no da para más. Con honradas excepciones, léase Borja, De Castro, Iván, Antoñito y poco más, los que se ponen la sagrada prenda rojiblanca no son capaces de coger el caramelo cuando más cerca lo tienen. Tampoco parece ayudar, al menos es lo que transmite, un entrenador que va dando golpes de timón y que, aunque tiene un año más de contrato, parece también superado por todo esto. 

El Algeciras ha perdido seis puntos ante el Coria y cuatro ante el Conil. Ambos pelean, dignamente, por no descender. Ese dato puede indicar mucho. Fajardo ya ni siquiera, aunque sea de dudoso gusto, se podrá escudar en la herencia recibida.

El equipo de Cortijo tiró de orden, de alguna patada que otra y de poco más para empatar en el Mirador, casi gana en el segunda mitad pero tampoco va sobrado. Con eso, ahora sí, abre una crisis de proporciones incalculables y que se venía aplazando por los fallos de los rivales y por algún que otro canto del cisne del cuadro algecireño. Las consecuencias de todo esto, se irán viendo en las próximas semanas, el domingo, para colmo, no hay jornada, con lo que son dos semanas para debatir, y mucho, de lo que ha ocurrido en la temporada.

La imagen del final del partido habla por si sola. Algunos jugadores cabizbajos, otros corriendo hacia el vestuario y la afición discutiendo, incluso, entre ella. Gritos de Fajardo vete ya, con el míster en el vestuario desde hacía rato, y una impotencia manifiesta ante un proyecto que no ha ido a ninguna parte.

La mañana comenzó con un guiño, sería un presagio, a esa santa afición. Carmen y Mercedes recibían un más que merecido homenaje antes del inicio del ¿juego?. El sol lucía espléndido y la grada volvía a presentar un aspecto más habitual. El empate del sábado del Xerez DFC, la buena imagen ante el Betis B y la aparente debilidad del rival, apuntaban a que la Semana Santa sería satisfactoria y con las opciones evidentes de lograr el milagro.

Sin embargo, el equipo de Fajardo, que dejó a Tote en el banquillo y cuando salió -tarde- fue de los más atrevidos, no estaba cómodo. Dominaba, sí, pero sin apenas crear peligro. Un partido plano, lento y con muchas tarjetas. Un cabezazo de Pablo de Castro, algún escarceo de Antoñito, la rabia de Iván, pero sin continuidad y con poco ímpetu. El rival, ordenado y sin molestar a Pablo Barroso. Iván, en el 45 tuvo la opción más clara para los de casa y casi la última. Su cabezazo se marchó arriba.

Desbordado

El segundo acto comenzó con la grada, ay que paciencia y que grande eres, animando a los suyos conscientes de lo que había en juego. Sin embargo, en el 53, se llevó un susto de muerte. Una falta botada por Juanca acabó con un inoportuno resbalón de Pablo Barroso y el balón en la red. Dos jugadores conileños, uno de ellos intentó rematar, estaban en fuera de juego y el gol no subió al marcador. En el 62 Javi Navarro cabeceó, en buena posición, fuera.

Lejos de espolearse por esto, el cuadro local comenzó a mostrar, nuevamente, su falta de carácter. Quedaba un mundo y la precipitación se hizo presente en el verde de La Menacha. Tampoco ayuda Fajardo que no tuvo mucho tino en los cambios, sobre todo en los que retiró. Sacó del campo a Ganet, que no estuvo en su mejor día pero los había peores, y a Juanjo, cuando Zafra volvía a ser el los de últimos meses y no el de Sevilla.

La afición, ay tú otra vez, intentó ayudar, apretó algo el equipo, sacaba córners, había un mar de tarjetas pero Gallego, meta conileño, no era, ni de lejos, el héroe del partido.

Y entonces llegó el final y el estruendo de protestas, de quejas y de una impotencia manifiesta. Lo mejor es que esto está cerca de acabarse, ahora ya pueden contarnos lo que quieran, lo cierto es que el calvario, habrá que consolarse en Semana Santa, acabó y no habrá Resurrección, al menos esta temporada.

Ficha tećnica:

Algeciras C.F: Pablo Barroso; Juanjo (Tote, 77’), José Carlos, Borja Vicent, Pablo de Castro, Josemi (Karim, 58’), Antoñito, Iván, Antonio Sánchez, Pablo Ganet (Pipo, 67’) y Zafra.

Conil C.F: Gallego; Adri, David León, Rubén Dia, Pablo (Mario, 61’), Mario García, Expósito, Narváez, Javi Navarro (Cornerjo, 88’), Juanca (Orihuela, 77’) y Cuenca.

 Árbitro: Cruz Navarro. (Sevilla). Expulsó al técnico visitante Cortijo en el minuto 68. Amonestó a los locales José Carlos (12’), Antoñito (48’), Antonio Sánchez (79’), Pablo de Castro (93’). Por parte del Conil vieron la amarilla Cuenca (24’), Pablo (28’), Narváez (48’), David León (54’), Gallego (75’) y el segundo entrenador

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 38 de liga en el Grupo X de Tercera División. Estadio Nuevo Mirador. Terreno de juego en perfectas condiciones y unos 2.000 espectadores. Antes del inicio del partido se realizó un homenaje a las aficionadas Carmen Esteban y Mercedes Poblete. También se guardó un minuto de silencio en memoria de Salvador Tadeo, padre del compañero en la tareas informativas Enrique Tadeo.

(0-0) El calvario acaba aquí