lanzamiento del satelite
lanzamiento del satelite

La Línea ya está en la órbita de la cuarta revolución industrial tras el lanzamiento de seis picosatélites

La Línea ya está en la órbita de la cuarta revolución industrial tras el lanzamiento de seis picosatélites
Cuando a las 16.30 de este jueves desde Cabo Cañaveral (EEUU) ha despegado un cohete de la firma aeroespacial del estadounidense Elon Mask, SpaceX, La Línea de La Concepción ha dado un paso de gigante para entrar en la órbita de la cuarta revolución industrial.
En ese cohete viajan los seis primeros picosatélites -satélites del tamaño de un móvil- de la constelación que FOSSA Systems, fundada por el linense Julián Fernández, de 18 años, cuya intención con este lanzamiento al espacio es facilitar la concectividad IoT (el internet de las cosas) en el mundo.

Julián Fernández, que sorprendió al mundo al lanzar al espacio con solo 16 años el primer nanosatélite español -una pieza de 5x5 centímetros- se ha aliado en este proyecto con otro linense, el empresario Carlos Moreira, consejero delegado de WISekey, una empresa de ciberseguridad que cotiza en bolsa.

Además de involucrarse en la financiación de FOSSA Systems, dos de los seis picosatélites que la compañía de su conciudadano ha lanzado hoy al espacio desde Cabo Cañaveral trabajarán al servicio WISekey. Los otros cuatro son de Fossa o de otros clientes, según han indicado a EFE fuentes de la compañía.

Y ambos se han aliado para intentar cambiar el rumbo de su municipio natal, habituado a salir en los medios de comunicación por sus históricos problemas con el narcotráfico o sus altos índices de desempleo.

Se han propuesto hacer que La Línea N salga de esa órbita y despegue hacia la cuarta revolución y, por ello, han instalado en la azotea del Ayuntamiento una antena, a la que estos picosatélites remitirán encriptada la información que obtengan.

A finales de diciembre concluyó la instalación de esta estación de tierra, que cuenta con un rotor de desplazamiento que le permite obtener un mayor rendimiento en las comunicaciones y un alto control sobre los satélites desplegados, además de disponer de dos bandas de frecuencias distintas que permitirán comunicaciones a alta velocidad con constelaciones de todo tipo.

Para el alcalde de la localidad, Juan Franco, la ubicación de esta estación en el municipio supone “un primer paso para convertir a la ciudad en el Centro de Excelencia de la Cuarta Revolución Industrial" y una muestra de la apuesta de estas dos empresas líderes en el sector por el desarrollo tecnológico de La Línea.

"Esperamos que estos primeros pasos acaben convirtiéndose en el futuro para la ciudad y en una vía para que se creen puestos de trabajo, que en definitiva es lo que todos queremos", ha añadido.

Toda la información que recaben los seis picosatélites enviados hoy al espacio y que darán 15 vueltas a la Tierra cada día, y los que enviarán en el futuro, porque FOSSA prevé tener operativa una constelación de 80 en 2023, llegará encriptada a esta antena.

Desde allí se remitirá a las sedes en las que se desencriptará, para remitir después los datos obtenidos a las empresas que contraten sus servicios, que pueden ir desde la agricultura o la ganadería al mundo de la autentificación NFT, toda una gama que se amplia cada día, a medida que se extiende en el mundo el IoT y la Inteligencia Artificial.

Esta antena es también un primer paso para la constitución del Centro de Excelencia LLG4ir.com, una institución para la que Carlos Moreira y Julián Fernández se han unido con el Ayuntamiento de La Línea y la vecina Gibraltar, para llevar a este rincón del planeta la cuarta revolución industrial.

Y para demostrar que sus intenciones no tienen límites, el pasado mes de octubre difundieron su alianza a través de los paneles digitales de la fachada del Nasdaq, el índice bursátil tecnológico de Nueva York, con imágenes de los promotores linenses de la compañía y de Juan Franco y el ministro principal de Gibraltar Fabian Picardo, dándose la mano.

Así que desde hoy, tras el despegue del cohete desde Cabo Cañaveral, la ciudad de La Línea de la Concepción puede mirar al cielo con un poco más de esperanza en el futuro.

La Línea ya está en la órbita de la cuarta revolución industrial tras el lanzamiento de seis picosatélites
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad