Opinión

A votar con la cabeza y no con las entrañas

A votar con la cabeza y no con las entrañas

Solo hay un culpable, se llama Pedro Sánchez, vetó al partido más votado y lo ha vuelto a vetar para después del 26J. La segunda vuelta está servida

El 26J todos a las urnas de nuevo. Será la quinta vez en dos años que la mayoría de los españoles acudan a ejercer su derecho al voto de manera libre, pero será la primera vez en la historia de España que vayamos a una segunda vuelta en las Generales. Si, han leído bien, una segunda vuelta.

¿Por qué vamos a votar otra vez? Por culpa de Pedro Sánchez, el líder del PSOE que ha pensado solo en sí mismo, y que ha hecho un uso torticero y despreciable del resultado de las urnas el pasado 20D.

Ha sido Pedro Sánchez el que ha vetado al partido ganador de las elecciones y le ha negado el pan y la sal, ante la petición coherente por parte de Mariano Rajoy de realizar un pacto entre las dos fuerzas con el acompañamiento de Ciudadanos, que no hacía falta, pero que conjugaban un acuerdo sólido con los partidos de corte más coherente. Pero no contaban con que el PSOE tenía al frente al peor político que ha dado la historia de este país.

Ha sido Pedro Sánchez el que cerraba un acuerdo con Ciudadanos al que quería que se uniera Podemos, que por otro lado no quería a Ciudadanos. Ha sido Pedro Sánchez el que se presentó a una sesión de investidura sin apoyos, pero que reniega en segunda instancia porque dice que no tiene apoyos. Ha sido Pedro Sánchez el que ha jugado sus bazas de manera paralela dentro de su partido, para mantenerse como candidato en la repetición de las elecciones a pesar de haber sacado el 20D el peor resultado de su historia. También fue Pedro Sánchez el que dijo esa noche electoral que el resultado de su formación era "histórico". Ahí lo clavó.

No contento con esto, Pedro Sánchez ya se ha apresurado a decir que ni ha hablado con el PP, ni lo hará después del 26J, metiendo al partido más votado en el mismo saco que los independentistas y los proetarras. Un sinvergonzonerío de una bajeza incalificable.

Llegados a este punto, es lógico advertir, aunque supongo que todos lo saben, que el 26J no se vota al PP, PSOE, Podemos o Ciudadanos, ni mucho menos. Se vota si queremos que nos gobierne el PP con Ciudadanos, o el PSOE con Podemos o Ciudadanos, que también le vale.

Los números no van a variar mucho. Eso dicen las encuestas, que por otro lado fallan más que una escopeta de feria. Y sería una pena que España, un país que ha salvado el match ball de la ruina económica en el que lo dejo el PSOE, de nuevo se viera abocado a frenar su recuperación por culpa de un tipo al que España y los españoles les ha importado un comino en estos cuatro meses.

El 26J, los españoles deben votar un gobierno de antemano, o arriesgarse a que de nuevo un iluminado juegue con lo que no es suyo, ni ha ganado, ni ha sabido administrar. España se juega mucho el 26J y es el momento de hacerlo con la cabeza y no con las entrañas.