Juan Espadas

Opinión

Que sea la muerte quien tiemble cuando venga a recibirnos.

Sé que algunos, quizás seáis muchos, no lo creeréis, pero en la vida recibimos señales para que nadie desista de sus sueños, se trata desde luego, que seamos capaces de ver o sentir esas señales, porque no nos las sirven en bandejas.