Serie 1953 completa
Serie 1953 completa

CULTURA

Sellos de Gibraltar: más de un siglo contando historias

Sellos de Gibraltar: más de un siglo contando historias

La Oficina Filatélica de Gibraltar lanza su colección de los sellos emitidos en 2015

GIBRALTAR.- Un sello encierra muchas historias en pocos milímetros cuadrados. Muestra cómo es el lugar en el que se emite, su flora, su fauna, su pasado y sus gentes. Otras veces refleja cómo se han vivido desde ese lugar grandes acontecimientos como una batalla, un aniversario real o la boda de una estrella del pop. Un sello, es, en definitiva, un escaparate de lo que es un pueblo en un momento determinado. La Oficina Filatélica de Gibraltar lo sabe y por eso pone el máximo cuidado en todo el proceso que va desde la selección de los temas hasta el lanzamiento de una nueva emisión. La entidad ha sacado recientemente una serie del 800 aniversario de la Carta Magna, que ha puesto fin a las emisiones de este año, y el estuche con todos los sellos de 2015 ya está disponible.

Sello Gibraltar 1889 Pesetas

Como explica el director de la Oficina Filatélica de Gibraltar, Glendon Martínez, los sellos emitidos cada año incluyen una mezcla de temas locales e internacionales.  El Peñón cuenta con una larga tradición filatélica. Lanzó el primer sello propio en 1886 durante el reinado de la Reina Victoria y ha continuado haciéndolo durante los reinados de los sucesivos monarcas hasta llegar a la actual Reina Isabel II, cuya familia ha protagonizado algunas de las series más populares de los últimos años. El primer sello calpense es un apaño, ya que lleva la palabra Gibraltar sobreimpreso en un sello de Bermuda. Otro ejemplar curioso de aquellos primeros sellos es  el que lleva impreso el busto de la monarca británica, pero está emitido en pesetas, que era la divisa de uso en Gibraltar por aquel entonces.

Del Penny Black a la Reina Isabel II

El sello más significativo de 2015 ha sido el lanzado para conmemorar que la Reina Isabel II se convirtió en la reina británica que más tiempo ha permanecido en el trono. Era la primera vez en la historia de la oficina que Gibraltar emitía un sello valorado en 10 libras y que la leyenda ‘Queen of Gibraltar’, escrita utilizando oro de 22 ct, figuraba impresa en una estampilla. La imagen elegida fue un retrato de la monarca realizado por el fotógrafo Cecil Beaton y perteneciente a la colección del museo Victoria and Albert de Londres.

El diseñador de la Oficina Filatélica, Stephen Perera, reconoce que no fue un trabajo sencillo. “Estuve mucho tiempo buscando la foto perfecta para el sello, dice Perera. “La imagen que escogí finalmente pertenece  a los archivos del museo del famoso fotógrafo y, como también soy fotógrafo, me tocaba el alma usar una foto de Beaton”.

Entre los sellos que también han visto la luz este año, Martínez destaca el del aniversario del ‘Penny Black’, el primer sello británico emitido en 1840; el conmemorativo del 150 aniversario del Servicio Contra incendios de Gibraltar; el correspondiente al 50 aniversario de Winston Churchill; y el que celebra la reciente apertura de la Universidad de Gibraltar. 

Cada sello tiene algo que contar. Así, el ‘Penny Black’ o ‘Penique Negro’, emitido por el Reino Unido el 1 de mayo de 1840, fue el primer sello postal de la historia. Como explica la Oficina Filatélica en su página web, la estampilla fue válida para uso postal desde el 6 de mayo tras la reforma del sistema postal británico en virtud de la cual se hacía pagar al remitente, y no al destinatario como se había hecho hasta entonces, según el peso del envío, y según la distancia. El sello lleva la efigie de la reina Victoria. Para su diseño se convocó un concurso con un premio de 600 libras, al que concurrieron más de 2.000 propuestas. Es tan solo un ejemplo de la amplia variedad de sellos gibraltareños.

“Es muy difícil destacar cuál es el sello más destacado de Gibraltar, ya que cada coleccionista tendrá su propio sello favorito”, comenta Martínez. “Hay muchos coleccionistas de sellos de Gibraltar que adoran el primer sello definitivo emitido durante el reinado de la Reina Isabel II en 1953, mientras que otros elegirían los sellos sobreimpresos de Bermuda de 1886”. No obstante, señala que la gran mayoría quizá se decantaría por el sello del Rey Jorge de cinco libras de 1926. Este sello está catalogado a unas 2.000 libras y es difícil encontrarlo en buenas condiciones. “En aquella época, cinco libras era una cantidad de dinero importante, así que la gente que realmente compraba este sello raramente lo utilizaba para fines postales y, por lo tanto, una copia usada de este sello podría venderse por más de 5.000 libras”, explica.

La Oficina Filatélica de Gibraltar lanza ediciones limitadas de productos filatélicos específicos, como los sobres de primer día de cada uno de los sellos emitidos. El producto estrella, sin embargo, es la colección que se emite todos los sellos que han salido durante el año y que se imprime en materiales de alta calidad. El estuche incluye información sobre los sellos en seis idiomas (inglés, francés, Italiano, español y chino). Los sellos se presentan montados en filoestuches en el interior del Libro Anual.  “La colección del año es una manera extraordinaria de coleccionar todos los sellos de este año de Gibraltar. Se vende al valor nominal de todos los sellos, lo cual oscila entre las 40 y las 50 libras para todo un año, lo cual hace del coleccionismo un pasatiempo asequible”, asegura Martínez.

Los coleccionistas normalmente se decantan por un país o una región específicos, aunque la mayor parte de las ventas de la Oficina Filatélica de Gibraltar se hace a coleccionistas temáticos interesados en ciertos temas como realeza, barcos, aviones, animales y sellos, que son los más populares.

La azarosa vida de un sello

El número de noviembre de The London Philatelist, la revista de la Real Sociedad Filatélica de Londres (The Royal Philatelic Society London) es un buen ejemplo del interés que los sellos gibraltareños suscitan en los foros especializados. La publicación dedica su artículo principal al sello definitivo de Isabel II emitido en 1953 por la Oficina Filatélica de Gibraltar. El reportaje, escrito por Stephen Viñales y Richard García, cuenta en ocho páginas ilustradas la historia de esta estampilla, que comienza el 6 de diciembre de 1946 con una propuesta de Elio Cánovas, el entonces jefe de correos de Gibraltar.

La idea inicial era dedicar la nueva serie definitiva al Rey Jorge VI de Inglaterra. Una vez aceptada la propuesta, el fotógrafo del gobierno gibraltareño, Norman Cunning, recibió el encargo de fotografiar distintos escenarios de Gibraltar bajo el sol para que sirvieran de modelo a las ilustraciones de los sellos. Los jardines de La Alameda, Catalan Bay, The Convent, Rosia Bay y el Peñón desde distintas perspectivas fueron algunos de los lugares elegidos. El lanzamiento de la serie fue fijado para el 1 de octubre de 1952.

Sin embargo, el monarca falleció el 6 de febrero de 1952, por lo que su retrato fue sustituido por el de su sucesora, Isabel II. El diseño mantuvo como fondos de la serie las fotografías de Cunning, pero no todos los problemas estaban resueltos. Como señala el artículo de Viñales y García, el sello de medio penique (1/2d) mostraba el rostro de la joven soberana sobre un mapa de Gibraltar. Los responsables de aprobar la estampilla consideraron que colocar el retrato sobre territorio español podría originar un conflicto diplomático con España, entonces bajo la dictadura de Franco, por lo que optaron por sustituir el mapa de Gibraltar por un dibujo del muelle norte.

Récords, homenajes y otras historias

La oficina incluso cuenta con algún récord en su haber. El sello emitido en 2014 con ocasión del 75 aniversario de la evacuación contiene 2.183 palabras en un espacio de 40x32 milímetros que le valieron el récord mundial del sello con más palabras impresas.  La entidad cumplía así su objetivo de hacer algo extraordinario para honrar a los evacuados de Gibraltar. Las frases en miniatura resumen la historia de los gibraltareños que tuvieron que abandonar el Peñón durante la II Guerra Mundial. Como dice Martínez, la evacuación de Gibraltar “es una de las pocas historias no narradas de la II Guerra Mundial” y que su sello conmemorativo sirve para recordar las dificultades que atravesaron tantos Gibraltareños en esta época del conflicto”. 

El responsable de la hazaña es Perera, que diseña sellos para la Oficina Filatélica de Gibraltar desde 1995. Se estrenó con un sello conmemorativo del centenario de la creación del Comité Olímpico Internacional. Como diseñador, se le presentaba la posibilidad de enfrentarse a otro formato. “Diseñaba de todo, con que, ¿por qué no?”, recuerda. “Me gusta porque aprendes de los temas y abres tu mente; además, la reina aprueba los sellos ya que van a ella en Buckingham Palace y es coleccionista, al igual que su abuelo, el rey Jorge V”.

Perera ha realizado muchos sellos de la familia real. Una de las series a las que le tiene más cariño es la que diseñó en 2007 con ocasión del 10 aniversario del fallecimiento de Diana de Gales. Buscó entre “miles y miles de fotos” de la princesa y las convirtió en blanco y negro, las reencuadró y creó un logo con un corazón dentro del número 0 inspirado en el apelativo de “princesa de corazones”, así como una carpeta especial.

Otro de sus favoritos es sello de homenaje a la FIFA que realizó en 2006. Se trataba de rendir homenaje a la federación creada por Jules Rimet y a los siete países que han ganado el mundial desde su comienzo en 1930. Perera pensó que la alegría y la inocencia de los niños podrían poner cara al espíritu de la FIFA. El niño con la cara pintada de los colores de la bandera de Alemania es Nicholas, el hijo de Perera.

La FIFA, la evacuación, familias reales y el ‘Penny Black’ son solo la punta del iceberg. Arte, aniversarios, navidad, famosos, aviones, deportes, religión, naturaleza…La lista de sellos salidos de Gibraltar es cada vez más extensa y cada imagen tiene algo que contar. Merece la pena coger la lupa y mirarlos de cerca.

Sellos de Gibraltar: más de un siglo contando historias
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad