El gobierno de Irán pretende construir una refinería en España y baraja Algeciras como sede

LEVANTAMIENTO DEL EMBARGO A IRÁN

El gobierno de Irán pretende construir una refinería en España y baraja Algeciras como sede

El gobierno de Irán pretende construir una refinería en España y baraja Algeciras como sede

El nuevo rumbo del gobierno de Teherán podría propiciar la culminación de un proyecto que aun se encuentra en sus primeras fases 

BRUSELAS. - Aunque las intenciones de construir una nueva refinería en la zona no son algo nuevo, ha sorprendido esta mañana las declaraciones del ministro de Asuntos Exteriores, Jose Manuel García Margallo, quien ha afirmado hoy que «se está contemplando la posibilidad de que Irán establezca una refinería en España y, en concreto, en Algeciras, lo cual daría la posibilidad de crear empleo en el Campo de Gibraltar, que es una prioridad del Gobierno», según unas declaraciones recogidas por RNE.

Según los pocos datos que aun hay sobre un proyecto al que también aspiran Tenerife o Castellón, el proyecto, sería financiado al 50% entre la Compañía Nacional Iraní de Refinado y Distribución y socios españoles (empresas y fondos de inversión), y  tendría un presupuesto superior a los 3.000 millones de euros. Su financiación no sería un problema, como sí lo sería su localización. De hecho, este es el principal obstáculo.

Con este anuncio Algeciras se sitúa como candidata número uno, aunque se habían barajado también otras ubicaciones. Otra solución sería construir la nueva planta en el mismo lugar donde está ahora alguna de las más antiguas, lo que ahorraría trámites y autorizaciones. En este sentido, y dado que su ubicación debería estar en la costa mediterránea, la principal candidata es la refinería de BP (British Petroleum) en Castellón. La segunda hipotética localización de la refinería iraní podría ser Tenerife, donde está la planta de Cepsa, que es la más antigua de España (1930) y que lleva parada desde julio de 2013 por problemas medioambientales con el Gobierno canario. Ahora la opción más probable es la Gibraltar-San Roque, donde también está Cepsa, con una de las refinerías de mayor capacidad de España y a la que pueden acceder petroleros de gran capacidad.

El levantamiento de las sanciones económicas a Irán va a reactivar el sector petrolero en ese país, que produce 2,8 millones de barriles diarios, lo que le convierte en el tercer mayor productor de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo). A corto plazo, Irán podrá elevar su producción en unos 300.000 barriles/día, cifra que se disparará a un millón de barriles a medio plazo.

Por ese motivo, y ante la inestabilidad geopolítica del país y de la región, el régimen iraní quiere asegurar su fructífero negocio petrolero y para ello pretende construir varias refinerías lejos de sus fronteras. Una de ellas estaría en España, según declaró Abás Kazemi. A cambio, el Gobierno iraní facilitaría la vuelta a aquel país de empresas españolas.

Cabe recordar que Irán suspendió las exportaciones de crudo a España en enero de 2012 por las sanciones de la Unión Europea al sector petrolero iraní por el conflicto del programa nuclear. Hasta entonces, de aquel país procedía el 15% de todo el petróleo que llegaba a España y su destino eran fundamentalmente las refinerías de Repsol y de Cepsa. Pero no sólo serían estas compañías las beneficiadas, sino otras empresas españolas de bienes de equipo, como Técnicas Reunidas y Fluor (Sacyr), que aspiran a participar en la modernización de la obsoleta industria petrolera iraní.

En cualquier caso, el desembarco de empresas españolas en aquel país se producirá en pocos meses, mientras que Irán tardaría varios años en construir una refinería en la península, donde ya existen nueve (cinco de Repsol, tres de Cepsa y una de BP).

El gobierno de Irán pretende construir una refinería en España y baraja Algeciras como sede