• 12:27
  • Sábado, 21 de Octubre de 2017

FERIA DE SAN ROQUE

David Galván, cuatro orejas y rabo, a hombros con Escribano en San Roque

Galván lo borda una vez más. Nuestra redacción se ve obligada a comprar la entrada para hacer su trabajo ante la nula profesionalidad de la empresa

Entrada del redactor de este medio
Entrada del redactor de este medio
David Galván, cuatro orejas y rabo, a hombros con Escribano en San Roque

SAN ROQUE. - Confirmada la acreditación del fotógrafo con la empresa, solicitamos la de redacción, como es lógico. Cual fue mi sorpresa cuando al acudir a recoger la acreditación oportuna como medio de comunicación nos dicen que la persona acreditada, el fotógrafo, ya la tiene y que para redacción no hay; le pregunto a Mercedes, hija del empresario, que ¿para qué quiere un fotógrafo acreditado si no acude alguien de redacción? Y su "educada" respuesta fue tan simple como decir "y a mi qué me cuentas". Lastimosa actitud que deja patente las nulas formas y profesionalidad, si no de la empresa, sí cuando menos de ella como encargada de su gestión. Yo, como profesional que hace su trabajo, me llevo lo comido por lo servido, sacando la entrada en taquilla, ya que mi labor era cubrir el festejo y así he hecho, a pesar de las circunstancias.

Los toreros y la difusión de la Fiesta no tienen culpa de que en los despachos exista gente así. Los que acudimos a trabajar no debemos pagar el pato de los gañoteros. Muy mal sabor de boca me hubiera llevado, si no llega a ser porque entre David Galván y Manuel Escribano nos han dado una gran tarde de toros.

Abría cartel el torero de Linares Curro Díaz, que corrió en suerte con el lote de menos opciones, aunque sí que pudo dejarnos algo de su esencia torera. En el toro que abría el festejo, un recibo de lances a la verónica con mucho gusto, y en el cuarto de la tarde, varios pasajes con cadencia y despaciosidad toreando de muleta que pusieron en su mano la única oreja que cortó, aunque parte del público pidió la segunda. Durante la faena a su primero recibió una voltereta aparatosa, de la que salió dolorido, pero que no le impidió continuar la lidia.

El segundo anunciado era Manuel Escribano, un torero que reaparecía éste año tras una larga convalecencia fruto de una grave cornada y que se ha entregado en San Roque esta tarde. Torero de facultades, ha banderilleado sus dos toros, brillando sobretodo en el segundo, supo jugarle muy bien los terrenos para sacar el máximo partido y ganar en espectacularidad. Le dio todas las ventajas y resultó vibrante, hasta el punto de colocar un cuarto par de banderillas. Esa vibración se mantuvo en la faena de muleta, gracias al temple que sacó el diestro. Logró muletazos por ambos pitones de excelente corte acoplándose al ritmo de la embestida cada vez más pausada del toro. Las pausas, el temple y el sitio fueron las claves. Tres orejas se lleva en el esportón Escribano, que ha visto premiado su esfuerzo por agradar a la afición sanroqueña.

Y por último, y a la postre triunfador del festejo, David Galván. Toda su actuación es digna de destacar. Se abrió de capa con enorme torería ante el tercero de la tarde, un toro de buena condición, que siempre miró a tablas y que, gracias a la euforia con que se vivió la faena, algunos llegaron a pedir un inmerecido indulto para el toro. Lo toreó Galván por ambos pitones, destacando el inicio con un pase de las flores en paralelo a tablas; se encuentra en buen momento el torero, se gusta en cada muletazo, se sale airoso y en torero de la cara del toro en los remates de las series y sabe cuando  pisar los terrenos del toro, y además lo hace con enorme seguridad. El sexto le exigió algo más, y él lo puso todo, no decayó la emoción, y puso en pie los tendidos más de una vez. Mató en los medios, y remató una tarde de cuatro orejas y rabo. Gran tarde de nuevo la que ha cuajado éste torero, que pide a gritos hueco en las grandes ferias, porque estamos seguros de que no defraudará.

Ficha del festejo

Viernes 11 de agosto de 2017.

Plaza de toros de San Roque. Soplaba el viento. Casi tres cuartos de entrada.

6 toros de Manuel Blázquez, bien presentados, nobles, algo flojos. Destacaron 3º y 6º.

Curro Díaz, celeste oro. Ovación y oreja.

Manuel Escribano, turquesa y oro, oreja y dos orejas.

David Galván, rosa y oro, dos orejas y dos orejas y rabo.

Escribano y Galván salieron a hombros.