Álvaro Quirós ganador del Open de España en 2010.
Álvaro Quirós ganador del Open de España en 2010.

EL OPEN DE ESPAÑA YA SE VIVE EN EL REAL CLUB VALDERRAMA

Álvaro Quirós rompe con Pepín Rivero tras once años de exitosa relación

Álvaro Quirós rompe con Pepín Rivero tras once años de exitosa relación

El jugador de Guadiaro, que ahora no está entre los mejores, recibe los consejos del inglés Brad Malone para volver a la élite del tour

El Real Club de Valderrama ya es un hervidero de cara al Open de España de Golf que arranca el jueves y que en la jornada del miércoles vivirá un Pro-Am que además cambia el formato. Las autoridades, con el alcalde de San Roque, Juan Carlos Ruiz Boix, han comparecido hoy ante los medios de comunicación, Sergio García, clave en la organización, atiende a sponsors y entrena, mientras que Rafa Cabrera Bello sigue recibiendo felicitaciones por su excepcional temporada y su gran semana en el Masters de Augusta.

Pero si hay un jugador que sigue llamando la atención ese es Álvaro Quirós. Juega en casa y se nota. Claro que no está en el campo más idóneo para las características de su juego, ni está en un momento de forma óptimo como él mismo reconoce. Pero nada de eso merma la alegría de estar con los suyos y sobre todo de seguir trabajando para volver, si es que alguna vez se fue.

Quirós, tras hacerse la foto oficial con todos los jugadores españoles y sosteniendo la copa que alzó en Sevilla en 2010, tuvo una interesante charla con la esquiadora María José Rienda. Y es que sigue buscando soluciones a su mal momento que se alarga ya varios años. Ni siquiera su cuarto puesto en Dubai, con Paco Cea ahora de caddie, le consuela. "Voy a seguir peleando cada golpe" y además con su condición atlética siempre presente apunta a "seguir molestando", tal y como siempre dice el Cholo Simeone.

Cuando algo no funciona hay que cambiarlo. Álvaro Quirós se ha machado con su psicóloga, lo ha dejado ya que el problema no es mental, también en el gimnasio, se acabaron, al menos por ahora, las pesas e incluso, quizás lo más doloroso aunque han separado lo personal de lo profesional, ha sido su ruptura con el entrenador que lo llevó a la élite, al puesto 19 del mundo. El maestro Pepín Rivero, que hoy ha acudido a ver a su pupilo dar bolas, ya no aconseja al niño que se ha hecho hombre y pronto será padre. La relación humana sigue pero 11 años de entrenador y jugador han acabado, al menos de momento.

El nuevo consejero de Quirós es un inglés. Se llama Brad Malone y con él se ha puesto a dar bolas toda la tarde, ha discutido y reído en la calle de prácticas. Parece que la ruptura, afortunadamente, no ha sido traumática y todos esperan que sea para que el chico de la enorme pegada vuelva al lugar que por condiciones, talento y sobre todo por lo demostrado, merece.

No parece, ni el momento ni el campo para hacerlo, pero Quirós, con el fervor del público, sigue peleando. Olazábal, siempre su ídolo y consejero casi espiritual, es su referencia.

De momento, para acabar el día ha organizado un partido de fútbol en el campo del Guadiaro entre profesionales y caddies. Mañana jugará el Pro-Am y comparecerá con su amigo Martin Kaymer, un ganador de dos grandes, ex número uno del mundo, amante del jamón y que también anda buscando, desde una posición mejor que su compañero, eso que le llevó a la cima.

Álvaro Quirós rompe con Pepín Rivero tras once años de exitosa relación