Juan Carlos Ruiz Boix/ Andrés Carrasco Ragel
Juan Carlos Ruiz Boix/ Andrés Carrasco Ragel

"Los problemas del Campo de Gibraltar estarán en la mesa en igualdad de condiciones al resto de la provincia"

"Los problemas del Campo de Gibraltar estarán en la mesa en igualdad de condiciones al resto de la provincia"

El alcalde de San Roque, Juan Carlos Ruiz Boix, es el protagonista más destacado de las últimas semanas. Su inminente llegada a la jefatura del PSOE gaditano centra en él la atención informativa a nivel provincial. El dirigente socialista acude a la cita con Horasur dispuesto a desgranar las principales claves de su nuevo devenir político.

Fotos: Andrés Carrasco Ragel

-¿Por qué consideró que el PSOE de Cádiz necesitaba un cambio y por qué pensó que ese cambio pasaba por usted?

-Bueno, yo tenía una opinión, pero esa opinión no podía ser la mayoritaria o no debía ser únicamente la mayoritaria, y lo que hice fue compartir mis inquietudes con compañeros y compañeras de toda la provincia, y vi que había ciertas inquietudes de cambio y ganas de nuevo impulso y una suma de agrupaciones que no se sentían representadas con la actual Secretaría General. Y en ese debate, pensábamos que podía realizarse esa nueva dirección. Y el reto lo afronto de forma apasionada, con ilusión, entusiasmo y responsabilidad de saber que llego a un partido que siempre ha contado con la confianza de los gaditanos, que quieren tenernos como una herramienta útil para transformar la sociedad de una provincia que sigue liderando las listas del desempleo y que va a requerir de mucha intensidad y mucho trabajo. Vengo a volcarme, a sumar, con muchas horas de trabajo, de dedicación y ojalá podamos dar respuesta a las demandas que nos plantean los vecinos de la provincia.

-Su llegada a la Secretaría Provincial ha sido un camino hecho a base de acuerdos y negociaciones. ¿Es posible aglutinar todas las sensibilidades y corrientes del PSOE de Cádiz en un único proyecto?

-El PSOE tiene unos estatutos que permiten que sea la militancia la que marque el camino de la dirección, y la militancia tuvo la oportunidad de pronunciarse en la elección de delegados al Congreso de Valencia, haciendo un llamamiento a la participación a casi 5.000 militantes y con unas jornadas ejemplares, en las que más del 75% de los militantes participaron acudiendo a las 52 agrupaciones del PSOE en la provincia, y manifestando con su voto libre que querían ese cambio y renovación en la dirección del partido. A partir de ahora, mi papel es el de la suma, porque tenemos que tener un partido fuerte, cohesionado, donde estén representadas todas las sensibilidades, para que cuando acudamos, los 1.300.000 habitantes de la provincia vean un proyecto serio, con certidumbre, y de unidad y cohesión, que nos debe dar la fortaleza para poder volver a tener victoria y representación en las distintas instituciones.

Juan Carlos Ruiz Boix/ Andrés Carrasco Ragel

"Vengo a volcarme. A sumar"

-¿Cuáles van a ser sus principales objetivos al frente del PSOE?

-Estamos en una dirección orgánica y somos la herramienta que deben utilizar los gaditanos para que, desde las entidades que podamos dirigir, transformar la economía, dar un impulso a reducir las listas de desempleo y que la economía de nuestra provincia, además de sus sectores pujantes, pueda ampliar a otros como el de la logística vinculado al puerto de Algeciras, que requiere un transporte de mercancías como es el del tren, que se ha demostrado que es el más sostenible y que podría generar unas sinergias que permitan generar más riqueza y atracción de inversión. Ese es nuestro reto, conseguir el mayor número de entidades para ponerlas al servicio de los gaditanos y que podamos desarrollar desde su dirección las políticas que están en nuestro programa electoral, que siempre son las del cuidado de las políticas públicas. El primer reto electoral será la Junta de Andalucía, donde hay que cuidar la sanidad pública, la educación de calidad y universal y profundizar en la ley de dependencia y los beneficiarios de los servicios sociales, que siguen siendo muchos y requieren de una especial atención, ya que la situación de crisis ha provocado que muchas familias tengan dificultades. Tenemos herramientas como el Ingreso Mínimo Vital, que ha aprobado el Gobierno de Pedro Sánchez, que hay que seguir desarrollando y tramitando para que los 800.000 beneficiarios que hoy en día tienen una prestación de ayuda y no tiene que ir a las colas de los servicios sociales se conviertan en esos dos millones de españoles, que es el reto que tenía cuando se aprobó esta nueva ley que viene a consolidar el Estado del Bienestar, que siempre han sido en nuestro país patas construidas por gobiernos socialistas. Hay mucha tarea por delante.

¿Qué efecto va a tener en la comarca el hecho de ser el primer campogibraltareño que lidere la dirección provincial del PSOE?

-Voy a ser el primer campogibraltareño que lidere la dirección de cualquier político en la provincia. Soy el primero en poder dirigir el PSOE, pero también el primer campogibraltareño que va a dirigir a uno de los partidos que suele tener representación institucional. Y la idea es que los problemas del Campo de Gibraltar estén en la mesa, donde tengamos que estudiar todos los problemas de la provincia en igualdad de condiciones. Por arraigo, conozco perfectamente la problemática del Campo de Gibraltar y me comprometo a que todos los problemas y situaciones y carencias que tiene el Campo de Gibraltar van a estar en igualdad de condiciones con el resto de propuestas que hagan los compañeros de una dirección que va a ser plural e integradora.

-Ese planteamiento lo realiza en un escenario en el que siempre ha parecido haber demasiado distancia entre Cádiz y el Campo de Gibraltar...

-El Campo de Gibraltar tiene una suma de una población que representa casi el 30% de la provincia de Cádiz, y en la composición de las distintas listas electorales siempre hemos tenido un espacio en nuestro partido para que la representación legislativa en el Congreso y el Senado y en el Parlamento Andaluz haya habido un espacio para algún representante del Campo de Gibraltar. Desgraciadamente, en las últimas fechas no lo tenemos en el Parlamento, pero sí  lo hemos tenido históricamente. Pero donde ha habido una carencia notable de 40 años es de representantes del Campo de Gibraltar es en el poder ejecutivo, ya sea en el Gobierno central, en la Junta de Andalucía o, en este caso, en un partido o en la Diputación Provincial de Cádiz.

Juan Carlos Ruiz Boix/ Andrés Carrasco Ragel

"Estoy dispuesto a encabezar por cuarta vez consecutiva el cartel electoral para la Alcaldía de San Roque"

-Esta nueva responsabilidad, ¿va a hacer que se plantee su reelección a la Alcaldía de San Roque?

-Ya anuncié desde la sede del PSOE provincial mi compromiso de ponerme a disposición de todas las militantes del PSOE de San Roque, y estoy dispuesto a encabezar por cuarta vez consecutiva el cartel electoral del PSOE para la Alcaldía de San Roque. Tengo la confianza de la amplísima mayoría de las tres agrupaciones del PSOE en San Roque y está disposición mía va a ser respaldada por la amplia mayoría de los militantes. Cuando toque ese momento, no creo que haya ninguna duda de que seré el alcaldable nuevamente y que en mayo de 2023 los sanroqueños van a tener la oportunidad de volver a ratificar esa confianza que tienen en el proyecto de los socialistas sanroqueños, dándonos una cuarta victoria y, por qué no, una tercera por mayoría absoluta.

-También históricamente el secretario provincial del PSOE suele ser el presidente de la Diputación si el partido gobierna en esa institución. ¿Se ve cómo el próximo presidente de Diputación?

-Eso lo vamos a decidir de forma colegiada todos los miembros de la dirección del partido y vamos a estudiar si es positiva la acumulación de esa tarea en una persona, como ha ocurrido en los últimos quince años, o los primeros modelos de los primeros 30 años en nuestro partido, donde existía una representación distinta entre la Presidencia de la Diputación y la Secretaria General en la provincia. Tocará más adelante y lo que sí le indico es que ahora soy miembro del Gobierno de Diputación en la Delegación de Servicios Económicos y estoy dispuesto a seguir afrontando retos.

Juan Carlos Ruiz Boix/ Andrés Carrasco Ragel

"Tocará más adelante decidir sobre la Presidencia de Diputación. Lo que sí le digo es que estoy dispuesto a seguir afrontando retos"

Alcaldía

¿Qué balance hace de su gestión durante estos diez años al frente de la Alcaldía de San Roque?

-Llegué a la Alcaldía en el año 2011, cuando estábamos en la crisis inmobiliaria, cuando veníamos de que los ciudadanos habían agotado las prestaciones de lo que se conoce como el paro y la ayuda. En 2011 no existían todas las prestaciones que se han ido aprobando para intentar paliar los efectos de la crisis y me encontré con una población que sumaba casi 5.000 desempleados y con unas circunstancias en unas familias vulnerables muy difíciles. La apuesta de mi Gobierno siempre ha estado en arrimar el hombro en políticas de empleo y no decir que eso no es de nuestra competencia, sino en dedicar fondos públicos del propio Ayuntamiento para paliar los efectos de la crisis. Y a lo largo de estos diez años se han ido sumando al ritmo de unas 150 contratos cada año, más de 1.500 contratos en estos diez años y es de las cuestiones de las que estoy más satisfecho, poder ayudar a quien menos tiene.

Como no hemos podido ayudar a todos los desempleados, hemos reforzado las políticas sociales como segunda política principal que hemos destacado con recursos. Cuando llegamos, tenía una cuantía de 40.000 euros, y cuando terminamos el primero mandato ya estaba en más de 200.000 euros. Hoy en día esa cuantía cuentan ya con más de un millón de euros de recursos. Nuestros técnicos y trabajadores sociales tienen que contar con recursos para paliar los efectos de las necesidades básicas de alimentación, luz, agua, bombona... Y en esas políticas sociales le hemos puesto mucho corazón.

Y, en tercer lugar, alrededor del crecimiento económico, hemos tenido que desarrollar y cambiar la fisonomía y las infraestructuras de las barriadas de San Roque, y hemos desarrollado planes de inversión ambiciosos que han permitido inversiones en primer mandato de una media de 4 millones de euros al año; en el segundo de 5 millones de media al año; y en el tercero con el reto de superar los 6 millones de euros al año. ¿En qué nos lo hemos gastado? Pues principalmente en una red de parques infantiles con más de 33 parques; parques de mayores con un total de once; una red de carriles bici que suma doce kilómetros; el desarrollo de siete planes de asfaltado, que han hecho que más de 300 viales estén renovados; y en infraestructuras culturales y deportivas, todo ello de la mano de las necesidades que nos han ido planteado los vecinos a través de la participación ciudadana de los representantes vecinales y los colectivos.

-¿Cómo se gestionan nueve núcleos de población tan diferentes y distintos y cada uno con su idiosincrasia propia?

-Conociendo esa idiosincrasia y partiendo de la base de que es una riqueza y no un problema. En lugar de construir un parque, hemos tenido que construir 33; o que en lugar de atender un cementerio, tenemos que atender cuatro; o poner siete campos de fútbol de césped artificial; o cuatro pabellones cubiertos; o siete bibliotecas o nueve tríos de colaboradores de los Reyes Magos cuando se acercan las fechas. Sabiendo que una de sus riquezas fundamentales es la dispersión y la diversidad de sus barriadas, y cada una con su idiosincrasia, ya sea la romería de San Enrique de la Virgen de Fátima, en mayo; o la Virgen del Carmen en las barriadas marineras de Puente Mayorga, Torreguadiaro o Guadarranque; o bien de la vinculación de San Bernardo en la Estación de San Roque, patrón por cierto del Campo de Gibraltar; o la vinculación con la fundación de la ciudad de San Roque o la Feria Real. Muchas veces hacemos que el centro de San Roque, la Alameda Alfonso XI, se convierta en ese centro de reactivación económica y de atractivo turístico, y hacemos que es realidad sea la que permita que los 34.000 sanroqueños acudan también algunos de los días a ese centro de reactivación económica. El alumbrado de navidad, por ejemplo, está en todos los núcleos de población, pero también buscamos que ese espacio sea compartido por todos los sanroqueños y muchos vecinos de la comarca.

-San Roque ha tenido históricamente una postura de mayor cercanía y entendimiento con Gibraltar. Ahora, cuando los Acuerdos de Nochevieja anunciaban un desenlace feliz para el Brexit, nos encontramos nuevamente con negociaciones estancadas...

-Todos los políticos del Campo de Gibraltar que respetan a sus vecinos tiene que alimentar la conciliación, la fluidez y la proximidad y cercanía. Sólo los políticos que quieren buscar réditos electorales alrededor de la bandera tratan de confundir las relaciones que se entienden desde la diplomacia de Madrid y Londres, y yo también respaldo esa posición española de que algún día se tiene que acabar con este anacronismo, pero eso está en esa esfera. En la esfera local yo trato de alcanzar acuerdos de conciliación y respetar las relaciones de amistad y familias a ambos lados de la Verja, de relaciones económicas, de relaciones sociales. Estoy convencido de que la zona de prosperidad compartida que anunció Pedro Sánchez va a ser una realidad, que se está forjando desde el Acuerdo de Nochevieja, que fue una gran sorpresa en aquel 31 de diciembre, y para cualquier campogibraltareño que sea optimista, el que podamos hablar de que va a haber un momento en el que las instituciones van a acordar la supresión física de la barrera de la frontera de Gibraltar ni se soñaba antes del Gobierno de Pedro Sánchez. Estoy deseando que llegue ese momento, igual que supuso la reanudación de relaciones en la histórica reapertura de la Verja bajo el Gobierno de Felipe González y fuimos reactivando la apertura de vehículos y mercancías, actividades y relaciones, pues estoy convencido de que la zona de prosperidad compartida va a permitir que tengamos un crecimiento notable y compartamos las riquezas existentes en la región que tiene la tercera o cuanta renta per cápita del mundo, y hay una gran diferencia entre esa renta per cápita y la de los vecinos del Campo de Gibraltar. Y hay que trabajar entre todos para que confiemos, los casi 300.000 campogibraltareños y los más de 30.000 vecinos de Gibraltar, en ese espacio común, donde, si ellos tienen los recursos y nosotros el espacio físico, podamos generar un punto de encuentro que permita el desarrollo económico y la creación de empleo.

Juan Carlos Ruiz Boix/ Andrés Carrasco Ragel

"Hay que intentar que los yanitos eliminen esa percepción histórica que tienen de que los españoles no somos de fiar"

-Sin embargo parece que las negociaciones siguen enquistadas y que el control de las fronteras exteriores es el principal escollo...

-Cuando se está tan al alcance el compartir el crecer económicamente y el debate únicamente estriba en si va a ser la Policía Nacional o la Guardia Civil quien va a controlar el acceso al aeropuerto o al puerto o si van a ser los agentes Frontex, me parece de una ridiculez tan enorme ante toda la cantidad de cuestiones positivas que podrían generarse en el caso de un acuerdo. La letra pequeña del Acuerdo de Nochevieja, que existe, es una cuestión que sólo se enarbola desde Madrid y Londres, donde tienen una realidad muy distinta de la que hay aquí, y en la que sí hay una guerra por una cuestión de banderas, que yo ni comparto ni comprendo. Ya hemos asumido que Andorra es una región distinta a Francia y España y que tiene una idiosincrasia particular. En esa misma dinámica tenemos que entender que Gibraltar aprobó una Constitución en al que entendían que iban a construir un espacio que no corresponde ni siquiera a Reino Unido, aunque sí tienen vínculos mayores, y que podrían tenerlos también si por la parte española tuvieran el cariño para una población que vendría a sumarse para ayudar y colaborar. Hay que intentar que los yanitos eliminen esa percepción histórica que tienen de que los españoles no somos de fiar, o por lo menos los españoles de Madrid.

-Usted habla de la promoción turística como uno de los grandes pilares del municipio...

-Tengo la suerte de que mis antecesores pensaron y diseñaron un San Roque con dos sectores económicos muy pujantes y fuertes, que teóricamente eran antagónicos, pero que se ha demostrado que han sido capaces de crecer respetando los espacios de uno y de otro. Hemos cumplido 50 años vinculados al nacimiento de la refinería Gibraltar-San Roque, con desarrollos industriales de diez grandes industrias de las catorce de la AGI, que residen en San Roque, con unos crecimientos en ese polígono industrial que ha hecho que se asienten grandes empresas y que hayamos tenido unos crecimientos notables. Que, además, es una de las principales carencias de Andalucía. Porque toda comunidad que quiera estar en el primer mundo tiene que tener un volumen industrial. En nuestra tierra, el peso industrial en el PIB andaluz no alcanza ni siquiera el 9%. Estamos en la mitad de lo que debería ser. Pero sí pido un reparto, en una longitud enorme que tiene Andalucía, con ocho provincias, y que no siempre sea el que se sitúe en el Campo de Gibraltar y muy especialmente en San Roque. Pido un reparto más equilibrado.

En segundo lugar, mis antecesores pensaron en un sector turístico de alta calidad y de lujo, no de masificación. No era un nuevo Benidorm ni un nuevo Torremolinos, con todos mis respetos, sino que era un producto distinto, de altas prestaciones, que hace que tengamos una segunda residencia de más de 5.000 viviendas con unas exigencias de jardinería, mantenimiento y conservación del hogar que generan dos o tres empleos de media en cada vivienda. Eso hace que en el valle del Guadiaro, incluso en tiempos de crisis, hayamos tenido el pleno empleo prácticamente. Por eso, vamos a seguir cuidando que esos dos sectores puedan crecer sin pisarse el uno con el otro, y por eso me he manifestado en contra del fondeadero exterior del puerto de Algeciras, que quieren ubicar en la parte turística de San Roque.

-Ya que cita el desarrollo industrial, otro de los grandes temas pendientes es el Fondo de Barril, que plantea la dicotomía entre la creación de empleo y el impacto en la zona...

-Ahí he anunciado que comparto que es necesaria esa inversión que tanto debate genera. También he dicho que es el último crecimiento y la última inversión industrial de suma del municipio, porque se van a poner a su disposición 35 hectáreas nuevas que pueden ser ocupadas. Lo que ocurre es que, a partir de ahora, tienen que venir nuevas inversiones industriales a renovar las inversiones de los ochenta, que puedan estar ya amortizadas, y que requieran de una actualización y una inversión que permita un mayor respecto al medio ambiente. Ahí es donde voy a estar.

La cuestión del Fondo de Barril es que tiene enemigos, y por lo tanto cualquier tramitación se dificulta, ya sea urbanística o administrativa, porque en nuestro país existe un estado derecho y unas garantías para todo el que quiera interponer alegaciones, recursos o trabas que están en su derecho a la hora de que el proyecto tenga su licencia. El alcalde no ha puesto ninguna duda en que ese Fondo de Barril sea una realidad, pero hay otros operadores que han planteado alegaciones, recursos, denuncias y desgraciadamente hasta querellas penales contra mi persona porque entienden que ese proyecto no es necesario en nuestra comarca. Y ahí lo único que yo hago es ser respetuoso, apoyarme en los informes técnicos, que todos han sido siempre favorables a las decisiones que he ido tomando. Estamos en un impasse en el que es necesario resolver esa cuestión judicial, el expediente sancionador que se originó por los excesos de construcción, y que la tramitación urbanística culmine. Lo que allí se comenzó fue una recolocación de tuberías que son necesarias para la industria que ya existe, de tal forma que el espacio que ocupaban se dedicara a esa inversión. Estamos todavía pendientes de la aprobación definitiva del proyecto de reparcelación, que está aprobado inicialmente, y queda la aprobación definitiva, tras las alegaciones que ha interpuesto Verdemar.

Juan Carlos Ruiz Boix/ Andrés Carrasco Ragel

"El alcalde no ha puesto ninguna duda a que el Fondo de Barril sea una realidad"

-Parece además que la situación del sector industrial está reviviendo viejas escenas, como se ha venido viendo en la huelga del metal...

-Estamos asistiendo en los últimos meses a una negociación que se enquistó la semana pasada, lo que hizo que el martes se iniciaba una huelga indefinida. Este martes (día 16) venimos sufriendo una serie de manifestaciones en la provincia. Hay que respetar el derecho a la huelga, pero también hago un llamamiento a la normalidad y que los vecinos que no forman parte del conflicto del metal puedan desarrollar sus tareas. Y desgraciadamente ha habido incidentes puntuales, de un parto en una ambulancia, el retraso en la llegada del catering de alimentación a una guardería infantil y de una dificultad enorme de tránsito, sobre todo en la Línea. Yo hago un nuevo llamamiento a la patronal y a los sindicatos. Ya han tenido dos encuentros que desgraciadamente han culminado en fracaso. Y las posiciones siguen estando alejadas. Espero que algunas de las contrapropuestas que están encima de la mesa sean estudiadas y que la riqueza que se genera en el sector de la industria, muy especialmente en el metal, se repartan y distribuyan entre los empleados que generan esos beneficios y los empresarios que ponen sus fondos. Que no haya egoísmo por la patronal y sepan atender las reivindicaciones, que parece que van todas abocadas al respeto al IPC. Hago un llamamiento a la responsabilidad de las dos partes.

-Tras dos mayoría absolutas, que eran impensables en San Roque hace diez años, ¿le queda recorrido al PSOE sanroqueño para seguir repitiendo éxitos a nivel municipal?

-La última mayoría absoluta que se conseguía en San Roque fue en 1991. En 2015, cuando conseguí la primera, eran 24 años después, de una gestión municipal que avalaron los sanroqueños, que fue la de 2011 a 2015. Cuatro años que viví de forma intensa, como hombre orquesta, porque hacía de todo. Han sido los cuatro años de mayor actividad laboral de mi vida, sin ningún tipo de dudas. Y a partir de ahí se fueron sumando hombres y mujeres para construir ese proyecto socialista, que es el que han respaldado los vecinos de San Roque, tanto en 2015 como en 2019, con mayoría absoluta. De cara a 2023, hemos dado muestras de que somos un grupo fuerte, cohesionado, que ha sabido combatir la crisis de la pandemia con sensibilidad con las familias vulnerables y la paralización de la actividad económica, y la labor informativa y de cercanía de esos 21 meses de pandemia ha hecho que tengamos mayor conexión entre la población y el Gobierno que presido. Y hemos ido avanzando en políticas de empleo, políticas sociales e inversión, y ese esfuerzo lo van a agradecer los sanroqueños dejándonos nuevamente la responsabilidad de gobernar otros cuatro años y ojalá que elevando la representación del PSOE en el Pleno.

Juan Carlos Ruiz Boix/ Andrés Carrasco Ragel

"Vamos a tener tres nuevas residencias de mayores. Una por distrito"

-¿Qué proyectos le quedan por ver a los sanroqueños?

-El principal el de la atención a las residencias de mayores. San Roque tiene una residencia, que no es ni competencia municipal, y vamos a construir tres nuevas, una por distrito. Así que los sanroqueños que alcanzan una edad y no quieren molestar a sus familiares y estar atendidos en un espacio público de calidad; y también los familiares que tienen que conciliar la vida laboral y familiar y no quieren dejar a sus padres desatendidos, van a tener un recurso público y de calidad. Están ya redactadas y en la mesa de adjudicación y hay ya tres propuestas de empresas que quieren construirlas y ojalá que sea una realidad no sé si antes de que finalice el mandato, pero sí se van a ver de forma notable los cimientos y los armazones de esas tres residencias.

-Uno de sus grandes programas de futuro es sentar las bases del crecimiento para que San Roque supere la cifra de los 50.000 habitantes en 2050, ¿Cómo pretende empezar a lograrlo y cómo se imagina ese San Roque del futuro convertido ya en una ciudad por el nivel de población?

-Somos el municipio de la provincia que más ha crecido en porcentaje relativo en los últimos diez años. San Roque, cuando yo estudiaba en el colegio, tenía 20.000 habitantes y hoy tiene 34.000. Estamos hablando de un crecimiento sostenido en el tiempo y con una realidad de que la gente nos mira desde otros lugares de la provincia como lugar apetecible para vivir, por las infraestructuras y los servicios públicos y también por nuestro clima y la solidaridad de los sanroqueños, y vamos a ser esa atracción. Además, tenemos la preocupación de que en los últimos diez años no se ha construido nada en ninguno de los núcleos de San Roque y la construcción se ha centrado en las urbanizaciones turísticas o residenciales de alto lujo, y me gustaría que lo que no se ha construido en los últimos diez años podamos hacerlo en los próximos veinte años para conseguir ese reto. Hemos bajado el impuesto de construcciones, para que las reformas sean más baratas, y en este año hemos bonificado el toral del impuesto de construcción para que cualquier empresa que quiera invertir en San Roque no tenga que pagar el impuesto, que va a tener una bonificación del 95%, para las empresas que inviertan en los núcleos de población, y me da igual en cuál. Lo que quiero es que haya un crecimiento equilibrado del municipio que permita que tengamos un mayor número de viviendas en los núcleos, porque si se sigue creciendo en las zonas turísticas, esos empleos de servicios que necesitan, ¿quién lo va a prestar si necesitamos más población?

"Los problemas del Campo de Gibraltar estarán en la mesa en igualdad de condiciones al resto de la provincia"
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad