Opinión

Abandonen la huelga de hambre, por favor

Abandonen la huelga de hambre, por favor

Piensen en sus familias, piensen en las miles de personas que les han dado su apoyo, piensen en su salud, piensen que parte de lo principal de vuestra lucha ya se ha conseguido

No se ni como empezar, pero lo que tengo claro es que al final de este artículo de opinión lo que quiero decirles es que abandonen esta huelga de hambre y se reúnan con sus hijos, sus nietos, sus maridos y mujeres, su gente, esa gente que está sufriendo de verdad todas las consecuencias de esta lucha cargada de razones y de sentencias, y que a buen seguro podrá ser reanudada, de otra forma mas civilizada, después de las fiestas recuperados ya de esta sinrazón.

Miles de personas les han dado su apoyo, han logrado tocar la fibra de la mayor parte de la población, han hecho visible su problemática, y han logrado acaparar la atención de toda la sociedad algecireña hacia un problema, que, si tiene que tener una solución, debe pasar por los tribunales, y no por una huelga de hambre.

No se quien les empujó a esta locura, desconozco y tampoco quiero saberlo, porqué decidieron tomar esta brutal medida y no otra, sobre todo, teniendo carpetas llenas de contratos encadenados, sentencias, escritos, reconocimientos de puestos y categorías…, una batería de razones a su favor, que presentadas ante un Juzgado podrían ser la solución a este grave problema.

Supongo que, al tomar esta decisión, pensaron en sus hijos y nietos, pensaron que llegaría el día en que las familias se reúnen en torno a una mesa en Navidad, en Año Nuevo, y que los Reyes Magos tendrían que llegar a unas casas donde la tristeza presidiría cada rincón. Supongo que eran conscientes del dolor que esta decisión, causaría en sus entornos.

Pero voy a ir mas lejos. Durante estos doce días de huelga de hambre miles de personas se han acercado a daros su apoyo, a hacer visible vuestra problemática, y desde ese día, no hay momento en el que no piensen en vosotros, aunque no lo crean.

Queremos que abandonen, que lo dejen, que se vayan a sus casas y se reúnan con su gente, que disfruten en la medida de lo posible de estas fiestas, háganlo por los mas pequeños, háganlo por las miles de personas que creemos que hay otra forma de lucha, y que si les asiste la razón, la tendrán en forma de sentencia.

Su caso, el de los once, no es muy diferente al que viví en mis propias carnes hace siete años. 20 años tirados a la basura por una convocatoria manipulada para dejar fuera al que les estorbaba en ese momento, pero no me rendí, aunque tampoco me puse en huelga de hambre. Luché de otra manera, hoy sobrevivo sacando adelante mi pequeña empresa, y por eso, porque se lo duro que es verse en el paro de manera injusta, os animo a seguir peleando, pero no sacrificando vuestra salud y a vuestras familias.

Piénsenlo. Mañana puede ser el día en el que, si deciden abandonar, nadie lo tomará como una derrota, sino todo lo contrario. No se lo que pensarán otras personas, pero en mi opinión, tengan o no razón en sus reivindicaciones, han demostrado ser unos valientes dispuestos a darlo todo por lo que consideran de justicia.

En serio, ganen esta batalla y abandonen esta forma de luchar. Los que os apoyan, se lo merecen.