De como Susana Díaz se ríe de nosotros

De como Susana Díaz se ríe de nosotros
La Presidenta se va a Bruselas y habla de que la Algeciras-Bobadilla es fundamental. La Consejera de Fomento, Elena Cortés(IU) monta una plataforma en este sentido. Todo esto está muy bien, si no fuera porque se callan y no nos dicen que la Junta de Andalucía se ha topado con una negativa del Ministerio de Fomento para tapar su propio agujero en la alta velocidad: 280 millones de un tramo de AVE regional, que ya no puede pagar. La Junta carece de liquidez para acabar un proyecto inviable de 1.337 millones El Gobierno autonómico andaluz trata de encontrar desde 2011 en la Administración central una solución a las obras del AVE Sevilla-Antequera (Málaga). Los 129 kilómetros de doble vía electrificada para viajar a más de 250 km/h son un proyecto en curso que forma parte de otro mayor denominado Eje Ferroviario Transversal de Andalucía. El presupuesto total es superior a 1.337 millones de euros con el objetivo de unir con alta velocidad Huelva Sevilla, Málaga y Almería. Y, como digo, es un proyecto de la Junta de Andalucía. Nosotros no entramos para nada. La propia Cámara de Cuentas de Andalucía publicó hace un año que este proyecto había que suspenderlo hasta el 2016 en un informe donde fiscalizaba la política de infraestructuras de la Junta. El  dinero que ha gastado ya la Junta sólo ha valido para construir la plataforma (sin superestructura -vías y catenaria- ni señalización) en el tramo Marchena-Antequera. El problema es que la suspensión de un proyecto que no tiene visos de ponerse alguna vez en marcha tiene consecuencias. El BEI adelantará la devolución del crédito si el tren no se pone en servicio. Con 180 millones de euros financiados por el Banco Europeo de Inversiones (BEI), la comunidad presidida por Susana Díaz debe acabar la obra y ponerla en servicio o quedarse con una infraestructura fantasma. Los créditos del BEI se conceden a plazos de hasta 40 años. Pero si no hay puesta en servicio debe anticiparse la devolución del crédito. Ahora tanto Susana Díaz como Elena Cortés pretenden largar el tema al Ministerio de Fomento cuando ya el Ministerio de Fomento carga desde 2011 con la ejecución de otro proyecto faraónico vinculado al AVE en Andalucía, el denominado anillo ferroviario de Antequera. Promovido por la ex ministra de Fomento, la malagueña Magdalena Álvarez, es una infraestructura de más de 50 kilómetros destinada a ser el mayor campo de pruebas mundial de la alta velocidad. Con un presupuesto de 366 millones de euros, un tercio de la financiación debería corresponder a operadores privados. Pero el concurso de Fomento pidiendo propuestas ha quedado desierto y ahora debe ser licitado de nuevo. Adif indicó ayer que si el sector privado no lo ve viable, el proyecto no se acometerá. Aun así, Díaz ha propuesto a Fomento aprovechar los 70 kilómetros de obra andaluza para instalar allí el banco de pruebas ferroviario. De esa manera, nuestra querida Presidenta pretende que la Administración central cubra los 280 millones de euros que Andalucía se ha dejado en el proyecto fallido de AVE regional entre fondos propios y financiación del BEI, donde Magdalena Álvarez es vicepresidenta. Estas son las jugadas de quienes se han convertido en los abanderados de la lucha contra el Gobierno central para la construcción del eje ferroviario Algeciras-Bobadilla, los mismos que se han gastado 280 millones de euros y que se encuentran, ahora, con una infraestructura fantasma y aquí no se han gastado un solo euro. Los mismos que, ahora, le están llorando al Gobierno Central para que les eche un cable. Pero, claro, eso no nos lo cuentan cunado vienen por esta comarca. ¡Qué no vengan por aquí para hablarnos de infraestructuras!!!

De como Susana Díaz se ríe de nosotros
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad