AntonionSanchez abrió el canino
AntonionSanchez abrió el canino

FASE DE ASCENSO A SEGUNDA B

(4 - 0) Un Algeciras desatado golea al Socuéllamos

(4 - 0) Un Algeciras desatado golea al Socuéllamos

El Algeciras y el Nuevo Mirador se alían para poner pie y medio en Segunda B tras un partido que quedará en el recuerdo. Espectacular partido de los de Fajardo. Nada de confianzas y aún quedan noventa minutos para que el ascenso sea una realidad

Cumplamos el sueño. Ese fue el tifo con el que la incansable afición algecirista recibió a los suyos en una mañana más especial que ninguna. Domingo de Feria y su equipo jugándose el ascenso a Segunda B. El sueño está muy cerca, no conseguido, pero el 4-0 con el que los rojiblancos despacharon al Socuéllamos, provoca que la ilusión, como se palpó tras el choque en el recinto de Las Colinas, esté por las nubes. También se mantienen la prudencia y la humildad. El resultado es magnífico pero queda un duelo aún por disputar y esto es fútbol.

20190623_160102

El Mirador, ese lugar en el que hay una religión que no entiende de categorías y que es inabarcable, se convirtió en un manicomio desde que arrancó el duelo. El bloque del Socu, inquebrantable en el play-off y con 16 goles recibidos en toda la campaña, era temido. La imponente presencia de Belencoso, todo lo hizo bien el albaceteño pero estaba muy solo, también alertaba de que aquello no iba a ser sencillo.

Sin embargo, Fajardo y sus chicos, sí los mismos que estaban en el fango hace dos meses, han conseguido aunar esfuerzos y devolver la fe a su gente. A la que le exige pero que responde como ninguna. Desde el arranque del choque, otra vez con cambios en el once y mostrando que todos cuentan, el cuadro de casa se fue a morder al rival. Presión alta y ni un momento de respiro. Si el cuadro azul tenía experiencia para no impresionarse por el ambientazo del santuario, también tienen años en sus piernas para que el tapete se les hiciese eterno. A los seis minutos José Carlos, como tantas veces, subió la banda izquierda, la puso en el interior y allí el Killer, Antonio Sánchez, no perdonó. El manicomio estallaba y no sería la única vez.

El gol provocó un escenario desconocido para los de Simón. Aunque intentaban mantener la calma, perdían el balón a veces por la presión del rival y otras por la sensación de estar desbordados. Hubo minutos de tregua, Iván fue amonestado y se perderá la vuelta, pero el capi no reculó, nunca lo hace. Intentó avisar Carlos García pero fue más un caño espectacular sobre José Carlos que otra cosa.

Si algo ha demostrado el Algeciras en este tramo, y ha hecho muchas cosas bien, es saber manejar los tiempos. Otro arreón de los de casa, siempre dominadores, hizo tambalearse al Socu. Belencoso se desesperaba dando voces a sus compañeros que casi pedían el final de aquella tortura, les quedaba lo peor. Ganet, inmenso de nuevo, pudo marcar el segundo pero su remate se marchó ajustado. José Carlos también lo tuvo y el que no perdonó fue Antoñito. Minuto 45, primer córner a favor del Socu, su gran peligro, Iván que la saca del área y Antoñito se marcha sólo ante el capitán García. El lateral recula y recula pero no puede con el canterano que va desbocado a batir a Luis Arellano. 2-0 y a la caseta.

Maravilloso

El segundo acto comenzó con un Mirador entregado, lo estaba desde el inicio, y con un marcador que, en ese momento, era oro puro. Hubo algo de dudas en el primer tramo. El Socuellámos comenzó a rascar, más por impotencia que otra cosa. Y los de casa, sin ser conservadores que nunca lo fueron, tenían la prudencia del que sabía que ahora no encajar era clave. 

Sin embargo, el espíritu de este equipo y la fe que se ha inculcado en una caseta que ha sufrido mucho este año aunque ahora están sacándose la espina y ofreciendo lo mejor, pedía no parar. Se marchó Antonio Sánchez, con una ovación atronadora, para dar entrada al revoltoso Karim, una vuelta de tuerca más. Previamente Cerpa había salido para dar más solidez al centro del campo. Pipo jugó de titular, metió pases y lo intentó todo, hasta que dejó su sitio al onubense.

El Algeciras se desató, aún más, y en el 67, tras un córner botado por Ganet y peindo por Cerpa apareció el más listo de la clase. Iván la tocó lo justo para poner el estadio patas abajo. Ahí el Socu se asomó al abismo. Más aún cuando en el 75, en otra pelota parada tras una internada de Tote, el hombre que siempre sale en la foto buena, Karim, la mandó dentro. Tote tuvo el quinto y el rival tiró de orgullo. Desenfundó a Megías, enorme delantero, y creó algo de peligro. Pero seguro que han notado que faltaba alguien en esta crónica. Acevedo disparó con mucho veneno y entonces apareció Romero para dejar claro que en La Menacha, nadie, en play off, iba a marcarle un gol.

De ahí a la Feria Real, a la locura, a cumplir el sueño que está muy cerca. Calma, humildad y prudencia, bendita locura rojiblanca... no traten de entenderlo, simplemente miren las caras de muchos por la calle.

FICHA TÉCNICA:

ALGECIRAS CLUB DE FÚTBOL (4): Romero; Juanjo, José Carlos, Borja Vicent, Pablo de Castro, Pipo, Tote, Iván Turrillo, Antonio Sánchez, Pablo Ganet, Antoñito.

YUGO SOCUÉLLAMOS (0): Arellano; Zurdo, Toboso, Essomba, Chupi, Jesús García, Belencoso, Kike Domínguez, Ramón, Marc, Carlos García.

ÁRBITRO: Morona del Campo (Colegio Madrileño). Amonestó por parte local a Iván Turrillo, Pablo Ganet, Antonio Sánchez y por parte visitante a Marc, Essomba, Carlos García, Chupi, Parada.

GOLES: 1-0 (m.6, Antonio Sánchez); 2-0 (m.45+2, Antoñito); 3-0 (m.68, Iván); 4-0 (m.76, Karim).

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la ida de la tercera eliminatoria por el ascenso a Segunda B disputado en el Estadio Nuevo Mirador ante más de 6.500 aficionados. Antes del inicio se rindió homenaje a Baby, que hizo el saque de honor, y se guardó un respetuoso minuto de silencio en memoria del agente de Policía Nacional, Rafael del Río Ruiz.5

(4 - 0) Un Algeciras desatado golea al Socuéllamos