20210825_205338
Rafael Buendía

TENTADERO QUE SE CELEBRÓ EN EL CORREDERO DE LA FINCA "EL CARRASCAL"

Pura genética de Santa Coloma

Pura genética de Santa Coloma
Los nuevos novillos de Santa Coloma han mostrado una media muy positiva para la ganaderia

A pesar de todo lo último ocurrido en el mundo del toro, los ganaderos siguen con la intención de preservar la raza del toro de lidia, con un futuro cada día más incierto y  avasallamiento  continuo de los detractores de la fiesta.

Rafael Buendía, ganadero de la famosa Santa Coloma, sigue con su intención de preservar la raza que tanto caracteriza a su familia. En los pasados días, celebró en la finca de “El Carrascal”, propiedad de los Domecq,  el tradicional corredero de sus novillos para analizar la bravura de su selección. Tanto los garrochistas, aficionados y ganadero comprobaron el gran nivel que los veinticinco novillos expuestos.

Montado en la montura de su caballo, Rafael apuntaba cada detalle del camino, voltereta, arranque, galope y reacciones de su selección; una media aceptable que arrancaba la sonrisa al ganadero saboreando las mieles de un trabajo bien hecho.

En cada papeleta, el nombre de sus novillos tiene cada detalle de cada momento, tanto si la collera se pasa de garrocha, como la embestida a los caballos que acompañan, un minucioso trabajo de años.

Don Álvaro Domecq, como testigo de lujo, disfrutaba de los arranques de los Coloma a la llamada del picador, la chavalería y la juventud que toma el testigo de las tareas camperas saliendo al quite  de las reacciones  de algunos de los novillos y los pequeñines veían con expectación como unos treinta jinetes galopaban juntos por la dehesa de la finca.

Un cuadro de genética pura, de pasión desmedida por preservar a todo lo que conlleva el mundo del toro, familias, trabajadores y aficionados.

La solución está en la transmisión del significado de la ganadería en la preservación de la raza y el medio ecológico, del trabajo, del arte y la técnica, al aficionado. Transmitir que no sólo es la corrida de toros, culmen y resultado de labores y trabajos, ganaderos trabajadores… cuando  se entienda todo lo que supone un toro en la plaza, todo lo que hay antes y detrás, se podrá empezar a creer en este patrimonio cultural y ecológico y en lo que significa su pérdida por culpa de la interesada intransigencia ideológica.

Pura genética de Santa Coloma
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad