Ruiz Miguel vuelve a Las Ventas y cuelga el No Hay Billetes rememorando los 80

Ruiz Miguel vuelve a Las Ventas y cuelga el No Hay Billetes rememorando los 80

Ruiz Miguel vuelve a Las Ventas y cuelga el No Hay Billetes rememorando los 80
MADRID. - Dentro del Ciclo Cine y Documental Taurino que viene organizando el Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid junto a la empresa Taurodelta figuraba la proyección del Documental “Una Década de Toreo en Las Ventas I, de 1981 a 1990” que tuvo lugar el pasado sábado en la sala Bienvenida de dicho coso. La sesión vio como batía el record de asistencia respecto a las sesiones ya celebradas hasta el punto de completar el aforo, quizá porque nadie quería perderse el cartel. Al finalizar el documental, se ofreció una conferencia que tuvo al maestro Francisco Ruiz Miguel, presidente de la Escuela Taurina Comarcal, y al ganadero Victorino Martín García y que presentó y moderó el director gerente del Centro de Asuntos Taurinos Carlos Abella. En la misma versaron sobre la década protagonista del Documental repasando así los hechos más relevantes. El propio Ruiz Miguel fue el matador que más veces abrió tan ansiada Puerta Grande en esos años, haciéndolo en cuatro ocasiones, siempre ante ganaderías denominadas duras, protagonizando dos encerronas en solitario, una de ellas precisamente ante toros de Victorino, y protagonista, junto al propio ganadero, de la que se considera una de las tardes más relevantes de la Tauromaquia, la corrida del siglo. Ninguno de los dos dudó a la hora de destacar éste hecho y la trascendencia que, de cara al futuro, tuvo, además de ser retransmitida en directo y que incluso Televisión Española tuvo que volver a emitir días después. Para el ganadero supuso la culminación de un largo trabajo que cambió definitivamente el rumbo de la ganadería y que, a la postre, fue el ganadero que más reses lidió en esa década. “A mi nunca me ha pesado torear en Las Ventas porque sabía que dándolo todo, estando dispuesto a todo, el esfuerzo valía… año tras año”, así reconocía el maestro que Madrid exige una comunión  perfecta entre torero y público y que el esfuerzo merecía la pena en su carrera, que podría resumirse en media docena de ganaderías duras y que supo, no sólo digerir, sino asumir en su larga trayectoria profesional consiguiendo innumerables triunfos. Diez Puertas Grandes en Madrid, y el respeto de toda su afición lo avalan. Si una cosa está clara, es que el toreo tiene memoria, y la afición también; sin todos estos hechos que en ocasiones escuchamos y vemos a través de documentales, no habríamos llegado al toreo que hoy día podemos ver tarde a tarde. Por tanto, es todo un lujo contar con maestros –toreros y ganaderos- que no dudan en hacernos llegar sus experiencias para que sepamos valorar con más capacidad lo que vemos temporada tras temporada. No se trata de aquello de cualquier tiempo pasado fue mejor… no; pero sí de saber ver la evolución, y que sin una cosa, no habríamos llegado a la otra. Por su parte, el maestro sigue manteniendo viva la llama del toreo inculcando a sus alumnos de la Escuela Comarcal todos sus conocimientos y valores. Pasado, presente y futuro se juntan por un solo hecho, La Tauromaquia.

Ruiz Miguel vuelve a Las Ventas y cuelga el No Hay Billetes rememorando los 80