Opinión

El Show Republicano

El Show Republicano

Algunos no van a parar hasta que azules y rojos vuelvan a enfrentarse en las calles como ya hicieron hace casi 100 años

Uno, que vivió los últimos coletazos de la dictadura y que todo lo que sabe de aquella etapa es por los libros de historia y por las vivencias de abuelos, padres y conocidos, asiste atónito a episodios tan lamentables como que un grupo de nostálgicos de la etapa más negra de la Historia de España, monten en cólera porque el Ayuntamiento de Algeciras les obliga a quitar una bandera republicana de un stand de la Feria del Libro.

A estas alturas del artículo, los nostálgicos de esa etapa, sean jóvenes o mayores, ya me habrán puesto la típica etiqueta de fachorro, simplemente por no compartir con ellos su sentimiento de no se sabe bien si es odio, revanchismo o verdadera nostalgia de un tiempo en el que, al parecer, todo era de color de rosa.

Estos personajes se hacen llamar republicanos, se apoderan de una bandera, y nos obligan a los demás a tragar con sus ideas políticas, sin saber siquiera si somos republicanos o no, porque una cosa les tiene que quedar clara a estos sujetos, y es que los republicanos pueden ser de izquierda o de derecha, y tal vez esto último, es lo que no soportan.

No soportan tampoco que se les recuerde que la II República se autoproclamó, se impuso, tras el gesto del Rey de abandonar España para evitar una Guerra Civil, tras unas elecciones municipales en las que la izquierda perdió, pero ganó en municipios importantes y comenzó, como ahora, a imponer sus ideas, símbolos y proclamas.

No soportan que se les recuerde, que la izquierda republicana comenzó una persecución, léase represión, contra monárquicos, curas, monjas y terratenientes, a los que sometieron a todo tipo de ultrajes y asesinatos. No soportan que, en 1933, la derecha ganará las elecciones y la izquierda comenzará a alterar las calles y a ensangrentarlas. Les molesta y mucho, que se le recuerden las famosas frases de Indalecio Prieto, líder del PSOE: “Hágase cargo el proletariado del Poder, y haga de España lo que España merece. Para ello no debe titubear, y si es preciso verter sangre, debe verterla”. O aquella lamentable de Largo Caballero, de UGT: "Si los socialistas son derrotados en las urnas, irán a la violencia, pues antes que el fascismo preferimos la anarquía y el caos".

En serio, ¿es esto lo que añoráis? ¿Es esto lo que queréis para España? ¿La vuelta al 31? Debería daros vergüenza siquiera, rememorar aquella triste, negra, corta y horrible etapa de la Historia. Deberíais saber que ese trapo que os inventasteis, solo representa a comunistas revanchistas autoritarios, pero no a demócratas, y mucho menos a republicanos.

Vuestra única intención es sembrar el odio y la división, agitar el avispero de la violencia, sabedores de que es la única manera de derrocar la Democracia que ahora vive este país al que despreciáis. Y para ello, utilizáis una bandera que separa.

Nadie os impide que la utilicéis en privado, en vuestros actos, pero no en público y menos aún, en actos organizados por entidades amparadas por la actual Constitución Española, esa que tampoco queréis, porque en realidad, no queréis a nadie que no piense como vosotros.

España tiene más de 500 años, y entre la I y la II República, solo suman 9 años y medio, y la segunda desembocó en la Guerra Civil, donde murieron miles de españoles, y que luego dio origen a la no menos vergonzante dictadura, donde también murieron miles de españoles.

¿De verdad que es esto lo que buscáis?

Ojalá el cierre de la caseta de ventas de libros, sea el punto de partida para que cerréis de verdad esa idea disparatada que os ronda la cabeza. Y lo que tenga que venir, que sea por decisión de los españoles, y no de cuatro nostálgicos.