concentración de repulsa en san roque
concentración de repulsa en san roque

El presunto asesino de María Isabel tenía antecedentes por agresiones a parejas anteriores

El presunto asesino de María Isabel tenía antecedentes por agresiones a parejas anteriores
El presunto asesino de María Isabel Martínez, la mujer de 37 años que ha muerto acuchillada en la madrugada de este domingo, tenía antecedentes judiciales por denuncias de otras parejas anteriores, las cuales terminaron siendo archivadas, según ha señalado el subdelegado del Gobierno en Cádiz, José Pacheco.

Incluso, según ha avanzado el alcalde de San Roque, Juan Carlos Ruiz Boix, las dos hijas que el detenido había tenido con otra pareja anterior habían denunciado también episodios de violencia doméstica.

María Isabel era la propietaria de la cafetería Plum Cake, en la Alameda de San Roque, donde el presunto asesino la conoció y donde incluso llegó a trabajar un tiempo. Así lo ha recordado Ruiz Boix, que ha reflexionado acerca de que "han sido muchas las veces que los vecinos de San Roque hemos sido atendidos por este asesino".

El crimen se ha producido esta madrugada, cuando el detenido presuntamente entró en el domicilio de María Isabel, en la urbanización La Alcaidesa. Tras asesinar a la joven, de 37 años de edad, el presunto asesino se dirigió al hospital Quirón de Palmones, donde trabajaba como guardia de seguridad, con la intención de suicidarse tirándose al vacío desde la planta alta del edificio.

Desde allí, realizó una llamada a su hermano, residente en Ceuta, comunicándole sus intenciones. Fue la mujer de este último la que advirtió a la Guardia Civil de lo sucedido, que impidió el suicidio, deteniendo al presunto asesino.

La imputación de la Guardia Civil sobre el detenido es la de asesinato, en lugar de homicidio, como suele suceder en estos casos, debido al especial enseñamiento del crimen.

La Alameda de San Roque ha sido escenario en la tarde de este domingo de una multitudinaria concentración de repulsa, en la que ciudadanos y responsables públicos se han sumado en un rechazo unánime al trágico asesinato.

Juan Carlos Ruiz Boix ha destacado que "tenemos que seguir luchando contra esta lacara social, sensibilizando a todas las capas de la sociedad, a los adolescentes, a los jóvenes y convertirnos todos en un escudo protector que permita a las mujeres vivir tranquilas".

El alcalde ha lamentado "que mañana María Isabel no pueda estar con Iván, Alejandra ni Andalucía. Y dos hijas del asesino, que también han sido víctimas a lo largo de sus años de infancia, de episodios de violencia de género que también sufren los menores".

"Vamos a poner todos los recursos disponibles de ayuda psicológica y lo que requieran para minorar los daños que desgraciadamente va a suponer a lo largo de sus vidas la pérdida de su madre", ha indicado.

Todos los responsables públicos han coincidido en la concentración en un mensaje de dolor y autocrítica. El subdelegado del Gobierno, José Pacheco, ha subrayado que "esto es un fracaso de la sociedad. Fracasa la inteligencia humana", mientras que la subdelegada del Gobierno de la Junta de Andalucía, Eva Pajares, insistía en el mensaje de autocrítica: "No puede ser de otra manera cada vez que haya una pérdida de una vida humana. No podemos permitirnos perder a más mujeres".

María Isabel es la víctima número 37 de violencia machista en España en lo que va de año, un trágico balance que se acerca a las mil víctimas desde que comenzó el cómputo.

El presunto asesino de María Isabel tenía antecedentes por agresiones a parejas anteriores
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad