• 14:49
  • Martes, 26 de Septiembre de 2017
Opinión

Año Nuevo

Fran J. Lestón

Día primero, aunque sabemos que realmente no es el primero porque hubo otros que lo precedieron. Estuvieron antes que este, fueron y sucedieron de una manera, incluso nosotros formamos parte de ellos. Hoy es el día primero, y aunque realmente no es el primero, hemos decidido llamarlo así porque es un posible nuevo comienzo, una nueva oportunidad para intentarlo de nuevo, mejorar con la experiencia adquirida, tomando los errores como ejemplo. Día primero de un nuevo ciclo, de otra vuelta al sol, de una nueva etapa. Una puerta se abre a nuevos proyectos, con renovadas fuerzas para ir tras nuestros sueños, con nuevo apetito de ver realizadas nuestras ilusiones. 

Borrón y cuenta nueva. Año nuevo, vida nueva. Hace veinte años un amigo ya me dijo que eso era mentira. Nadie cambia de la noche a la mañana, por muchos y muy buenos propósitos que se haga. La mayoría no se dan cuenta que somos nosotros los que caminamos en torno al sol y no al contrario. Ellos siguen pensandose ser el centro del universo, aunque hoy sea el día primero. Mi amigo me decía que solo hay una forma de que funcione: Amor nuevo, vida nueva. Solo la capacidad de renovar el amor nos hará mejores. Y el amor no se renueva solo el día primero, este debe renovarse a diario. Yo tampoco comprendí a mi amigo hace veinte años, ahora sí lo he entendido. Solo un amor fresco nos dará las agallas necesarias para mejorar el mundo. Solo mejoraremos el mundo si nos mejoramos a nosotros mismos, así de simple.

Día primero y las cosas siguen como las dejamos ayer, donde las dejamos ayer. Otro atentado que nos golpea haciéndonos comprender que no existe esto del día primero. Porque ya hubo antes más atentados, más muertos, más odio, más guerras que suman y siguen en una ya abultada lista de atrocidades de la humanidad. No existe el día primero para los que viven anclados en el rencor, para aquellos que rebosan estupidez creyendo que todos los demás son los equivocados. No existe el día primero para los que están llenos de inhumanidad. Para ellos no deberia haber existido nunca el día.

Día primero de un calendario de 365 en total. 365 oportunidades de comenzar de nuevo. O mejor aún, 365 baldosas que conforman un camino. Cada baldosa es un paso, un día del calendario, un avance en la distancia que nos separa de nuestra meta. Teniendo la certeza que será imposible llegar intactos al final del recorrido. No solo nosotros debemos pasar por el camino, sino que debemos dejar que el camino pase por nosotros. 

Día primero, aunque ya sabemos que no es el primero. Pero la máquina de hacer palabras y poner nombres ha soltado eso. Día primero, amor nuevo por mi mismo, con ganas de hallar un sueño, reuniendo fuerzas para luchar por lo que valga la pena, ahí voy... mi primer paso en el día primero.