Opinión

La Resaca: Una de dinámicas

La Resaca: Una de dinámicas

El fantasma de hace dos temporada sólo desaparecerá, en parte, con una victoria en Jumilla

Arrancamos nuestro siempre fiable Hyundai para, a bordo de él, intentar poner algo de luz en la situación, mala para que negarlo, que vive nuestro Algeciras C.F. Al lío.

La derrota ante el Mérida, una más, puso sobre la mesa algo que ya es más que evidente. La dinámica del equipo no es buena y la situación comienza a ser preocupante. Más que a nivel clasificatorio, la ventaja sigue siendo favorable aunque cada vez menos, a lo que se entiende en el fútbol por sensaciones, dinámica, otra vez la palabra, y en el caso además de nuestro club por lo ocurrido hace dos temporadas. Mere, que compareció fastidiado como todos pero con ganas de sacar la nave adelante, admitió que ahora habrá muchos comentarios sobre lo parecido, esperamos y deseamos que con final distinto, a lo vivido hace dos campañas. “Lo entiendo, sé lo que nos llega y es cierto que en números puede parecer lo mismo”, pero también considera que está en ellos, no le falta razón, el cambiar ese escenario.

El fantasma, evidentemente, planea sobre el Mirador pero, a diferencia de entonces, hay otras señales que pueden acabar con él. Entramos en el momento de la verdad de la temporada. Los 10 últimos partidos son los que deciden todo y ahí llega el equipo con cierta ventaja, que evidentemente podría ser mayor, pero no es menos cierto que la plantilla, tiren de hemeroteca los fieles y sin ánimo de ponernos ninguna medalla que de esto sólo sabe el balón, ha rendido muy por encima de sus verdaderas posibilidades.

Ahora, con bajas, sin que suene a excusa, y con la “ansiedad”, como apuntó el técnico, la cosa se complica. Si bien, habría que añadir que esta es la situación más real de una plantilla que ha dado muestras, sobrada, de su profesionalidad. Luego está el asunto, recurrente, de la falta de gol. Cierto es que no se puede medir a todos por igual, pero no es normal que entre tres delanteros puros, sólo sumen dos tantos en 27 jornadas.

El Mérida ganó con seriedad y por supuesto por ser superior a los nuestros. Pero es que antes los de rojiblanco ya han ganado a muchos rivales superiores. Ahora, cogidos con alfileres y en mala dinámica, la tarea es aún más compleja si cabe.

A resaltar, lo hizo el propio Mere en su rueda de prensa, el gesto de la gestora. “Agradezco que el presidente y la directiva entrasen al vestuario a dar ánimos a los jugadores”, aseveró el técnico y esa es una muestra de unidad.

No en vano, llegan las 10 últimas fechas, el Algeciras comparece en ellas en mala racha, bastante mala, pero aún conserva un pequeño margen que debe saber manejar. El temido fantasma se ahuyenta, en parte, con una victoria el domingo en Jumilla, un partido que comienza a ser capital puesto que se trata de un rival directo.

Mientras llega seguimos disfrutando de la confortabilidad de nuestro Huynday con el que la reflexión se hace de forma más sosegada y segura.