El once inicial,con muchos cambios, que arrancó el duelo en Las Cabezas.
El once inicial,con muchos cambios, que arrancó el duelo en Las Cabezas.

CABECENSE - ALGECIRAS

(0-1) Benítez, en el último suspiro, mantiene el sueño

(0-1) Benítez, en el último suspiro, mantiene el sueño

Los rojiblancos se ponen a cuatro puntos de la promoción tras un mal partido. Un tanto en el último minuto, a balón parado, otorga una victoria crucial. Fajardo cambió el sistema pero el equipo no mejora y apenas controla el duelo.

El  fútbol, vaya esto para los que gustan de comentar filosofías y demás historias, sólo entiende de victorias. El Algeciras necesitaba ganar al Cabecense para situarse a cuatro puntos de los puestos de promoción de ascenso y lo hizo. Eso es al final lo que vale.

Escrito esto, no debería obviar el algecirismo y especialmente su entrenador y el vestuario, que el partido disputado por los rojiblancos en el Carlos Marchena fue bastante malo, especialmente en una segunda parte en la que se notó el pánico a no conseguir el triunfo. Un cabezazo de Álvaro Benítez, un canterano que regresó a casa hace unas semanas, en el minuto 90 valió tres puntos de esos que, si hay consecución del objetivo, se recordarán. En cualquier caso, Emilio Fajardo, pese a los cambios y a los refuerzos, parece que no da con la tecla, aunque los números, seis partidos sin perder, y la suerte visto lo visto, parecen estar con él.

El entrenador varió el sistema y abandonó los tres centrales para poner en liza un clásico 1-4-4-2. Los dos laterales habituales junto a Benítez y De Castro, a los que acompañó por delante Cerpa, que se estrenó al igual que Gámiz. Junto al de Loja, comparecieron Ganet, Iván, y los dos delanteros de color Samé y Karim. Esto provocó algún desequilibrio, aunque también permitió ver detalles de mucha calidad de Gámiz y el poderío habitual de Ganet. 

Sin embargo, pese a la delicada situación clasificatoria del Cense y la necesidad, imperiosa, de victoria visitante, el Algeciras no dominó el partido en el primer acto. De hecho, el primer aviso, a los cuatro minutos, fue de Pepelu, el ex rojiblanco, que remató de cabeza un buen centro de Alvi. El lateral fue el más profundo de los suyos. Romero apareció y lo hizo, otra vez, en el 19 para evitar el gol de Burrita. El siempre inquieto delantero sevillano aprovechó varios rebotes para rematar a bocajarro y provocar el paradón del Gato.

Las dos de los visitantes fueron para el activo Gámiz,en una buena arrancada de Samé y Ganet, pero sobre todo la tuvo el capitán Iván Turrillo en el 27. Un gran centro del ex jugador de Gibraltar acabó con un certero cabezazo del canterano al que respondió su tocayo con una excelente intervención.

El resto fue una lucha de poder a poder con más calidad para los del Mirador, aunque no estaban cómodos y por tanto no imponían su teórica superioridad. Las tablas, al intermedio, indicaban lo que había sido el choque, hasta ese instante.

Impotencia, nervios y gol

El Algeciras salió decidido, al menos eso parecía, a imponer la superioridad. Fue un espejismo.Samé en el 48, en un remate flojo, y Pipo, nada más entrar en el 55, probaron a Iván. A partir ahí, la nada.

El Cense, muy cansado, seguía manteniendo el tipo, la intensidad y las marcas pero les costaba un mundo llegar hasta el marco de Romero. Claro que las pérdidas de balón de su rival le ayudaban. El partido iba pasando y aunque Fajardo metía cambios, volvió Antonio Sánchez y también tuvo minutos Antoñito, los nervios, la impotencia y la sensación de que aquello se escapa iban maniatando al cuadro algeireño.

Pudo ser peor ya que en una de las pocas llegadas del cuadro local, que no pasaba apuros, Ilias, que lo había intentado en el 64, pudo marcar tras un córner de Burrita. El balón salió ajustado al palo cuando apenas restaban seis minutos.

Fue entonces, otra vez al límite, cuando los de Fajardo tiraron de orgullo y al menos jugaban cerca del marco de Iván, aunque no había peligro real. Un disparo de Ganet, alto, algún centro y poco más. Entonces llegó el minuto 90 y Francisco, que llevaba poco tiempo en el campo, hizo falta a Pipo y fue expulsado por doble amarilla. El canario sacó su guante y Benítez remató con el alma para llevar la alegría a un banquillo y una afición que respiró aliviada.

La victoria era un hecho, el como deja mucho que desear. El potencial del equipo, ahora, permite victorias de está índole pero ante otros rivales, habrá que hacer más cosas. Claro que en el fútbol hay momentos y quizás, sólo quizás, el del Algeciras llegó una fría noche de lunes en Las Cabezas. La promoción está más cerca que hace unas semanas.

Ficha técnica:

CD Cabecense: Iván; Alvi, Bucarat, Javi Salas, Galán; Schuster, Morad (Francisco, 61'), Ilías, Pepelu;Burra y Juanan

Algeciras C.F: Romero; Juanjo, Benítez, De Castro, José Carlos; Cerpa, Gamiz (Pipo, 55'), Iván (Antoñito, 72'), Ganet; Karim y Samé (Antonio Sánchez, 64')

Gol: 0-1.Min.90 Álvaro Benítez.

Árbitro: Valero Barrales. (Granada). Amonestó a Bucarat (41'), y en ocasiones a Francisco (85', 90') por lo que fue expulsado, . Por parte visitante: Iván (32'), Juanjo (58'), Samé (60'), Antonio Sánchez (79'),Cerpa (93')

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 28 de liga en el Grupo X de Tercera División. Complejo deportivo Carlos Marchena, Las Cabezas de San Juan. Unos 400 espectadores, entre ellos algunos llegados desde Algeciras. Antes del inicio del juego se guardó un emotivo minuto de silencio por las víctimas del accidente ocurrido la pasada semana en el municipio. Iván, capitán rojiblanco, entregó un ramo de flores a la entidad local en señal de luto y respeto.

(0-1) Benítez, en el último suspiro, mantiene el sueño