La plantilla celebra el segundo gol de Karim
La plantilla celebra el segundo gol de Karim

ALGECIRAS C.F. 2 - U.D. LOS BARRIOS 1

(2-1) Romero y el Nuevo Mirador empujan al Algeciras a la fase de ascenso

(2-1) Romero y el Nuevo Mirador empujan al Algeciras a la fase de ascenso

El Algeciras, tras una partido tremendo, estará mañana en el bombo de la fase de ascenso a Segunda B. Forján adelanta a los barreños, Borja empata en el primer tiempo y Karim sentencia, a tres del final. El Gato Romero evita  dos goles ante Alan y el pichichi. Espectacular lección de dos aficiones que siguen hermanadas.

En las sagradas escrituras se dice "dejad que los niños se acerquen a mi". El algecirismo, esa fe que no tiene límites, puede apelar nuevamente a ella para analizar como sus muchachos, con Fajardo a la cabeza, que algún mérito tendrá, ha propiciado que mañana, en Madrid, el bombo de la fase de ascenso cuente con la bola de la Centenaria entidad de La Menacha.

La fe de un vestuario, que estaba solo tras su irregularidad, un portero de otra categoría y una afición, exigente como pocas pero agradecida  como ninguna, llevaron en volandas a los suyos para, en el último suspiro, alcanzar la playa. Todo ello ante un rival, la Unión Deportiva Los Barrios, que merece todos los honores y respetos, aunque se ahogó en la orilla.

En el choque más trascendente de la historia entre rojiblancos y gualdiverdes, la victoria fue para los de casa. Lo fue por fe, por corazón, por Romero, por su afición y porque ya que lo tenían ahí no se iba a escapar. Forján y Alan pudieron matar en la segunda mitad, bien es cierto  que el Algeciras también tuvo sus momentos, pero lo vivido en el Mirador, con mención honorífica para las dos aficiones, quedará como uno de esos días grandes. Más aún si se corona con el retorno a la Segunda B que, ahora, cosas del fútbol, está a seis partidos.

En su estadio, con su gente y con la fe, el Algeciras sigue siendo un rival increíble, incluso para una Unión majestuosa. 'Si Si Si, nos vamos a Madrid", acabó gritando la plantilla a su entrenador, mientras su gente se prepara para esa fase que tanto le agrada y que últimamente está siendo esquiva. Claro que nunca antes había llegado así.

Del partido hay que resaltar que el inicio, con tarjetas para Juanjo y Alan en el primer minuto, ya indicaba que no habría tregua. Los nervios, obviamente, estaban a flor de piel. El primero en avisar fue el equipo de Carlos Ríos. Una pérdida de Ganet dejó a Goma, sólo, ante Romero pero su remate se fue al lateral de la red.

La Unión tiraba de experiencia y también de faltas para detener el juego. El árbitro las pitaba pero no amonestaba. Antonio Sánchez, en el 16, avisó de las intenciones rojiblancas en un duelo sin tregua y con dominio alterno. El primer error llegó en el 18. Tras una serie de rebotes el balón llegó a Sergio que centró, de lujo, y Forján remató a placer en el punto de penalti. El pichichi sacó su fusil y de cabeza ponía en ventaja a los gualdiverdes.

Acusó el golpe el cuadro de Fajardo y también su gente. Una caída dentro del área de Juanjo, muy activo, devolvió al partido a los de casa pero no hallaban la forma de entrar en el área rival. En el 30 un toque de Iván desde la frontal se elevó al cielo, Zamora dudó, el esférico tocó el travesaño, Pablo de Castro no acertó con el escorzo pero sí Borja, siempre atento, para poner el empate y hacer estallar el estadio. Hasta el descanso el dominio fue rojiblanco. Ahora era el vecino el que se dolía del golpe y se pudo ir a la lona antes del intermedio. En el 37 casi marca Antonio Sánchez, enorme su trabajo, y en el 44 una volea de José Carlos, desde la frontal, fue correspondida por una gran intervención de Zamora.

Taquicardia

Lo del segundo tiempo da para un manual de cardiología. Salió mucho mejor el cuadro de Fajardo. A la Unión le pesó, eso parecía, la amplitud del Mirador. Antonio Sánchez, en el 51, tras un buen pase de José Carlos, tuvo el segundo pero remató cruzado.

La veteranía del cuadro barreño se hacía notar para evitar nervios, pero también se dejaba sentir en el físico. El problema, desde el punto de vista algecirista, era esa endiablada pareja Alan-Forjan. El goleador lo tuvo en el 59, pero el Algeciras tiene su Gato. El sevillano hizo el primer milagro, Alan se la encontró pero Pablo de Castro, no se sabe como, la sacó bajo palos. En el 75, otra vez, apareció el héroe algecirista. Fue Alan el que se relamía pensando en el gol que parecía definitivo, pero no había manera de tumbar a Romero.

El final del choque era dramático. Dos equipos fundidos, dos aficiones, capítulo aparte para ambas que siguen hermanadas, sufriendo y animando. Cada balón era el último de la vida y la sensación es que ninguno de los integrantes de ambos tenía mucho más por ofrecer. Solo Cerpa, imponente, sabía lo que correspondía a cada momento.

La grada tiraba de los suyos y la tragedia de que ambos quedasen fuera comenzó a planear sobre la Menacha,. Fue entonces cuando Juanjo centró desde la derecha, tocó Antonio Sánchez y Karim, en boca de gol, la empujó para poner el estadio patas arriba. Después de toda una vuelta, después de palos, decepciones, críticas, muchas más que justificadas, el Algeciras estaba, a tres minutos más los seis de añadido, en puestos de promoción de ascenso. De ahí ya no lo sacó nadie y mañana estará en el bombo. Seis victorias en los siete últimos partidos, cuatro seguidas, un Gato, una fe del vestuario inquebrantable y una afición como ninguna, afrontan ahora una fase de ascenso que se escapó durante muchos meses pero que llegó en el momento justo.

Toda la gloria para la Unión Deportiva Los Barrios. Lástima, pero el mal rato de ahora, no debe empañar el enorme trabajo del club que preside Álvaro Moya. Así se lo reconoció la sabia grada rojiblanca que despidió a los gualdiverdes con una cariñosa, cerrada y merecida ovación.

Ficha técnica:

Algeciras C.F: Romero; Juanjo, Pablo de Castro, Borja, José Carlos; Tote (Pipo, 52’), Cerpa, Iván (Eric, 80’), Antoñito; Ganet (Karim, 69’) y Antonio Sánchez.

U.D. Los Barrios: Zamora; Sergio (Biri, 54’), Alex Vázquez, Bonaque, Hedrera (Gustavo, 80’); Juanma, Almenara, Manzano, Goma (Guti, 62’); Javi Forján y Alan.

Goles: 0-1 Min.18. Javi Forján. 1-1 Min.30. Borja. 2-1. Min.87. Karim

Árbitro: Santizo Álvarez (Sevilla). Amonestó a Juanjo (1’), Cerpa (12’), Pablo de Castro (50’). nPor los visitantes Alan (1’), Manzano (30’), Juanma (36’), Guti (74’)

Incidencias: Partido correspondiente a la última jornada de liga regular en el Grupo X de Tercera División. Estadio Nuevo Mirador. Terreno de juego en perfectas condiciones y unos 4.500 espectadores en las gradas. Presencia numerosa de seguidores de la Unión.

(2-1) Romero y el Nuevo Mirador empujan al Algeciras a la fase de ascenso