• 00:47
  • Sábado, 25 de Noviembre de 2017

TERCERA DIVISIÓN. GRUPO X

(0 - 0) Atasco rojiblanco

El Algeciras pierde la ocasión de recuperar el liderato. Los de Asián demuestran poca continuidad en su juego

De Castro en un lance del encuentro
De Castro en un lance del encuentro

De la semana fantástica, en la que se sumaron los nueve puntos en juego, a la de las dudas. Un aspirante a ser campeón del grupo no puede lograr sólo uno en los tres últimos duelos, dos de ellos ante su gente, y sobre todo dejar las primeras sensaciones negativas de la temporada.

Cierto es que los fríos números indican que los del Mirador están segundos, a un punto del Cádiz B, que ya conoce también la derrota, pero la sensación de seguridad de los primeros meses se ha evaporado en apenas siete días. El domingo, en Los Barrios, con los condicionantes ya conocidos de otros años, hay una prueba relevante para calibrar la capacidad de reacción de un grupo que, ahora mismo, no transmite, más allá del juego, las sensaciones que le llevaron a ganar siete encuentros consecutivos.

El Algeciras saltó al campo sabiendo que una victoria le devolvía el liderato en solitario. Hubo cambios, tras el mal partido de Arcos. Volvieron Mané y Tano, muy participativo aunque como el resto intermitente, pero la principal novedad fue la presencia de Ranchero. El sevillano se ofreció constantemente, puso ganas y el poco peligro que hubo en el primer acto partió de sus botas.

Los de casa pusieron más ganas, no era difícil, que en el Barbadillo, pero no tuvieron acierto y sobre todo les faltó continuidad y el último pase. Varias buenas combinaciones, sobre todo con Mané, Tano y Ganet de protagonistas, acabaron en nada. Entre cada una de ellas pasaba mucho tiempo y pocas cosas. El rival estaba bien posicionado y aunque intentaba estirarse no inquietó, en exceso, a Romero. El arquero demostró ser humano en un error, sin consecuencias, en el minuto 20 cuando salió a por un balón aéreo. Un par de disparos de Tano y un centro chut de Ranchero, que tocó el larguero, fue lo más destacado de un soso primer tiempo.

Algeciras Espeleno1

A las bravas

El Algeciras tuvo la mejor ocasión del partido nada más volver de la caseta. Mané, desde la esquina, puso un centro de dulce, remató Siles y el balón quedó muerto en el área pequeña. Chico Díaz, Ranchero y Anaya, no pudieron mandarlo a la red entre la maraña defensiva del rival. Fue un espejismo, de nuevo todo se hizo muy espeso y los de Navarro, que tiene a su equipo muy bien trabajado, iban ganando terreno. Sin crear excesivo peligro pero fueron manejando la situación con poco sufrimiento.

Asián movió ficha e introdujo a Ernesto y Ayala, no cambió mucho la deoración. En el 64, otra falta botada por Mané de forma excelsa, la mandó alta Berlanga en un cabezazo que casi se cantó gol. Tocaba intentarlo a las bravas. El Espeleño, que había corrido mucho para llevar el partido a su terreno, veía cerca la orilla y comenzó a perder tiempo.

Los últimos minutos fueron un quiero y no puedo de los rojiblancos. En el 88 Chico Díaz, tras una arrancada de coraje de Maíquez y Ganet, no supo definir en una muy buena posición. Fue el último intento de un equipo que, obviamente, está atascado.

Ficha técnica:

Algeciras C.F: Romero; Oñate, Berlanga, Siles, Pablo de Castro (Máiquez, 67’);  Tano (Ayala, 51’), Anaya (Ernesto, 51’), Ganet, Mané; Ranchero y Chico Díaz.

Atlético Espeleño: Adrián; Ángel, Germán, Domingo, Osuna; Agus, Manolillo (Adriano, 72’), Juanito (Alfonso, 61’), Juan Bazo; Mario y Diego.

Árbitro: Ramón Muñoz Manchón. (Sevilla). Amonestó a Anaya (11’), Ernesto (79’). Por los visitantes Agus (90’)

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 13 de liga en el Grupo X de Tercera División. Estadio Nuevo Mirador. Terreno de juego en irregulares condiciones. Unas 1.100 espectadores. En la recta final se produjo el lanzamiento de un mechero al terreno de juego.