Iván volvió a comandar a los suyos en el santuario, seis meses después. Foto: Martín Gil
Iván volvió a comandar a los suyos en el santuario, seis meses después. Foto: Martín Gil

PRETEMPORADA. ALGECIRAS 3 - A.D. CEUTA 1

(3-1) El Algeciras gusta en su estreno en casa

(3-1) El Algeciras gusta en su estreno en casa
El Mirador abre sus puertas seis meses después. Los 800 espectadores cumplen con las normativas Covid y el equipo de Salva deja buenas sensaciones aunque aún queda mucho. Golazo del canterano Serrano.

El marcador del santuario algecirista, poco antes de las ocho de la tarde, se encendió y en él apareció el 1-1 del día del San Fernando en aquella lejana tarde del mes de marzo. En la tribuna, la única grada abierta, mascarillas, niños y asientos con pegatinas que indicaban donde se podía uno sentar. El Covid lo marca todo, o casi todo. 

Pocos partidos de pretemporada han despertado tanta ilusión como el que Algeciras y Ceuta, que se encontraron cuatro días después de verse las caras en el Murube, disputaron en el Nuevo Mirador. La ilusión de la gente algecirista no la para nada. 

Se agotaron las 800 plazas y todos con mascarillas, muchas de ellas rojiblancas o las que el club está vendiendo. Todas valían para ver al equipo de verdad, al que supone más que un simple juego. No había puntos en liza, pero las ganas de aplaudir y arropar a los suyos eran evidentes.

Y en ese escenario el Algeciras de Ballesta, con Guille Vallejo en puerta, Melchor, Benítez, De Castro y Dani Espejo en defensa, Raúl Hernández, Juanma Justo, el capi Iván Turrillo y Álvaro Romero en el centro, el canterano Serrano, vaya golazo marcó, y el killer Edu Ubis, conoce el oficio pero que muy bien, se plantó ante el cuadro caballa.

El conjunto de José Juan Romero, con una plantilla muy justa y lesionados, quiso tocar el balón, pero los de casa querían agradar a su gente y a fe que, sobre todo en la primera parte, lo consiguieron. En el 13 Vallejo demostró reflejos a una falta botada por Melo y en el 19, tras una gran jugada colectiva que culminaron Hernández, otra vez destacado y Dani Espejo, de menos a más, por banda izquierda, permitió a Edu Ubis anotar su segundo tanto. El nueve de toda la vida, el que conoce su profesión y que anuncia lo que, ojalá, sea.

A partir de entonces sólo existió un equipo y fue el de superior categoría. En el 25, el trabajo del cuadro técnico se ve, el meta Guille Vallejo sacó rápido, está ensayado, y el pequeñín Romero fue el más listo para, de cabeza, poner el segundo en el marcador.

Hasta el descanso el Algeciras se gustó y fue mezclando intensidad, toque, presión alta y dejando detalles.

Golazo

Apenas hubo cambios en los once de casa, de nuevo jugaron los tres porteros y Peña encajó el anecdótico primer gol, en el descanso. Serrano, el canterano que tiene desparpajo, marcó el gol de la noche con un zapatazo ante el que nada pudo hacer Isi Jareño.

La última media hora sirvió para ovacionar a Romero, aplaudir a Ubis e ir pensando en lo que se avecina. El Ceuta, muy honrado, no perdió la cara al duelo y aunque pudo encajar alguno más, tuvo atrevimiento y Borja puso el 3-1 final.

El jueves el Córdoba, otra prueba que no tiene más trascendencia, pero el Mirador, que bonito es verte de nuevo con fútbol, tenía ganas y la afición, a la que con poco que se le de ofrece mucho, estaba ansiosa de ver a los suyos. 

El Algeciras de Salva, como se esperaba, apunta a un equipo serio. Con pocas fisuras y en el que la intensidad es clave, todo ello sin olvidar el trabajo táctico y las variables que está ofreciendo, aún con jugadores a los que les falta ritmo. Si alguno se quiere quedar con lo básico y el estereotipo del técnico que vean el segundo gol y el intento, luego, de repetirlo. 

La temporada, atípica, dictará sentencia. Esto no vale para nada, pero lo que se desprende gusta. Ahora toca un rival de la misma categoría y superior presupuesto. Buena piedra de toque para seguir avanzando en este fútbol que nos toca vivir.

(3-1) El Algeciras gusta en su estreno en casa