• 05:12
  • Martes, 21 de Noviembre de 2017

PLAGA DE ÁCAROS

Las gaviotas convierten los colegios en nidos de parásitos

Los patios de los colegios se han convertido en el hábitat preferido de las gaviotas para comer los restos de bocadillos, dejándolos regados de parásitos que provocan picaduras en los menores

El brazo de un menor con picaduras de los ácaros
El brazo de un menor con picaduras de los ácaros
Las gaviotas convierten los colegios en nidos de parásitos

Decenas de niños del CEIP Puerta del Mar, han presentado esta semana picaduras en brazos, cara y piernas, producidas por unos molestos parásitos que se desprenden de las gaviotas en su mayoría, y que quedan en los patios del centro cuando estas aves acuden a comer los restos de bocadillos y dulces que quedan en el suelo durante el recreo. Los nidos de estas aves, en los tejados de los edificios de los centros escolares, son otro de los focos donde estas aves dejan sus ácaros.

Hay constancia de picaduras similares en niños de otros centros, aunque no con la virulencia de lo ocurrido en el Puerta del Mar.

A pesar de que existen varias versiones sobre las causas de estas picaduras, todo apunta a algo muy común y que tiene que ver con las gaviotas y la escasez de lluvias. Se trata de unos ácaros que abundan en el pelaje de las gaviotas, y que, debido a la escasez de lluvias, no se eliminan. Su tratamiento es complicado, ya que la fumigación, aparte de tóxica, solo eliminaría los ya existentes en los colegios, pero no los que volverían a caer con la visita de las gaviotas a recoger sus raciones diarias de restos de bocadillos.

Recientemente, como apunta la delegada de Educación Laura Ruiz, se fumigó el colegio Caetaria por un problema similar, creyendo que se trataba de pulgas, pero finalmente no era ese el problema.

¿Solución? Eliminar las gaviotas. Así de sencillo y así de complicado a la vez.

Desde la Delegación de Educación se tiene desde entonces contacto en todo momento con responsables técnicos de la Junta de Andalucía, buscando la solución más rápida y segura en este caso, ya que desde el consistorio no se puede actuar eliminando a estas aves, sino que es la Delegación Territorial la que ante este tipo de situaciones en las que hay niños pequeños de por medio, tiene tanto las herramientas como las competencias y medios materiales y  humanos para erradicar este problema.

De hecho, este verano y ante la problemática existente por la evidente proliferación  de estas aves en diferentes zonas de la ciudad, se envió un escrito a la Subdelegación de Gobierno de la Junta de Andalucía, el cual fue respondido por Ángel Gavino, con fecha 18 de julio de 2017, y en el cual deja de manifiesto que la retirada de nidos de gaviotas asentados sobre viviendas y otras edificaciones en las que la presencia de esta especie que origina riesgos a la salud y seguridad de las personas, debe ser solicitada y autorizada su actuación por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio a través del procedimiento establecido en el artículo 13 del decreto 23 /2012 por el que se regula la conservación y el uso sostenible de la flora y fauna silvestre y sus hábitats.

Por tanto, y ateniéndose a la ley establecida, ambas administraciones están trabajando actualmente de manera conjunta y urgente para erradicar a la mayor brevedad posible este problema y que ningún menor vuelva a sufrir este tipo de incidentes, teniendo como absoluta prioridad, tanto dirigentes de la Junta como del Ayuntamiento de Algeciras, la seguridad de los alumnos por encima de cualquier otra cosa.