Ganet espera que el club recurra su expulsión.
Ganet espera que el club recurra su expulsión.

SEGUNDA DIVISIÓN B. ALGECIRAS C.F. - RB LINENSE

(2-0) Un Algeciras más intenso se lleva el Clásico con todo merecimiento

(2-0) Un Algeciras más intenso se lleva el Clásico con todo merecimiento
Lopito evita el 0-1 ante Manu Molina y Karim no perdona en la primera de los de casa. El choque, en un ambiente sensacional, acaba con cuatro expulsados y un tumulto final que no ensombrece una tarde de fútbol pasional. Los de Fajardo suman 17 puntos y salen del descenso.La Balona pierde a tres jugadores más para recibir al Córdoba.

El Clásico del Campo de Gibraltar fue para el que más lo necesitaba y el que sí jugó un partido que nunca es uno más. La Balona, cierto es que tuvo la primera gran ocasión y que comenzó mejor gracias a un Manu Molina espléndido, al que sólo le sobró el gesto del final. Sin embargo, tras la parada de Lopito, en el 16, el único equipo que quiso ganar y eso que dominó menos que en semanas anteriores, fue el de Fajardo. Cuando los de Roger pretendieron disputar un clásico con todos los condimentos, ya iban perdiendo 2-0 y además se enredaron en expulsiones que le merman, aún más, de cara al futuro. 

Destacar el enorme ambiente, el buen tono general de las dos parroquias más allá de los cánticos, y para que no faltase nada hubo cuatro expulsados, uno local (Ganet) y tres por bando visitante, además de un tumulto final que sobró. El primer episodio de esta enorme e interminable rivalidad es rojiblanco, y se puede considerar justo. Como aseveró el catalán, que destacó lo vivido, los de casa fueron mejores en las dos áreas. Esta vez el Algeciras jugó con más intensidad, cerrando espacios y aprovechando las pocas ocasiones que hubo, si bien con el 2-0 y la primera expulsión pudo concretar alguna contra más que habría aumentado aún más la diferencia.

El tan comentado factor de jugadores de la casa pareció, a priori y con el resultado conocido, ser determinante. El Algeciras sí tenía futbolistas que han vivido esto desde pequeños. Los del rival estaban en la grada, Ismael Chico y en el banquillo Carlos Guerra, como segundo. Ello no fue obstáculo, escrito está, para  que los de negro comenzasen mejor que un revolucionado Algeciras. Pablo de Castro, ubicado en el lateral izquierdo, fue la principal novedad en un once que ya se está consolidando. 

En los de La Línea, hubo doble pivote para dejar más libertad a Manu Molina, enorme futbolista, pero sólo resultó en el primer tramo. Fue salvar Lopito el primero y comenzar a dominar, por completo, el cuadro algecirista llevado en volandas, como siempre y en ocasiones como estas aún más, por su gente.

Han sido muchas semanas de generar acciones de peligro y recibir un mazazo en la primera del contrario. Esta vez se cambiaron las tornas. Un dos contra uno en un saque de esquina, los Antonios, permitió a Ñito centrar casi ya en el área y Karim, que le ganó la espalda a Tomás, remató para llevar el delirio a La Menacha.

Hasta el descanso la Balona sufrió de lo lindo las acometidas rivales aunque no hubo excesivo peligro. Pero eso sí, cada balón al área, curioso con el físico que atesoran los del Municipal, era un problema para la zaga. En el otro lado, Borja y Benítez no se complicaban ante el siempre molesto Dopi.

Pena máxima

Roger metió a Manu Molina más atrás para que creará aún más fútbol. Apenas se llevaban cinco minutos de la reanudación y la Balona avisaba que aquello iba a ser largo. Sin embargo, el Algeciras, muy inteligente toda la tarde, aprovechó una contra para que Domínguez chutase desde la frontal, Sergio se tiró con todo y el balón se fue a su mano. El onubense no perdonó desde los once metros y abría hueco para explosión de la parroquia local.

A partir de ahí, Cerpa entró para dar más libertad a Ganet, mientras que Roger arriesgaba con Pito Camacho, otro tocado, sabiendo que cada contra podía ser un martirio. Rozó el Algeciras el tercero pero falló en el último pase. Apenas hubo ya ocasiones y luego llegaron las expulsiones y el tumulto final que sobró, pero que no ensombreció el retorno del partido más vibrante para el Campo de Gibraltar que se quedó en casa, con toda justicia. Segunda parte de la historia interminable, en la recta final del campeonato.

Ficha técnica:

Algeciras C.F: Lopito; Choco, Álvaro Benítez, Borja Vicent, Pablo de Castro (Braganza, 65’); Antoñito, Ganet, Iván, Mario Martos (Cerpa, 60’), Antonio Domínguez (Almenara, 78’) y Karim

RB Linense: Javi Montoya; Sergio Rodríguez, Tomás Sánchez, Álvaro Vega, Abdoul, Manu Molina, Moussa (Mai, 76’), Jordan, Albisua (Pito Camacho, 50’), Dopi y Danese (Abdellaqui, 59’).

Goles: 1-0 Min.29. Karim. 2-0 Min.59. Antonio Domínguez, de penalti.

Árbitro: Chavet García (Málaga). Amonestó a los locales Martos (40’), Ganet (71’ y 93, por lo que fue expulsados). Por parte visitante Sergio (56’), Abdoul (65’), Álvaro Vega (69’ y 80’, por lo que fue expulsado.). También fue expulsado Dopi por agredir a un recogepelotas (87’), Tomás (91’)y Nacho fue expulsado en el banquillo en el tumulto de la recta final

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 16 de liga en el Grupo IV de Segunda División B. Estadio Nuevo Mirador. Terreno de juego en buenas condiciones. Unos 5.000 espectadores en las gradas con presencia de aficionados visitantes, la mayoría de ellos ubicados en el fondo norte, aunque también en otros puntos. Con el choque finalizado y en los exteriores del estadio la Policía Nacional tuvo que actuar ante unos exaltados e incluso se llevó a una persona detenida.

(2-0) Un Algeciras más intenso se lleva el Clásico con todo merecimiento