Yelko Pino, que pudo marcar al inicio, demostró detalles de calidad.
Yelko Pino, que pudo marcar al inicio, demostró detalles de calidad.

AMISTOSO. ALGECIRAS C.F. 1 - CÓRDOBA C.F. 4

(1-4) Los errores también se penalizan en pretemporada

(1-4) Los errores también se penalizan en pretemporada
El Algeciras de Ballesta recibe un duro correctivo del potente Córdoba. La falta de concentración, la calidad del rival y la acumulación de partidos, propician la primera derrota. El sábado llega el Melilla y seguirán las probaturas.

El Nuevo Mirador sigue saciando su sed de fútbol. Un amistoso ante el Córdoba siempre tiene su atractivo. Más aún cuando se conoce el faraónico proyecto de los califales, se apunta a ocho millones de euros de presupuesto, y con las buenas sensaciones de los algeciristas tras dos partidos que, ojo, no sirven para nada.

El choque ante el cuadro de Sabas, que se ausentó por compromisos en Bahrein, que para eso pagan, demostró no sólo la enorme calidad de los blanquiverdes, sino que la falta de concentración, aunque sea en un amistoso, penaliza cuando enfrente hay un rival de quilates.

Ballesta apostó, parece claro ya, por Guille Vallejo, en la puerta y repitieron muchos de los que disputaron el duelo ante el Ceuta. Dos puntas; Mendes y Ubis, otro gol del tanque, con Yelko, Justo e Iván intentando contener la calidad del rival.

Arrancó muy bien el equipo local que pudo marcar por medio de Mendes y en un buen disparo de Yelko Pino. Fue un espejismo. El ilustre Piovaccari, en el 12, ya demostró que la zaga, con Robin de inicio, no estaba fina. Una serie de rebotes acabó con un despejo de Vallejo que el central introdujo en su propia portería. El empate llegó tras una buena acción de Raúl Hernández y Mendes que, otra vez, Ubis mandó a la cazuela. Ya van tres en otros tantos duelos.

Sin embargo, Miguel de las Cuevas, que mostró su talento y calidad, marcó un golazo en el que Melchor pudo hacer algo más y seguidamente, Piovaccari, con un pase medido del ex del Atlético de Madrid y con poca oposición defensiva, anotó el tercero. En apenas dos minutos el conjunto cordobesista mostró que tiene mucho potencial y su rival que no estaba metido.

Mejor

El segundo acto, antes del habitual carussel de cambios dejó un Algeciras más plantado e intenso. Mendes mereció marcar, pero el choque ya estaba decidido. Apareció el cansancio típico de esta atípica pretemporada y sólo el tanto de Julio, para redondear el 1-4, además del desparpajo del local Serrano, quiere tirar la puerta, merecieron comentario.

No pasa nada, mañana llega el Melilla, otro rival de Segunda B y tercer partido en una semana.

(1-4) Los errores también se penalizan en pretemporada