Opinión

Cualquier avance tecnológico conlleva...

Cualquier avance tecnológico conlleva...

Necesariamente un retroceso importante que puede afectar a los propios ciudadanos del mundo. Cuando el ingeniero ruso Mijail Kalashnikov creó su fusil “Kalashnikov” , más conocido como AK-47 jamás pensó que se convertiría en una auténtica arma de destrucción masiva.

Él no cobró nunca por este invento y lo creó para defender a su país de los nazis. Un auténtico avance tecnológico en armas que se creó para la defensa ante los nazis. Lo que no se podía imaginar Kalashnikov es el arma de destrucción masiva en que se convirtió. Este arma se convirtió después en el arma oficial de los países del Pacto de Varsovia. En la guerra de Korea ya fue utilizado por el ejército chino. Después fue usado en la Guerra de Vietnam.

Cien millones de esos fusiles se han vendido por la URSS o Rusia. Es , hoy, el arma oficial de los ejércitos de cincuenta y cinco países, algunos de ellos lo llevan , incluso, en su bandera. Terroristas de todo el mundo lo llevan.

Un arma que creó para ayudar a su país a vencer a los nazis encontró la parte adversa convirtiéndose en un arma de destrucción masiva.

Y a eso voy. Hoy están de moda los drones. En el caso de la isla de La Palma nos está permitiendo seguir desde el aire el proceso de erupción del volcán. Se nos anuncia por televisión que se podrá utilizar, incluso, para llevarte las comidas desde una pizzería o llevar alimentos a zonas de difícil acceso o como un excelente arma de vigilancia o para la búsqueda de personas. Es, en definitiva, un magnífico avance tecnológico que lo pueden tener hasta los niños por menos de quinientos euros, lo que ya  en sí puede suponer un cierto peligro.

Y ese avance conlleva también como el Kalashnikov un retroceso tremendo para la humanidad. Y lo estamos viendo a diario en las series de televisión donde estamos viendo los ataques con bombas desde drones. Y no solo en las series de televisión sino que en Oriente Medio se está usando como arma.

Muchas veces esas series de televisión enseñan a los propios terroristas como se puede utilizar el dron para colocar una bomba donde les de la gana. Con la perfección que están adquiriendo estos artefactos voladores , un terrorista puede plantarnos una bomba donde le plazca simplemente apretando un botón.

 

Y no deja de ser un avance tecnológico pero con unas consecuencias que pueden ser terribles y si no al tiempo.