Pablo de Castro. Foto: Manuel Oñate
Pablo de Castro. Foto: Manuel Oñate

TERCREA DIVISIÓN. GRUPO X

(2-1) Un líder brillante y sufrido

(2-1) Un líder brillante y sufrido

El Algeciras suma nueve puntos en una semana. Chico Díaz anota dos goles que parecen cerrar el partido

El líder, ahora con más ventaja sobre los demás, fue brillante, por momentos ,y también supo sufrir cuando pensó que el partido, con ventaja de dos goles, estaba finiquitado. El Utrera demostró que no está arriba por casualidad, pero los de casa volvieron a sacar su piel camaleónica para apretar los dientes y evitar males mayores. Había nueve puntos en juego en una semana y los de Asían, sólidos pero con margen de  mejora, han hecho pleno. Esos son los equipos que, se quiera a o no, al final están arriba. En tantos meses de liga hay que aprovechar las rachas y sobre todo saber adaptarse, como el pasado jueves, a todos los escenarios. En definitiva, el grupo del Chato, cada vez más convencido de lo que hace, suma y sigue.

El primer tiempo del Algeciras mostró las virtudes que adornan a un líder. Seguridad en lo que hace, paciencia, implicación de todos y orden. No creó excesivas ocasiones, sobre todo porque no estuvo acertado en el último pase, pero apenas pasó apuros y siempre tuvo el control del juego. Todo ello ante un rival que sigue apostando por una idea que le confirma como aspirante.

Ganet se mostraba por todo el frente de ataque y Romero apenas tenía trabajo. Mané sacó un par de detalles pero fueron Alberto Gázquez  y Chico Díaz lo que conectaron en el 23. Una magistral asistencia del trianero y un excelso control del coriano permitieron al nueve marcar y dedicárselo, efusivamente, a Ito, que estaba en el banquillo. Hasta el descanso, sin muchos acercamientos al área y con un Utrera intentándolo pero sin poder superar al rival, el partido fue jugándose como quería el líder.

Cerrar el partido

Apenas se había reanudado el juego cuando de nuevo los dos sevillanos conectaron. Alberto, soberbio, dejó a Chico frente al portero del Utrera y Jorge, algecireño cedido por el Betis y que acabó en el hospital por un choque en la última jugada del duelo,  lo derribó claramente. El delantero centro no perdonó desde los 11 metros. El segundo tanto parecía cerrar el partido. A partir de ahí el propio Díaz, y un inspirado Tano, que lo intentó desde el centro del campo, buscaron el tercero. El Algeciras se gustaba y cometió el error de dar por acabado el asunto.

Ya se sabe que el 2-0 es un marcador muy traicionero. La grada se divertía, consultabas los móviles para ver la distancia que ya tenía su equipo sobre los perseguidores y el Utrera, en esas, comenzó a llegar al marco de Romero. En el 62 los visitantes pidieron penalti en un lío en el interior del área y siete más tarde, una jugada espectacular de la delantera rival, con Blanco como protagonista, permitió a Pozo recortar distancias y devolver al partido a los suyos.

Tocaba seguir remando pero este grupo, ya se sabe, es capaz de adaptarse a todo. Aunque en el 75 tuvo que parecer el Gato para repeler un remate de Pozo y uno posterior de Alex, el dominio fue más territorial que real. Sufrió el cuadro de Asián, algo que también sabe hacer. Finalmente, con susto por el golpe ya reseñado, la semana fantástica acabó con los nueve puntos en juego en el casillero local. Que pase el siguiente.

Ficha técnica:

Algeciras C.F: Romero; Máiquez, Pablo de Castro, Berlanga, Siles; Josemi, Tano, Ganet, Chico Díaz (Ito, 66’); Albertito (Ranchero, 78’) y Mané (Chapa, 71’).

CD Utrera: Antonio; Dani, Alex, Cachana, Jorge; Samuel (Israel, 65’), Titi, Blanco, Facundo; Jairo (Domingo, 79’) y Miguel Ángel (Pozo, 55’).

Goles: 1-0  Min.23. Chico Díaz. 2-0 Min.47. Chico Díaz, de penalti. 2-1 Min. 69. Pozo

Árbitro: José María Aranda Delgado (Málaga). Amonestó a Máiquez (20’), Berlanga (70’), Josemi (92’). Por parte visitante Blanco (38’), Jorge (47’), Cachana  (88’), Titi (89’)

Incidencias: Partido correspondiente a la novena jornada de liga en el Grupo X de Tercera División. Estadio Nuevo Mirador. Terreno de juego en irregulares condiciones. Unos 1.800 espectadores.

(2-1) Un líder brillante y sufrido