El Algeciras logró un triunfo de coraje ante un enorme rival. Foto: DF
El Algeciras logró un triunfo de coraje ante un enorme rival. Foto: DF

SEGUNDA DIVISIÓN B. ALGECIRAS C.F. 1 - C.D. BAJADOZ 0

(1-0) Un triunfo de coraje y fe

(1-0) Un triunfo de coraje y fe
El potentísimo Badajoz cae en el Nuevo Mirador gracias al esfuerzo, descomunal, de los hombres de Salva Ballesta. Debutan el meta Javi Jiménez, que salva el empate en el 44, Yago Pérez, enorme en el pivote y Cuero. Los rojiblancos abandonan los puestos de descenso directo.

El Algeciras está más que vivo. El conjunto de Salva Ballesta, ahora con refuerzos y con otra idea, supo sufrir, corregir errores del pasado y sobre todo disputar un partido puro de Segunda B. Todo ello ante un rival enorme que no pudo doblegar la fe de un conjunto que quiere mantener la categoría de la mano de su gente. Hasta la suerte, tan esquiva hasta ahora, parece que cambió. 

Debutaron Javi Jiménez en la portería. Su intervención en el 44 fue descomunal. Yago Pérez, un medio defensivo que conoce el oficio y juega fácil, Bijimine confirmó lo que había dejado ver en Yecla y Cuero, hasta que le aguantó el físico, peleó mucho. Los que estaban dieron un paso adelante y todos parecen dispuestos a pelear por conservar lo que tanto costó. Sumen a ello una afición que llevó en volandas a los suyos que, ojo, empezaron la tarde en la penúltima posición y terminan la jornada fuera de los puestos de descenso.

El partido tuvo de todo, pero sobre todo un trabajo coral de los rojiblancos, conscientes de su inferioridad técnica, que cerraron las líneas de pase a un conjunto de un potencial brutal. Cada sustitución que hacía Nafti mejoraba, y no era fácil, lo que tenía sobre el verde. A todo eso se impuso el cuadro algecirista cuyo técnico, más allá de clichés, ha insuflado ánimos y también conceptos para cambiar los partidos y saber que hacer en cada momento. En Yecla, escrito está, la goleada fue excesiva y quizás no dejó ver detalles. Queda mucho pero con esta actitud se puede ir a la guerra.

El primer tiempo tuvo más alternativas que el segundo. El Badajoz, pese al desgaste de la Copa del Rey, daba miedo cada vez que merodeaba el área de Javi Jiménez. El meta comenzó algo inseguro pero rápidamente mostró que tiene tablas y de paso suerte. En el 19, Alex Corredera, soberbia su calidad, la mandó al palo. Antes ya había avisado,

La primera del Algeciras, por el contrario, fue dentro. Iván prolongó un balón dentro del área, Karim, siempre en el lío, no remató con contundencia casi en boca de gol, aunque Kike Royo respondió con un paradón, pero Antoñito no perdonó y llevó el delirio a la grada. Era el minuto 28 y muchos ya pedían el final.

Hasta el tramo final de este primer acto apenas hubo peligro del Badajoz y los de casa iban, poco a poco, sintiéndose más cómodos. Yago barría todo en el centro, mientras que la pareja de centrales no se complicaba la vida. El descanso era llegar a la orilla con vida, pero ante un rival tan potente no iba a ser tan sencillo. Aquino, ya avisó en un disparo al travesaño que fue anulado por fuera de juego, pero el que tuvo la igualada fue Isma Cerro, recién llegado del Sporting de Gijón. Ahí, el arquero Jiménez tuvo una reacción inmensa para mandarla a la esquina, el suspiro y la ovación fueron todo uno.

Sacrificio

Salva, otra cosa que ha cambiado, no tardó mucho en modificar el equipo y también el sistema. Cuero, desfondado, dejó su lugar a Borja Vicent, de menos a más, que se ubicó en el pivote. Luego Iván, con un fuerte golpe, dejó su sitio a Ganet que tuvo la sentencia en el 80 tras una contra de Almenara.

El sacrificio del cuadro de Ballesta en la segunda mitad era conmovedor. El Badajoz, ya con Gorka Santamaría en el campo y rápidamente con Guzmán, dominaba, controlaba pero no tenía muchas ideas. Corredera ya no aparecía tanto y sólo al enorme calidad y el control angustiaban a la afición de casa. Apenas hubo ocasiones e incluso hubo alguna que otra contra que pudo evitar el sufrimiento final. El córner de Julio Gracia que tocó el travesaño por arriba quedó en anécdota.

Al grito de `Si se puede` despidió la fiel afición algecirista a los suyos. "La lucha es innegociable", sentenció Salva que debutó, en casa, con una victoria que, quizás, suponga mucho más que tres puntos.

Ficha técnica:

Algeciras C.F: Javi Jiménez; Choco, Bijimine, Álvaro Benítez, Braganza; Yago Pérez, Iván (Pablo Ganet, 62’), Almenara, Antoñito (Barba, 82’); Karim y Wilson Cuero (Borja Vicent,52’).

C.D. Badajoz: Kike Royo; Candelas, Iván Casado, Maestre, Caballero (Julio Gracia, 73’), Aquino, Alex Corredera, Bikoro (Gorka Santamaría, 45’), Pablo Vázquez, Isma Cerro (Guzmán, 57’) y Fobi.

Goles: 1-0 Min.28. Antoñito.

Árbitro: Raúl Martín González. (Canario). Amonestó a Pablo Vázquez (45’)

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 23 de liga en el Grupo IV de Segunda División B. Estadio Nuevo Mirador. Terreno de juego en buenas condiciones y unos 3.000 espectadores. Antes del inicio se guardó un minuto de silencio en me

(1-0) Un triunfo de coraje y fe