12027728_910398102351345_1204762194411806362_n
Un lance del encuentro. Foto: Martín Gil

El perdón y la categoría

El perdón y la categoría
ALGECIRAS. - La Resaca llega hoy fiel a su cita, gracias por el seguimiento, para analizar un partido que el Algeciras perdió y que deja muchas lecturas. Vaya por delante que aquí lo importante son los puntos y que en este rincón, lo saben los fieles,  no presumimos de nada pero no nos gusta dar vueltas a las cosas. Y es que el equipo tenía al menos un punto, que mereció de sobra,  en el saco, pero se vino con la habitual cara de tonto del que recibe un mazazo en la última jugada. Al lío. Los rojiblancos –vestidos de verde- demostraron muchas y buenas cosas en Sevilla, pero no fue suficiente para acabar con la mala racha lejos de casa, aunque eso sí, nada que ver con lo visto en Lepe o Carranza.  El primer aspecto que se pudo apreciar es que la victoria del domingo anterior hizo afrontar el choque con más soltura. Se jugaba por premio y ante un equipo que dejaba hacer pero que mordía arriba y con la calidad, habitual, de los filiales. La calurosa mañana tuvo dos momentos claves, aunque a toro pasado siempre es más fácil de aseverar esto. El primero fue el penalti, sin discusión, que llegó cuando Santi Luque, enorme su partido, había adelantado a los suyos y se esperaba el descanso para encarar el segundo acto en ventaja. No fue posible. Sin embargo, de nuevo los de verde reaccionaron, muestra de orgullo y capacidad, para seguir remando en busca de la victoria. “El equipo  ha hecho demasiadas cosas bien como para perder”, espetó Mere en sala de prensa y ciertamente tenía mucha razón.  “El día del Cartagena me hubieses preguntado esto y te habría dicho lo contrario”, sentención Diego Martínez, entrenador del Sevilla Atlético, cuando se le cuestionó por el factor suerte, siempre presente en el fútbol, que sonrió a su equipo. “El Algeciras ha jugado muy bien y Santi Luque ha desbordado a Carmona en varias ocasiones pero ha sido mérito suyo”. Martínez, entre líneas, vino a decir que se daba más que por satisfecho con el punto tras un segundo tiempo en el que sólo tuvo control en la parte final. De hecho, en la primera, más abierta, también hubo opciones más claras de su rival. Por seguir con lo positivo, resaltar que los Javi Medina, Cristo Díaz, a más, Iván, salvo en el penalti que tampoco hay que culparle ya que la jugada fue muy rápida, y como no Melchor y Santi Luque, demostraron que pueden poner en aprietos a cualquiera, aunque insistimos no sobra nada.  Por cierto, para las críticas a los cambios, lícitas todas pero con la intención de aportar datos, resaltar que Luque, desde el primera parte, ya tenía molestias en el cuello. No olvidar tampoco que la defensa está, el sistema no sólo los de la zga, creciendo. “Lo han hecho mejor que en partidos anteriores” explicó Martínez que esperaba al Algeciras del inicio de liga. Los centrales van ganando en seguridad y Alvar es clave por experiencia como Máiquez que, en principio, debe ir a más. El problema parece ser el gol. Joselu, que lo da todo cuando entra, intenta aprovechar sus opciones, pero al que hay que pedirle algo más es a Adrián Gallardo. “Estoy contento con los dos y no veo a Gallardo con ansiedad”, sentenció Mere cuando se le cuestionó por la poca puntería del jugador llegado de Filipinas. En la parte negativa, sólo hay que remitirse a lo comentado anteriormente si usted, querido lector, ha llegado hasta aquí. Y es que con todo lo que hemos relatado, en el aspecto que permite pensar en que es posible,  no se puede perder un partido, al menos se debe sumar un empate que habría sido muy bueno. Entonces la imagen, excelente, vendría acompañada de rédito en la tabla. Y es que en Segunda B los detalles y las ocasiones deciden partidos cerrados o igualados. Además, cuando eres superior, en tramos, hay que plasmarlo en el marcador. De lo contrario aparece un Carlos Fernández y te deja compuesto y sin nada. El tropiezo, en cualquier caso, se puede subsanar con una victoria el domingo. Esa es la diferencia, el factor Mirador y sobre todo el ver que el equipo de Mere, cuando no está atenazado, muestra muchas y buenas cosas. No olviden, sin excusas, que el grupo es durísimo y sino miren la tabla y verán que el próximo rival, por ejemplo, el Almería B, viene de vencer al hasta ahora intratable Granada B. Esto es otra cosa, pero de momento los nuestros van cumpliendo, aunque a algunos hay que pedirle algo más. El domingo no queda otra que ganar, sobre todo para ir a Mérida, de momento líder,  sin agobios.

El perdón y la categoría
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad