La Resaca: Manejar la renta

La Resaca: Manejar la renta

La Resaca: Manejar la renta
ALGECIRAS. - La Resaca llega fiel a su cita en el inicio de una semana importante, que no decisiva, para el Algeciras C.F. El líder, a la tercera, aprovechó los fallos del Gerena en las últimas jornadas para abrir brecha. Seis puntos, a estas alturas, no son definitivos pero dan margen. “Sólo pensamos en preparar bien el partido”, espetó un Mere que se mostró “orgulloso del esfuerzo del equipo en todos las facetas”. Cierto es que lo vivido en el Mirador fue un duelo impropio de Tercera y jalonado por una gran ambiente previo con dos aficiones que, ojalá, repitan el año próximo en Segunda B. El técnico, que no acaba de caer en gracia a muchos pese al temporadón que está realizando, pidió “disculpas” por si alguien se había enfadado con su gesto solicitando ayuda a la tribuna. “Entiendo que todos juntos es más fácil” y rápidamente agradeció el apoyo de la sabia grada algecirista que respondió, perfectamente, “cuando estábamos peor", apuntando que próximamente "vendrán más, estoy convencido”, sentenció el técnico. Los jugadores, sobre todo los de fuera y que han llegado este año, hablaban de unas sensaciones “increíbles”, otros lo definían con más contundencia “vaya si se nota cuando aprieta el estadio, es un orgasmo estar abajo”. Los de casa, los que llevan ese gen –verdad Benítez que de nuevo respondió en una gran cita- saben que lo del domingo no fue más que un pequeño ensayo de lo que está por venir. Empezando por la pacífica invasión de Gerena que ya se prepara por parte de la hinchada rojiblanca. “No te suelo dar la razón en las ruedas de prensa y hoy-por ayer- tampoco”, dijo entre risas Mere para responder al que suscribe sobre el nuevo escenario que, quiera o no él, se ha abierto en el tramo final. Es el Algeciras el que puede manejar los resultados ya que ha sido, de lejos, el más regular durante la larga travesía del campeonato. Camaléonico, sufridor, con calidad, pegada o incluso suerte, que también hace falta, lo cierto es que seis de ventaja a estas alturas y con el Gerena en momento menos brillante, se antoja un buen colchón. Dicho esto habrá que seguir peleando, pero el duelo del domingo es casi definitivo para los mineros y no para los nuestros. Ganar allí sería sentenciar el primer puesto, sin olvidar claro que aún restarían más batallas. Empatar no estaría mal y perder, aunque dolería, no sería un drama. Lo que espera en Gerena es un equipo ante el que hay que ponerse de pie. Un conjunto creado de la nada a imagen y semejanza de su entrenador pero que, curiosamente, está recogiendo tantas alabanzas por su juego como críticas por el comportamiento, especialmente, del autor de la obra. Vaya por delante, para lo que quieran leer sólo con colores, que el mérito es enorme. Competir con el Algeciras y el San Fernando tiene mucho valor. Más aún cuando el club está recién creado, acumula ascensos casi sin parar y se prepara para jugar una promoción de ascenso a Segunda B. Por ese lado, insisto, de sombrerazo. Sin embargo, hay más. Dice la lógica, si es que existe en el fútbol, que los prepotentes deberían ser los que han estado en Segunda A (Algeciras) acaban de descender (los dos citados anteriormente) o jugaron la Copa en Anoeta (como olvidarlo). Sin embargo, Romero, con eso que los modernos llaman filosofía ha dejado frases para recordar y, modestamente, pienso se ha ganado cierta antipatía. Claro que nada importa si como ya dijo hace unos días en las redes sociales ellos, el Gerena, serán campeones de grupo. (Ánimo, Iván)  

La Resaca: Manejar la renta