protesta en palmones
protesta en palmones

Vecinos de Palmones se echan a la calle para decir "basta ya" al contrabando y el narcotráfico

Vecinos de Palmones se echan a la calle para decir "basta ya" al contrabando y el narcotráfico
Más de un centenar de vecinos de la aldea de Palmones se han concentrado esta tarde para hacer público un mensaje de rechazo y hartazgo ante las circunstancias que vienen viviendo en los últimos meses en torno al contrabando de tabaco y el narcotráfico en la zona.

El detonante de la protesta ha sido la agresión sufrida hace dos semanas por un guardia civil que se encontraba fuera de servicio. Sus agresores, ante la intervención policial, huyeron entrando en el domicilio de una vecina, lo que provocó una gran alarma en la comunidad.

"Estando sola con su niño pequeño en casa. Cuando oyó la puerta, creía que era su marido que venía del trabajo y, sin embargo, eran personas encapuchadas", explica Manuel Ramírez, presidente de la asociación de vecinos Bahía de Palmones, que recalca que " siempre ha existido el contrabando, pero ha habido un equilibrio entre la vida cotidiana y esta actividad. Ahora, se ha cruzado la línea roja y estamos aquí para decir basta ya".

"Esta aldea marinera está cambiando su calidad de vida y su tranquilidad", explica el dirigente vecinal, que reclama más presencia policial y la reapertura del cuartel de la Guardia Civil de Palmones, que lleva años cerrado "inexplicablemente".

La situación ha empezado a extender el temor entre los habitantes de la aldea marinera. María, una vecina de 42 años, explica que "tú sales a las doce de la mañana para dar un paseo a tu hijo y ves a niños sacando tabaco día y noche delante tuya. Mi marido sale a tirar la basura y si tarda un poco más, ya me da miedo".

"Reclutan a niños de 14 años para trabajar para ellos, porque saben los privilegios que les amparan. No es que no haya trabajo, es que no lo necesitan, porque tienen una salida fácil. Tienen a nuestra juventud corrupta", relata Águeda, otra vecina palmoneña que detalla cómo "incluso hay una guardería de gasolina al lado de un centro escolar".

"El narcotráfico no se hace a la luz del día. Pero la gasolina y el tabaco sí, es a todas horas, porque es una infracción administrativa", explica.

"Al lado de mi casa sacaron 64 garrafas de gasolina. Te amenazan y te dicen que no hables, que saben dónde vives", cuenta alarmada Lourdes, otra de las vecinas congregadas en la concentración.

"Son una minoría que hace mucho ruido", aclara Manuel Ramírez, que desvela cómo "hay vecinos que no son nativos de Palmones y que han tenido la facilidad de buscar otro sitio de la comarca para vivir, porque no podían más. Es muy duro".

Vecinos de Palmones se echan a la calle para decir "basta ya" al contrabando y el narcotráfico
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad