El Algeciras celebra su  gol. Foto: algecirascf.net
El Algeciras celebra su gol. Foto: algecirascf.net

El Algeciras se queda sin el trofeo de Mancomunidad en un minuto

El Algeciras se queda sin el trofeo de Mancomunidad en un minuto
LA LÍNEA. - El Algeciras C.F. salió derrotado del Municipal de La Línea en la final de la III edición del Trofeo de la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar ante su eterno rival. La Balona, en un minuto, remontó el tanto inicial de Cristo Díaz para dejar la copa en casa. Eso sí lo hizo con polémica ya que el segundo tanto llegó de un más que dudoso penalti que acabó transformando Juampe. Los jugadores de Mere, que fue expulsado, acabaron el duelo bastante indignados con la actuación del árbitro, el gaditano Saéz Vidal.
Antes de todo esto el cuadro de La Menacha fue superior, especialmente en la primera mitad, a su rival. Pudo marcar Joselu al poco de arrancar el juego. Cristo, que dejó muchos detalles, y Manzano dominaban el centro del campo y los algeciristas eran dueños del partido. Llegó el tanto visitante, consecuencia del buen hacer, e incluso pudo encontrar la sentencia, antes del descanso.
Tras la reanudación las cosas se emparejaron y los de Escobar tiraron de orgullo para evitar una derrota ante su parroquia. Esto, unido a su calidad y a que el Algeciras disputaba el segundo partido en 24 horas, propició que el dominio fuese algo más de los propietarios del terreno. Dicho esto, hay que resaltar que  Josemi no tuvo que emplearse en exceso.
Sin embargo, en el último cuarto de hora llegó el minuto maldito para la visita. En el 77 Chico Rubio devolvió la ilusión a los de casa tras definir una buena jugada en el interior del área. Cruzó el balón ante el meta algecirista que nada pudo hacer para evitar las tablas. Casi sin tiempo, un balón centrado desde la derecha llegó al segundo palo y en un forcejeo, de los numerosos que hay en un encuentro de fútbol, acabó con un jugador de casa en el suelo, ante Melchor. El trencilla no lo dudo y decretó pena máxima. El tarifeño la transformó a lo Panenka y comenzó el lío. Poco fútbol, expulsión de Mere e intentos, casi desesperados, de los rojiblancos, que jugaron con la camiseta que representa a la ciudad, por lograr una igualada que no llegó.
Mere se fue satisfecho, como la mayoría de algeciristas, con el gran primer tiempo de los suyos y disconforme con "el formato del torneo", ya que, apuntó "no es normal jugar dos partidos en 24 horas".

El Algeciras se queda sin el trofeo de Mancomunidad en un minuto