Contratar un seguro
Contratar un seguro

MOTOR

¿Coche sin seguro? Esto es lo que hay que tener en cuenta antes de contratar una póliza

¿Coche sin seguro? Esto es lo que hay que tener en cuenta antes de contratar una póliza

Existen mecanismos que facilitan el cumplimiento de este trámite legal, y lo mejor es que se puede llegar a ahorrar una buena cantidad de euros en la compra o renovación de una póliza

Si bien tener los coches asegurados es una obligación, se estima que el 10% del parque automotor circula sin seguro en España. Esto representa unos 2 millones de coches de los más de 30 millones que están registrados en el país. El hecho es que, aunque se mantenga un vehículo guardado en el garaje y solo se utilice esporádicamente, la ley establece que los dueños deben adquirir o renovar el seguro obligatorio de accidentes.

Contratar un seguro para el coche no tiene que ser algo complicado. Existen mecanismos que facilitan el cumplimiento de este trámite legal, y lo mejor es que se puede llegar a ahorrar una buena cantidad de euros en la compra o renovación de una póliza que se adapte a las necesidades del usuario.

Antes de contratar un seguro de coche, es oportuno echar un vistazo a las estrategias que se pueden seguir para legalizar rápidamente esta situación.

Comparadores: un modo de ahorrar  

Si hay algo que resulta sumamente beneficioso a la hora de renovar o contratar por primera vez una póliza de seguro es hacer una búsqueda por Internet. Existen páginas especializadas que permiten comparar vía online los precios de distintas empresas y servicios. Una de las más buscadas es Kelisto.es.

Los comparadores de seguros como Kelisto son una forma inteligente de localizar las mejores oportunidades para la compra del seguro anual del coche. Este buscador de seguros de coche concentra la información de más de 25 compañías aseguradoras y muestra resultados que pueden representar un ahorro de hasta el 65%, lo que en la práctica representa unos 235€ anuales.

Recurrir a un comparador de seguros ahorra tiempo y dinero a la hora de contratar una póliza. Para hacer la búsqueda, el sistema pide información mediante un cuestionario sobre las características del vehículo y cuáles son los requerimientos del conductor. En 5 minutos o menos, la web compara gratuitamente los datos de las principales empresas de seguros y envía las ofertas que más se adaptan al perfil del cliente.

De esta forma se obtiene una respuesta personalizada y en tiempo real, en función de los datos introducidos por el solicitante. Las preguntas son las que normalmente se responden al contratar una póliza.

Por ejemplo, si el conductor tiene menos de 26 años y dispone de un carné de conducir reciente, las aseguradoras evaluarán estos datos como de mayor riesgo, por lo que la cuantía de la póliza podría ser más elevada comparándola con la de un asegurado más experimentado, sin siniestralidad y que ya haya comprado pólizas anteriormente.

Las opciones y ofertas dependen del perfil del conductor, por lo que recurrir a este sistema de comparar seguros permite escoger las alternativas más baratas, en función del bolsillo y los requerimientos personales.

Revisar la letra pequeña

Un detalle importante en el momento de elegir una compañía aseguradora y las pólizas de seguros que ofrecen es verificar que las coberturas que están siendo contratadas sean realmente necesarias. Aunque se trate de una póliza de coche barata, debe leerse muy bien la letra pequeña y analizar si las coberturas que incluye tienen una utilidad real. Esto podría reducir aún más el precio de la póliza.

Aunque el siguiente punto es obvio, hay que recordarlo: tener una baja siniestralidad incrementa las posibilidades de conseguir pólizas de seguro de coche más baratas. Cuantos menos accidentes haya contabilizado el conductor en su historial, mayor será el impacto positivo en el cálculo de la prima anual. Mantener buenos antecedentes puede ser incluso recompensado o bonificado por la empresa aseguradora.

Estar siempre prevenido

Al contratar la póliza para el coche, hay que tener en cuenta que las compañías de seguros recomiendan no dejar los vehículos aparcados todo el tiempo en la calle.

Si no se dispone de un garaje donde guardar el coche y, de paso, no se cuenta con alarma, estos factores incrementan el precio del contrato. Las estadísticas revelan que un 80% de los automóviles que son robados en España se sustraen de las mismas viviendas, por lo que no está de más ser prevenido para evitar que los intrusos no lo tengan fácil.

Otros factores que hay que tener en cuenta son los límites que tienen las pólizas; es decir, hasta qué cantidad garantizan la cobertura de la responsabilidad civil, si cuentan con un número restringido de ayuda en carretera o de remolques en el caso de avería. Para adaptar el contrato a la medida del conductor pueden pedirse servicios adicionales y prestar atención a lo que no incluyen.

Las exclusiones son esos siniestros que no serán reconocidos. Hay compañías que excluyen las maniobras temerarias, las competiciones y los daños causados por turbas o motines. Son otros detalles en los que hay que fijarse.

¿Coche sin seguro? Esto es lo que hay que tener en cuenta antes de contratar una póliza
#Linicom