• 16:38
  • Martes, 16 de Enero de 2018

PROTECTORA DE ANIMALES

La protectora podría cerrar sus puertas definitivamente por falta de voluntarios

Con tan solo dos voluntarios dentro de la protectora, se ven obligados a cerrar provisionalmente, y no descartan el cierre definitivo

Sociedad Protectora Animales
Sociedad Protectora Animales
La protectora podría cerrar sus puertas definitivamente por falta de voluntarios

Se repite la historia de hace un año, cuando desde la Sociedad Protectora de Animales y Plantas anunciaba las dificultades por las que atravesaba y que podrían abocar al cierre de la sede que tienen en la carretera La Mediana, en el Rinconcillo.

Las cosas, lejos de mejorar, han ido a peor y es que la falta de voluntarios hace imposible seguir por mucho tiempo con un recinto donde se encuentran casi 200 animales. La propia Sociedad Protectora aclara que ahora se ha decretado un cierre provisional, debido a que “con dos voluntarias trabajando dentro no se puede estar atendiendo a todas las personas que en estas fechas (y sin respetar horario de público), se acercan a las instalaciones para adoptar perrito, cachorro, que no crezcan para Navidad o Reyes, o gatitos pequeños, aunque sean de biberón para el mismo fin”.

Desde la Protectora se advierte que no podrán continuar por mucho tiempo con esta situación, lo que podría suponer el cierre definitivo. “Poco dinero, pocas voluntarias y cada día más abandonos”, aseguran los responsables.

En cifras, la Sociedad Protectora del Campo de Gibraltar recoge anualmente unos 400 perros, que, de no ser por ellos, irían la perrera donde la masificación haría necesario el sacrificio de los animales.

Finalmente, afirman que “nuestros animales están atendidos con dos personas. Si hubiera más voluntarias la atención sería infinitamente mejor y los voluntarios podrían trabajar de manera más relajada y no a contrarreloj”.

Por el momento, el cierre de las instalaciones es durante el periodo navideño, en el que no cogerán ni perros ni gatos hasta que la situación del voluntariado no se normalice.