sexo y salud
sexo y salud

SALUD

Sexo y salud, dos conceptos que van de la mano

Sexo y salud, dos conceptos que van de la mano

El sexo es bueno para la salud, y así lo confirma la mismísima Organización Mundial para la Salud. Sin embargo, el estrés y el escaso tiempo libre están haciendo que cada vez se tienda más a dejar de lado este aspecto de la vida privada.

Reactivar el sexo en la pareja, una asignatura pendiente

La vida en pareja se resiente mucho por el estrés y la rutina. Los madrugones diarios, las responsabilidades familiares, el estrés laboral y personal son solo algunos de los aspectos que acaban por pasar factura a muchas relaciones.

Precisamente es en la cama donde suele empezar a percibirse este tipo de problemas que suelen acabar incluso con las relaciones más sólidas. Las parejas llegan a casa tras un duro día y no tienen ni ánimo ni ganas de tener sexo, pues les puede el cansancio.

Este es el primer paso, según los expertos, que puede provocar que las parejas lleguen a sufrir un distanciamiento entre ellas. Por lo tanto, cuidar la parte sexual es fundamental para que dos personas se mantengan unidas y la calidad de la relación no se resienta.

En este sentido, es recomendable apostar si es necesario por vías que logren reactivar esta chispa. La pornografía puede ser una gran aliada, pues ver videos porno y escenas en las que hay sexo está demostrado que despierta el deseo sexual tanto en hombres como en mujeres.

Los juguetes sexuales también son muy utilizados en el ámbito de la intimidad para lograr estimular la imaginación. Son instrumentos con los que en pareja se puede llegar a disfrutar y dar placer dejando atrás el estrés.

Y es que salir de la monotonía es clave para lograr volver a ver a la pareja con deseo. Esto se debe a que, al introducir elementos nuevos, vemos a nuestra pareja con otros ojos y le despojamos de todos los elementos negativos asociados al estrés del día a día.

Por esta razón se suele recomendar también hacer pequeñas escapadas juntos. Estas deben ir dirigidas sobre todo al descanso: un fin de semana en un spa, una habitación con bañera, o cualquier espacio que se preste a la relajación y a la intimidad. Lo importante sobre todo es romper con la rutina.

También está más que demostrado que mantener relaciones sexuales de manera habitual hace que aumente de forma exponencial el deseo sexual. Esto sucede también al revés: cuando la frecuencia baja, lo hace también de forma directa el deseo sexual.

Tener relaciones sexuales puede reactivar el deseo, ya que permite que el cuerpo comience a producir más hormonas sexuales. De este modo lo recuerda como algo que le gusta y querrá hacer el amor con más frecuencia.

Disfrutar sin pareja: el sexo en soledad

Otro problema al que muchas personas se enfrentan con respecto al sexo es la soledad. No tener pareja impide a veces disfrutar de unas relaciones sexuales que despierten la lívido y hagan tener una buena salud sexual.

Los expertos aquí son muy claros al respecto: hay muchas formas de disfrutar del sexo y no siempre tiene por qué ser en pareja. Los relatos porno, leer historias o cuentos puede ser una fuente de inspiración que lleve a la persona a disfrutar del placer en soledad.

Hay que tener en cuenta que las personas que tienen menos relaciones sexuales tienen mayor riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular. Y es que las relaciones sexuales son una forma de aliviar tensiones y de realizar un ejercicio físico saludable.

Tener relaciones sexuales de forma esporádica también puede ser una manera de disfrutar del sexo y mantener la independencia. Esta opción es cada vez más elegida por muchas personas que no quieren implicarse emocionalmente en una relación, pero sí que quieren disfrutar del sexo.

En estos casos, los especialistas recomiendan hacerlo siempre con protección para evitar contraer ningún tipo de enfermedad. Más allá de este aspecto, practicar sexo es una fuente de bienestar recomendable sea cual sea la situación sentimental.

Asimismo, existe la opción de no tener sexto. No obstante, los sexólogos no recomiendan esta alternativa durante demasiado tiempo, pues aseguran que la falta de relaciones sexuales daña la salud mental y emocional de las personas, ya que causa ansiedad e inseguridad.

Por lo tanto, no hay que descuidar este aspecto de nuestras vidas. Para ello es importante darle el lugar que se merece y aprender a disfrutarlo, pues además de ser agradable, es también una fuente de salud mental y física.

 En fin, el sexo es salud, y no solo a nivel físico, sino también a nivel mental. Por lo tanto, es importante darle la importancia que tiene en nuestra vida, pues saber disfrutarlo nos reportará muchos beneficios a todos los niveles.

Sexo y salud, dos conceptos que van de la mano