• 10:50
  • Jueves, 08 de Diciembre de 2016

LA RESACA

El pasado, el presente y la exigencia

El Algeciras empató en Gerena y tras los resultados del domingo el punto se valora aún más

Juanma en un lance del partido. Foto: Martín Gil
Juanma en un lance del partido. Foto: Martín Gil
El pasado, el presente y la exigencia

Arrancamos nuestro Hyundai para analizar, aprovechando sus prestaciones, el partido de nuestro Algeciras en Gerena. Paseando por la ciudad y a bordo de un coche de primera todo se hace más fácil. Al lío.

"Si usted piensa que nosotros vamos a bajarnos del autocar y ganar los partidos ya le digo que no". "Somos el Algeciras y vamos a ganar a todos los campos, pero la historia no juega y en el Gerena, por ejemplo, hay jugadores con más experiencia". Dos sentencias de Guti, a preguntas de un compañero sevillano que pedía algo más de los rojiblancos, vestidos de naranja el sábado, habida cuenta de todo lo que arrastra detrás. 

El míster, sin escurrir el bulto, trataba de explicar que esa enorme historia, respaldo social, más allá de la necesidad de que vaya más gente al campo, y los ascensos y descensos recientes, poco tienen que ver, aunque pesan, con lo que ocurre cada domingo de esta campaña en la que los recortes económicos se dejan ver.

hyundai_25aniv_Conces_728x90

Vaya por delante, que esta reflexión no pretende ser ni un alegato de defensa ni tampoco uno de máxima exigencia. Simplemente se trata de poner sobre la mesa la realidad actual, eso sí, sin despreciar la exigencia, enorme, que siempre tiene el equipo Centenario cuando milita en esta categoría.

Siguiendo con la comparecencia del entrenador y ese intercambio de impresiones, educado por ambas partes, con el compañero de la información, también se apeló a lo ocurrido hace dos años entre los mismos equipos. "El presupuesto del Gerena hace dos temporadas también era inferior al Algeciras y le plantó cara, pero ahora tenemos que pelear por meternos en liguilla", aseveró Guti cuando se le cuestionó sobre lo que se espera de una entidad como la de la Menacha. "Lo sabemos, pero es lo que hay y estoy muy ilusionado con ellos". Finalmente admitió que para ganar "hay que jugar mejor".

Hasta aquí todo casi correcto, al menos para servidor. Sin embargo, y el primero que lo sabe es él, aunque el pasado, ni el reciente ni el histórico, salga al campo cada domingo, para los equipos rivales, dicho con todos los respetos, el que llega es el Algeciras. Ese que han visto en televisión con la Real Sociedad, ese que ha vencido en el Colombino o en el Romano y podríamos seguir. Cierto es que salvo Iván y Máíquez o Berlanga y Romero, casi ningún jugador ha vivido eso. 

Por tanto, y desde la exigencia real del presente, hay algunos integrantes del plantel a los que, precisamente los citados, deberán hacer entender, seguro que ya lo están trabajando, que no están en un equipo más de Tercera. Es decir, no vale sólo con cumplir, siempre hay que dar algo más y de lo contrario, como han dicho muchos de los que han pasado por ese club y no han aguantado la presión, no estarán preparados para ser futbolistas.

De momento, el equipo está cumpliendo. Sigue entre los cuatro primeros, sólo ha perdido un partido, pero no es menos cierto que su gente le va a pedir más. Claro que esa misma afición, en su mayoría sabia, tiene claro que el equipo no es, ni de largo, el de otras campañas en Tercera. Su reto, por tanto, es mayor. De conseguirlo, que nadie dude que lo van a intentar al límite, el mérito también lo sería.

Aparcamos nuestro Hyundai, el miércoles lo aparcaremos en el Mirador, allí espera el Guadalcacín. Mientras tanto seguirán los debates, pero la realidad es que el pasado, a veces, impresiona al rival y otras pesa, en exceso, para los que visten la sagrada prenda rojiblanca. Esa es la exigencia de un equipo especial.