Opinión

Mere y la memoria del fútbol

Mere y la memoria del fútbol

Si el equipo logra la permanencia, como todos deseamos, habrá sido un acierto el cese, de lo contrario...

Son varios los aficionados que me preguntan, supongo que como al resto de compañeros que nos dedicamos a la información del Algeciras, si el cese de Mere es acertado o no. Pues miren, entiendo que cada uno tendrá su punto de vista, pero al final, triste o afortunadamente, será la pelotita la que decida. Si el equipo logra la permanencia, lo que todos deseamos incluyendo al de El Puerto, habrá sido un acierto y si ocurre lo contrario, esperemos que no, pues ya saben..

Lo que si me apetece comentar, aunque esto es sólo una opinión muy particular y como siempre, escribo con el respeto a algo tan grande como es el algecirismo y a las críticas o desacuerdos, es la situación que ha vivido el ya ex técnico rojiblanco.

Se suele comentar que el fútbol no tiene memoria. A partir de ahora, al menos en nuestro Algeciras, parece que esa frase es matizable. Mere, desde que llegó, ha convivido, para su desgracia, con el pasado más reciente. Primero con el descenso,  todo un trauma, de hace dos temporadas. Esa fue una losa durante  la exitosa campaña de los 100 puntos en Tercera División. Logrado el objetivo, no sin sufrimiento y con críticas, algunas de ellas poco razonadas y otras con cierto fundamento, llegó la Segunda B. 

Una primera vuelta muy por encima de las posibilidades reales del equipo y un tramo, ahora, en el que las sensaciones son malas, aunque ojo, sigue fuera del descenso y dependiendo de sus resultados para lograr la salvación. Pero claro, otra vez el pasado, el no cese de Sanlúcar, en el que parecía haber más consenso aunque ahora es ventajismo puro y duro, ha pesado en una gestora que ha optado por lo habitual en el mundo del fútbol. No es reprochable, y vale lo de es más fácil cargarse a uno que dar la baja a 20.

El miedo es libre y la grada, el entorno, a veces más crítico que la tribuna aunque no vaya al campo, y el fantasma de repetir la experiencia reciente pueden explicar la dura decisión tomada, más aún cuando lo que no sobra es el dinero.

Personalmente, desde el primer día, he tenido un trato con Mere cordial. Es una persona correcta, educada, se ha ido con clase, y que tiene su forma de ser. Para servidor eso es muy plausible, ya que lo fácil, lo hemos visto en otros que han ocupado ese banquillo, es vender motos, hacer aspavientos y no ofrecer nada a los jugadores. Lógicamente, Mere, como todos, tiene sus fallos, a mi hay decisiones que no me han gustado, pero como dijo un día no vivo el día a día del equipo. En cuanto a las quejas de algunos, que no todos, sobre la apariencia de Mere en la banda, recuerdo siempre al eterno José Luis Montes, que nos dijo un día a mi admirado Quino López y a servidor, algo pudimos llegar a él y no era fácil, que él no había venido al club para caer bien o contar chistes. Que venía a trabajar, y vaya si lo hizo. 

Ahora son muchos los que lamentan el cese del técnico que nos devolvió la ilusión, cierto es que muchos lo han defendido aunque no han hecho tanto ruido como los otros, pero hay otra corriente que  se suma a eso que nos gusta tanto en España, hacer del caído un héroe. Con sus defectos, sus virtudes, para mí muchas como entrenador, la realidad, al menos eso me parece,  es que a Mere se le ha juzgado, en demasía, por el pasado reciente. 

Sólo hay que leer entre líneas mensajes de los jugadores,  también en ese grupo como en todos hay más o menos afines, para comprender que ellos saben que tenían un buen entrenador, que les hacía mejores, pero que compiten contra verdaderos buques de guerra a los que, en este apasionante trayecto, han logrado derrocar.

Lo dicho, suerte míster, gracias por estos dos años y sobre todo que te vaya bonito, me consta la pasión que tienes por tu profesión, y las horas que le pones, pero al final, ya lo sabes, manda la pelotita. Quizás ese pasado que te ha condenado pese a que el fútbol no tiene memoria, dicen, sea el que te ponga en el camino de otros éxitos y entonces aquí, algunos, volverán al pasado y dirán "pues oye el Mere ese era bueno" . Fútbol.

PD 1: Esta opinión no tiene nada que ver, absolutamente, con lo que le deseo a alguien al que conozco desde hace años y que ha mamado el Algeciras C.F. como cualquiera de nosotros o más, así que mucha suerte Guti. Por ti, que te lo mereces, y por todos los que vivimos y padecemos esto.

PD 2: Al que insulta desde un club que está de paso en Segunda B, nueve temporadas ya dura el paso, que nació en un barrio en el que yo estudie, soy micaelo y lo llevo a gala, sólo decirle que buenas tardes y que le vaya bonito. El mayor desprecio es no hacer aprecio.