• 00:57
  • Sábado, 25 de Noviembre de 2017

CONTIENE DOCUMENTOS DEL ARCHIVO MUNICIPAL

El centro documental acoge una exposición sobre la Casa de Niños Expósitos de Algeciras

Los documentos que nutren la exposición se conservan en el Archivo Municipal y abarcan el periodo comprendido entre mediados del siglo XVIII y los años 30 del siglo XIX

Imagen de la inauguración de la exposición
Imagen de la inauguración de la exposición
El centro documental acoge una exposición sobre la Casa de Niños Expósitos de Algeciras

Las tenientes de alcalde delegadas de Cultura, Pilar Pintor, y de Igualdad y Bienestar Social, Paula Conesa, han inaugurado una exposición en el Centro Documental que ha organizado el Archivo Municipal, bajo la dirección de Agustín del Valle, sobre la Casa de Niños Expósitos de Algeciras. Los documentos que nutren la exposición se conservan en el Archivo Municipal y abarcan el periodo comprendido entre mediados del siglo XVIII y los años 30 del siglo XIX.

Pilar Pintor ha agradecido a Agustín del Valle el trabajo que ha realizado, montando esta interesante exposición temática precisamente en el mes en el que conmemora el Día del Niño. Según explicó, la exposición hace un recorrido de lo que fue la Casa de Niños Expósitos, desde que era gestionada por las Hermanas de la Caridad, hasta el traspaso del servicio al Ayuntamiento y finalmente a la Diputación de Cádiz.

La delegada aprovechó para invitar a todo el mundo a pasar por el Centro Documental y ver durante todo el mes de noviembre esta interesante exposición.

Paula Conesa destacó el carácter didáctico de la muestra, que desvela muchos detalles poco conocidos sobre el funcionamiento de la Casa de Niños Expósitos, como es el caso de la existencia, ya en esa época, de familias de acogida, tratando de evitar con ello el contagio de enfermedades entre los niños, y más en momentos de hacinamiento.

Igualmente resalto la colaboración de importantes damas de la sociedad, que fueron el primer colectivo de mujeres involucrado en causas benéficas. “Es bonito ver como se trabajaba, porque aunque han pasado muchos años se comprueba que el funcionamiento de las administraciones es muy parecido al de hoy, y ver como se protegía y acogía a niños de madres solteras, padres fallecidos, o que no podían alimentar a sus hijos y preferían dejarlos en la casa a que murieran de hambre, pensando en recuperarlos después”, manifestó Conesa.

Agustín del Valle explicó que la exposición está basada íntegramente en documentos del Archivo Municipal, y que en ella se puede conocer todo el proceso de la casa de acogida y su recorrido histórico. Así, la muestra se divide en tres partes distribuidas en tres vitrinas. La primera trata sobre el abandono, cuando el niño se deja en acogida. La segunda sobre la situación del niño dentro de la casa, cómo se cubren sus necesidades y las atenciones que recibían. Y la tercera sobre el funcionamiento y organización de la propia institución, y cómo pasa el servicio de ser gestionado por las Hermanas de la Caridad al Ayuntamiento y posteriormente a la Diputación.

Según indicó, la Casa de Niños Expósitos estuvo en el Hospital de la Caridad, actual Museo Municipal, y prestaba también servicio a otros puntos de la comarca, como San Roque, Los Barrios y Tarifa, e incluso se comprueba documentalmente  que el cónsul de España en Tánger también enviaba niños.

Cuando el servicio pasó a ser gestionado por la Diputación, en Algeciras lo que quedó fue una casa de recepción, con un torno donde se depositaba a los niños y donde se les atendía en los primeros momentos hasta que se enviaban a Cádiz en autobús, acompañados por una nodriza.

La exposición también tiene un recuerdo especial hacia doña Emilia Ulibarri de Gamir, conocida popularmente por Emilia de Gamir por ser la esposa del general José Gamir, y que fue una gran benefactora de causas sociales en Algeciras y en la comarca a finales del siglo XIX. Su altruismo y el cariño que le tuvo Algeciras se recoge incluso en fuentes documentales, como es el caso de del libro de Santacana sobre la historia de Algeciras y el de José Antonio Valdés.