Jorge Pardo brinda al cielo tras su actuación
Jorge Pardo brinda al cielo tras su actuación

Paco de Lucía recibe un caluroso homenaje en el día en el que su música ya suena en el reloj del Ayuntamiento

Paco de Lucía recibe un caluroso homenaje en el día en el que su música ya suena en el reloj del Ayuntamiento
Llegó el día. El acceso al Ayuntamiento por la calle Convento se vistió de gala este lunes, con sillas preparadas para lo que iba a ser un homenaje sentido a Paco de Lucía. El día en el que iba a empezar a sonar su música en el reloj del Ayuntamiento, la calle se ha convertido también en un escenario por el que han desfilado artistas de la talla de Antonio Sánchez, Farru, Rubio de Pruna, Jorge Pardo o Arturo Pareja Obregón.

Entre las sillas de autoridades, familiares y amigos del genio universal de la guitarra, como Jesús Melgar, Juan José Téllez o Victoriano Mera, además de su primera mujer, Casilda Varela, y sus hijas Lucía y Casilda, esperaban el inicio del acto.

A las 19.30, puntual, como no podía de ser de otra forma en un acto relacionado con el reloj municipal, el periodista Cándido Romaguera abría el acto con unas palabras en las que explicaba el motivo del evento, relacionado con la iniciativa del promotor Javier Ortega, quien, tras meses de litigio con la iglesia, declinó su intención inicial de hacer sonar a Paco en la iglesia de La Palma, logrando el inmediato apoyo del Ayuntamiento para trasladar su iniciativa al reloj de la Casa Consistorial.

Romaguera trasladó también al numeroso público congregado a las puertas del Ayuntamiento las sentidas palabras de homenaje de celebridades como Pepe da Rosa o Jesús Quintero.

Tras su introducción, Pepe de Lucía, hermano y compañero musical de Paco desde la más tierna niñez de ambos, intervino también para glosar la figura del genio de las seis cuerdas y lanzar al cielo de su pueblo un sentido "Viva Paco".

También hubo oportunidad para la intervención del alcalde, José Ignacio Landaluce, que destacó la importancia del evento y de otras iniciativas dirigidas a ensalzar la memoria de Paco de Lucía en la ciudad, tales como el Centro de Interpretación. Junto a él, el promotor de la idea, Javier Ortega, recordó el largo trabajo que ha precedido al evento y que ha supuesto coronar una tarde como la de este lunes, en la que su empeño y esfuerzo en lograrlo le ha merecido recibir la insignia de la ciudad de manos del alcalde, José Ignacio Landaluce.

Música

Poco antes de las 20.00 horas, el esperado momento llegó con el repique del timbal anunciando la llegada de la universalmente conocida 'Entre dos aguas'. Un momento emotivo en el que el silencio se apoderó de la calle Convento, rompiendo a su término en un aplauso que evocó el que, en aquel mismo lugar, acompañó al inmortal guitarrista en su último paseo por la ciudad a hombros de los suyos.

Tras este momento, llegó el turno de la música. En primer lugar fue Antonio Sánchez, sobrino de Paco de Lucía, quien, acompañado por David Sánchez al cajón, interpretó unas alegrías hermosas de factura propia, pero que llevan el sello de la escuela de guitarra de Algeciras, la que emanó de las manos de Antonio Sánchez Pecino para crear la saga de los Lucía.

Acto seguido, el cantaor Rubio de Pruna se incorporó a las improvisadas tablas de la calle Convento para cantar por bulerías. Unas sentidas bulerías que arrancaban con una letra en memoria de Paco, y que continuaron paseando por repertorios tan cercanos al músico algecireño como los de Camarón o Pepe de Lucía.

A continuación, Farru, acompañante del espectáculo de Paco de Lucía, al igual que el anterior, quiso aparcar el tacón para sentarse con su guitarra y cantarle al maestro una composición propia, una bella balada flamenca, con la que emocionó a los presentes, a los que arrancó un aplauso prematuro.

Y, para sorpresa colectiva, Jorge Pardo, que no estaba e el cartel, se sumó a la fiesta con una interpretación fabulosa de la Danza Ritual del Fuego, pieza de El Amor Brujo, de Manuel de Falla, que Paco de Lucía reinterpretó precisamente junto a él para dejarla en los anales de la historia de la música.

Una tarde grandiosa que coronó el sevillano Arturo Pareja Obregón, quien, sentado al piano, quiso rendir también homenaje a Paco de Lucía con dos composiciones propias, en las que rezumaron músicas del maestro de Algeciras como Ziryab o El Concierto de Aranjuez. 

Una tarde emotiva, grande para el recuerdo de Algeciras, que se cerró con aires de fiesta, por bulerías, con los colosales músicos que acompañaron a Paco de Lucía durante tantos años formando un taco en la puerta del Ayuntamiento. Jorge Pardo, Antonio Sánchez, Farru, Rubio de Pruna y David Sánchez se despidieron de la multitud congregada en la calle Convento por bulerías, como tantas veces hizo por todo el mundo el niño de la portuguesa, recordando además su música, en la certera interpretación de Gitanos Andaluces de Jorge Pardo, acompañado de una cuadrilla en la que no faltó el baile eléctrico y arrebatado del nieto de Farruco.

Algeciras se fue calle abajo, con el acto ya finalizado, aún con las palmas por bulerías en el ambiente, en el mismo lugar en el que el pueblo de Algeciras arrancó aquella mañana de febrero de 2015 una improvisada lluvia de palmas por bulerías para despedir a su hijo más universal, quien, para siempre, sonará ya en el reloj del Ayuntamiento de su ciudad, todas las mañanas a las 12.00 y todas las tardes a las 18.00 horas.

Paco de Lucía recibe un caluroso homenaje en el día en el que su música ya suena en el reloj del Ayuntamiento
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad